Premios BiC

El compromiso climático de la Unión Europea comienza a consagrarse con los primeros pasos legales. La Comisión Europea pone sobre la mesa los objetivos en su lucha contra el cambio climático con la propuesta europea de la Ley del Clima.

Las estrategias que se debatirán ofrecen “la previsibilidad a los inversores, y a las empresas, además de garantizar la transparencia y la rendición de cuentas”, según anuncia la Comisión Europea. En este contexto, la Ley del Clima supone un complemento del marco de la Unión Europea en materia de clima.

Primer continente neutral

En esta línea, la UE está en camino de alcanzar la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 2020 y ha implementado las medidas clave para lograr sus objetivos climáticos y energéticos para 2030.

Para 2050, Europa aspira a convertirse en el primer continente neutral en clima a nivel mundial. Gracias a la Ley del Clima, se pretende alcanzar emisiones netas de gases efecto invernadero cero, así como intensificar los esfuerzos de la adaptación al cambio climático.

Unas medidas que obligan a todos los Estados miembros y las instituciones de la UE a tomar las medidas necesarias a nivel nacional y europeo para alcanzar dicho objetivo.

 “Estamos actuando hoy para hacer de la Unión Europea el primer continente neutral en clima del mundo para 2050”, afirmaba en la sesión plenaria del 4 de marzo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen.

La presidenta considera que la Ley del Clima es “la traducción legal de nuestro compromiso y garantiza que la transición será gradual y justa”.

Dentro del marco europeo, la Comisión Europea anuncia que las medidas abarcan un seguimiento del progreso y ajustar las acciones “en consecuencia”. Esto se llevará a cabo en base a los existentes, como los Planes Nacionales de Energía y Clima de los Estados miembros, informes periódicos de la Agencia Europea del Medio Ambiente y la última evidencia científica sobre el clima.

Este proceso se revisará cada cinco años, en consonancia con el inventario global bajo el Acuerdo de París.

Cobertura de las medidas

Para llegar al objetivo 2050, la Comisión propondrá un nuevo objetivo de la UE para 2030 en materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. La Ley del Clima se modificará una vez que se complete la evaluación de impacto correspondiente.

La Comisión pone énfasis en el establecimiento de una trayectoria de 2030-2050 en toda la UE para la reducción de gases y la medición del progreso. De la misma forma dará previsibilidad a las autoridades públicas, las empresas y los ciudadanos.  

En Junio de 2021, la Comisión revisara todos los instrumentos de política relevantes para lograr las reducciones de emisiones adicionales para 2030 y para septiembre de 2023. Posteriormente cada cinco años, la Comisión evaluará la coherencia de las medidas.

Los Estados miembros deberán desarrollar e implementar las estrategias de adaptación para fortalecer la resiliencia y reducir la vulnerabilidad y los efectos del cambio climático. En este sentido, estarán obligados a tener en cuenta las recomendaciones o explicar su razonamiento si no lo hacen.

Para lograr la transición ecológica de forma multilateral, se requerirán importantes inversiones. La investigación e innovación jugará un papel fundamental, así como nuevas formas de producir y consumir. Estas medidas van más allá, ya que supondrán cambios en la forma de trabajar, utilizar el transporte y convivir.

Además, el camino hacia la transición incluye la alineación de acciones en áreas clave como energía, finanzas sostenibles, política industrial y economía baja en carbono, entre otras.

Consulta pública europea

Al mismo tiempo, la Comisión abre una consulta pública sobre el futuro Pacto Europeo sobre el Clima. La iniciativa anima a los ciudadanos a “hacerse oír” y participar en la formulación de nuevas acciones. Además, considera importante el intercambio de información y la presentación de soluciones.

Esta consulta comenzó el pasado 4 de marzo y tendrá una duración de doce semanas. Las respuestas que se recojan durante este periodo se utilizarán en la formulación del Pacto sobre el Clima. Estas medidas se pretenden poner en marcha antes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climática que se celebrará en Glasgow en noviembre de 2020, la denominada COP26.

Los pasos a seguir

Es conveniente recordar que la propuesta desarrollada por la Comisión Europea deberá ser aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE. Finalmente el Pleno del Parlamento votará cómo queda la propuesta de la Comisión, y esta versión modificada será la que se apruebe en el Consejo de la UE.

El desarrollo de la preocupación climática en Europa comenzó en noviembre de 2018, cuando la Comisión expuso por primera vez la visión de una “Unión Europea neutral”. Esta idea empezó a tomar forma en diciembre de 2019, cuando la presidenta de la Comisión Europea presentó el Acuerdo Verde Europeo. El Pacto verde europeo pretende involucrar a los ciudadanos y a todos los sectores de la sociedad en la acción climática.


Noticias relacionadas: