La Sociedad Española de Neurología (SEN) ha publicado el “Manual de Nuevas Tecnologías en Enfermedades Cerebrovasculares”, elaborado por el Comité Ad Hoc de Nuevas Tecnologías de la SEN (TecnoSEN) junto con el Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares (GEECV) de la SEN, con el objetivo de detallar los avances tecnológicos en los principales ámbitos de la asistencia e investigación clínica neurológica de las enfermedades cerebrovasculares. 

Con la colaboración de Organon, Medtronic, Daiichi Sankyo y Balt Group, este manual ha sido elaborado por neurólogos, médicos rehabilitadores e ingenieros con experiencia investigadora y asistencial en el uso de nuevas tecnologías en enfermedades cerebrovasculares, que trabajan en distintos centros clínicos de Cataluña, la Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana, Extremadura y el País Vasco.

De acuerdo con María del Mar Freijo, coordinadora del GEECV de la SEN, “gran parte de los avances en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cerebrovasculares de los últimos 10 años se han producido gracias a desarrollos tecnológicos del ámbito de la neuroimagen y el neurointervencionismo. La vertiginosa evolución de la era digital está mostrando su capacidad para transformar todos los aspectos en la atención sanitaria de los pacientes con enfermedades cerebrovasculares, tanto para el diagnóstico, pronóstico y tratamiento de la fase aguda como para la prevención, seguimiento y rehabilitación de la fase crónica”.

Avances tecnológicos

El “Manual de Nuevas Tecnologías en Enfermedades Cerebrovasculares” pretende consolidar el apoyo que realiza TecnoSEN a los Grupos de Estudio de la SEN para la creación de manuales sobre avances tecnológicos en Neurología. Una iniciativa que comenzó en el año 2021, junto con el Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la SEN, con la publicación del “Manual de Nuevas Tecnologías en Trastornos del Movimiento”, que también ha sido recientemente actualizado, y que está disponible para su descarga gratuita.

“La inteligencia artificial (IA) identifica patrones y modelos para la clasificación diagnóstica y pronóstica o asiste en la toma de decisiones, ayuda a acelerar y automatizar procesos, como la adquisición y análisis de neuroimágenes; detecta mediante procesamiento del lenguaje natural trastornos del lenguaje o entrena chatbots y asistentes virtuales para la rehabilitación o el soporte al diagnóstico. Biosensores como los acelerómetros, micrófonos o cámaras apoyados por IA también permiten ya obtener automáticamente medidas cuantitativas objetivas sobre los déficits neurológicos de los pacientes”, indica Iñigo Gabilondo, Coordinador de TecnoSEN.

El experto también añade que “los exoesqueletos, los robots asistenciales, la realidad virtual y aumentada y los interfaces cerebro-computadora están reformulando los paradigmas tradicionales de la rehabilitación motora y cognitiva. Y las herramientas de telecomunicación e información, como los teléfonos inteligentes o las redes sociales, ya hacen más eficiente la coordinación entre los sanitarios y facilitan la educación sanitaria y la comunicación con el paciente”. Todo ello hace necesario estar al tanto de estas nuevas tecnologías para mejorar la atención a nuestros pacientes”, concluye Gabilondo.


También te puede interesar…