“Ni se puede comparar la COVID con la gripe, ni se cumplen las condiciones para hacerlo”. Así han contestado tres expertos ante el nuevo plan de vigilancia para la COVID-19, quienes se muestran realmente preocupados por las consecuencias que puede llegar a tener esta decisión.

A pesar de que se han hecho grandes avances, tanto en el conocimiento del virus como en la mejora de la situación epidemiológica, la COVID-19, aseguran, todavía alberga grandes e importantes incógnitas que deben ser resueltas antes de pasar a considerarla una enfermedad endémica.

¿Habrán más mutaciones? Y si las hay, ¿serán más contagiosas o peligrosas? ¿Qué se sabe de la COVID persistente? Las manifestaciones de Ómicron, ¿son realmente más leves por la propia mutación o por la vacunación?

De por sí, el término ‘gripalizar’, para los expertos, es una aberración puesto que la gripe presenta en la actualidad unos datos similares de forma estacional, con una morbimortalidad prácticamente controlada y con mutaciones que suelen ser pequeñas. Además, la capacidad de agresividad no cambia y todo ello permite realizar vacunas en un corto espacio de tiempo. Una situación que no se asimila a la que presenta la COVID-19 hoy día.

Por ello, los expertos piden que no se trivialice este virus y, por ende, que la población no se contagie pensando que es una enfermedad leve, “porque no lo es”.

“Los contagiados por COVID-19 siguen ingresando en el hospital, en la UCI, y, lamentablemente, siguen muriendo. Pero a un nivel muchísimo, muchísimo más alto que con la gripe. Entonces no podemos compararlos de ninguna manera. Al menos por el momento”, asevera Lorenzo Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Más posibilidades de COVID persistente

Para Armenteros, dejar de lado las medidas de prevención antes de lo debido podría acarrear un nuevo y grave problema de salud: más casos de COVID persistente. Una patología de la que todavía se sabe muy poco, según el experto, y que podrían aparecer más casos a raíz de un número de contagios todavía más elevado. Es decir, cuantos más contagios, existen más posibilidades de que se dé la COVID persistente.

“Si con los contagios que tenemos ahora, entre el 10 y el 15 por ciento se convierten en persistentes, el incremento del actual número de contagios lo convertiría en otro problema grave al que enfrentarnos”, detalla.

Una situación muy incapacitante en algunos casos, que mina enormemente la calidad de vida de aquellos pacientes que la padecen. De hecho, tal y como exponen numerosos investigadores, los síntomas propios de la enfermedad permanecen con la misma intensidad e, incluso, pueden aparecer nuevos.

Desbordamiento en Atención Primaria

Ómicron se ha convertido en la variante predominante en España en menos de dos meses. Los casos han aumentado estrepitosamente, pero presenta menos muertes. A pesar de ello, los expertos recuerdan que siguen existiendo otras variantes en circulación y que España no es el único país con COVID-19.

Este último elemento juega un papel importante a la hora de tomar decisiones, pues no todos los países se encuentran en el mismo punto de la pandemia.

El portavoz de SEMG, que ya hace una jornada de 14 horas para poder atender a todos sus pacientes, teme que el Gobierno siga con este plan, aún con incógnitas sin resolver, y conlleve un “colapso absoluto” del sistema sanitario.

“Sin esas certezas, correríamos el riesgo de que, con el índice de infecciosidad que tiene este virus, podría contagiarse todo el mundo o el 80 por ciento de la población. Sin otra opción que una sobrecarga de la atención primaria, que no sólo estaría al borde del colapso, sino que colapsaría absolutamente”.

Lorenzo Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia

Entonces, para poder llevar a cabo este cambio -de pandemia a endemia-, Armenteros apunta a la necesidad de un sistema de atención primaria muy desarrollado, que permitiese trabajar en unas condiciones mucho más óptimas.

De igual forma opina Ángel Gil, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos, quien resalta (y vuelve a insistir) en la importancia de invertir en Sanidad. En recursos que, aunque luego no se utilicen, “sale más barato que no tenerlos”.

“Sale más barato estar preparados, que contratar a profesionales de pronto para situaciones desbordantes. Deberían tenerlos ahí siempre. Hoy puede ser COVID o gripe. Mañana puede ser otra cosa, como un atentado o una catástrofe natural”, expone el experto.

¿En qué punto estamos?

Más allá de estas cuestiones, existen indicadores que demuestran que la situación actual no es la más propicia para hacer este tipo de transición.

Según señala Ángel Gil, para poder afirmar que realmente es una enfermedad endémica, el índice epidémico -que marca los casos observados sobre los casos dentro de lo esperando- debe permanecer entre 0,75 y 1,25. “En este momento, la Comunidad de Madrid está por encima de 2”.

Otro parámetro a tener en cuenta es el número de altas y de ingresos hospitalarios. Gil explica que, para que podamos asegurar que la situación está controlada, el índice debe ser igual o menor a 1.

“Hasta ahora no íbamos mal, pero ahora, en las últimas 24 horas, tenemos aproximadamente 2.200 ingresos y 900 altas. El problema es cuando entran más de los que salen“.

Ángel Gil, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos

Por último, el experto habla sobre la tasa de letalidad. Un elemento que, poco a poco, se convierte en algo positivo, pues en la primera ola se llegó al 13 por ciento, mientras que, actualmente, está en el 1,2.

Entonces, de pandemia a endemia, ¿cuándo?

Ante el mensaje que se ha transmitido a través de los medios, Vicente Martín, vocal de la junta de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), reitera la repercusión que puede tener banalizar, no solo la COVID-19, sino la gripe, ya que sigue siendo una enfermedad capaz de acabar con la vida de medio millón de personas en el mundo, en un año.

“Lo que no tenemos que hacer, quizás, es ‘coronavilizar’ la gripe. Que cuando hayan casos, deberíamos hacer más medidas de prevención y control. Y deberíamos preocuparnos por tener también unas altas de cobertura vacunal”.

Vicente Martín, vocal de la junta de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria

Los expertos tienen claro de que sí, de que la tendencia del virus, por naturaleza, está encaminada a ser endémica. Además, expertos como Martín explican que una estrategia como esta se debe hacer y está muy bien que se vaya preparando.

Sin embargo, no entienden por qué este plan ‘centinela’ ha salido a la luz ahora, en mitad de un récord de contagios por una nueva variante que, en unas pocas semanas, “ha puesto el mundo del revés”.

¿Cuándo lo podremos hacer? Para el vocal de Semergen, además de cumplir con los parámetros, deberá existir una inmunidad de grupo “potente”. A ello se le añade que deje de haber reinfecciones, que han dejado de ser excepcionales con Ómicron.

En conclusión, los expertos sentencian que sabemos muchísimo sobre la COVID-19, pero muy poco como para tener el margen de seguridad absoluto de que estamos haciendo las cosas bien. “Todavía es muy pronto”.


También te puede interesar…