Una campaña para aliviar la presión asistencial

15743

Reino Unido ha puesto en marcha durante el pasado año una campaña de publicidad “Help us help you” (“ayúdanos a ayudarte”) que refleja la realidad sanitaria de los sistemas en Europa: la saturación que sufren. La campaña, dentro de un plan que durará 3 años, trata de disuadir a los pacientes que no acudan a las urgencias hospitalarias o a su centro de atención primaria, si no lo necesitan. En su caso, se les anima a utilizar la teleasistencia. Las autoridades sanitarias han afirmado que la presion asistencial actual es la “peor en una década“.

“El envejecimiento y la cronicidad son los factores que tiran de una demanda de servicios sanitarios cada vez mayor”

Presión sanitaria sin precedentes

La sanidad pública lleva años enfrentándose al reto de la presión asistencial en todos los paises de nuestro entorno. El envejecimiento y la cronicidad son los factores que tiran de una demanda de servicios sanitarios cada vez mayor. Italia, Francia y Alemania, entre otros, han tratado de controlar la demanda de servicios sanitarios con distintas fórmulas.

Co-pagos asistenciales en las visitas al médico (Alemania), pagos por urgencias no necesarias (Italia) y otras fórmulas en las que el paciente adelante parte de la medicación hospitalaria (Francia), entre muchas fórmulas disuasorias. Tan sólo España no ha puesto en marcha ninguna de estas medidas.

La intención de las autoridades sanitarias es que los pacientes sepan y participen, en mayor o menor grado, del coste de los servicios que reciben y disuadir de una demanda innecesaria. Pero ¿cómo saber si es innecesaria?

Disuadir de acudir a un centro sanitario

Durante los peores momentos de la pandemia se fomentó no sólo el confinamiento extremo en algunos lugares como España, sino se recomendó evitar acudir a los centros sanitarios. El coste de una decisión como esa, común a todos los sistemas sanitarios, ha sido un retraso en el diagnóstico de muchas enfermedades graves.

Alternativa al colapso

Pero ¿cuál era la alternativa a disuadir de acudir al hospital cuando no se les puede atender de forma adecuada? Probablemente, se han evitado contagios de COVID19 de esta forma, y el precio ha sido que algunas enfermedades graves han quedado sin atender durante meses, especialmente las que no se habían diagnosticado.

Tras los peores momentos de la pandemia, nos encontramos ahora en un nuevo escenario con altos ratios de vacunación en muchos países de Europa, así como una inmunidad natural por el alto número de contagios.

Pero la presión asistencial se ha visto agravada por la llegada de distintos virus respiratorios, con la gripe y el SARS-CoV-2 a la cabeza. Las urgencias colapsadas es una foto que era habitual con la llegada de la gripe, y ahora vuelve a serlo pero “sin precedentes” como afirman desde Reino Unido: los mismos problemas, pero con más virus.

Más recursos sanitarios

El personal sanitario no se puede improvisar; el margen para un refuerzo puntual en invierno de la asistecnia sanitaria es pequeño. Las carencias asistenciales deben planificarse a largo plazo y eso es actuar sobre la oferta, y no sobre la demanda.

“Una campaña de publicidad que trate de concienciar acerca de la necesidad de acudir al médico cuando es necesario, y usar la telemedicina en estos casos, es actuar sobre la demanda”

Médicos y enfermeros, hombres y mujeres, son el principal recurso escaso de la sanidad. Así ocurre en Reino Unido y en España, como en el resto de países.

Pero actuar sobre la demanda es una asignatura pendiente. El uso indebido de los recursos es una realidad, pero es preciso educar y concienciar a la población que hay que acudir al sistema sanitario cuando es necesario.

Actuar sobre la demanda

Una campaña de publicidad que trate de concienciar acerca de la necesidad de acudir al médico cuando es necesario, y usar la telemedicina en estos casos, es actuar sobre la demanda. La campaña del National Heatlh Service de Inglaterra (NHS) pretende cambiar el comportamiento de la sociedad y liberar recursos sanitarios, lo que es una buena estrategia.

Las críticas recibidas, incluso por parte de revistas prestigiosas como The Lancet Oncology, ponen el foco en el peligro de pasar por alto enfermedades graves. No obstante, la demanda asistencial ya está ocasionando de manera indirecta una peor atención a todos los enfermos, y  también a los más graves, incluso con un retraso de su diagnóstico. Entre marzo 2021 y agosto de 2022 (15 meses) en Reino Unido se han diagnosticado 500.000 nuevos casos de cáncer.

Si no se plantea una alternativa a concienciar sobre el uso de los recursos sanitarios en momentos puntuales, como la campaña “Ayúdanos a ayudarte” de Reino Unido, cada invierno tendremos el colapso de siempre, o peor.

El pasado octubre, los medicos de atención primaria en Reino Unido tuvieron 36 millones de citas médicas, un 20% más que el mes previo, pero mucho más que el mes de octubre previo a la pandemia.

Si no hacemos nada, sólo nos queda contemplar con la llegada de cada invierno, el colapso de urgencias, centros de salud y hospitales con las infecciones respiratorias.

Nunca ha sido tan evidente que todos deseamos proteger nuestro sistema sanitario, y esa voluntad es más fuerte que nunca. Si una campaña es capaz de conseguir un mejor uso de los recursos o el fomento de una telemedicina segura, esto puede aliviar la saturación puntual. Estos beneficios, a través de estas y otras medidas apropiadas, llegarán a la sociedad antes que nuevos profesionales sanitarios estén formados y listos. Como decía Albert Eistein: si seguimos haciendo lo mismo, no podemos esperar un resultado distinto.