Un nuevo Consejo Interterritorial del SNS

Los populares tendrán 12 asientos frente a 3 de los socialistas

18045

Tras el 23J el Gobierno de España entra en funciones hasta el nombramiento del nuevo ministro o ministra de sanidad. El Consejo Interterritorial del SNS (CISNS) ha cambiado de forma relevante tras las elecciones autonómicas del pasado mayo. Un total de 12 consejerías se han renovado con un nuevo equipo, estando ya nombradas Madrid, Extremadura, Islas Baleares, C. valenciana, Castilla-La Mancha, Cantabria, Canarias, La Rioja. Pendientes de la formación del nuevo Gobierno están Murcia, Navarra, Asturias y Aragón.

Cuatro CC.AA. han cambiado sus consejeros, hasta ahora, de los socialistas a los populares. Además, Canarias pasa a tener una consejera de Coalición Canaria (CC) en su Gobierno de Coalición con el PP.

Una foto azul en el CISNS

A día de hoy, incluyendo los consejeros en funciones, se cuenta con una nueva fotografía del poder territorial. Un total de 10 CC.AA. cuentan con un consejero del PP en estos momentos, además de una consejera de Coalición Canaria (en coalición con el PP). El PSOE se mantiene en Castilla La Mancha, y probablemente formará Gobierno en Navarra y Asturias. Aragón estaría pendiente de un cambio de Gobierno a favor también del PP. Los nacionalistas del PNV y los independentistas de ERC cierran el reparto. Una foto altamente probable de distribución de consejerías de sanidad en el CISNS sería de 12 asientos del PP (con CC), 3 del PSOE y 1 PNV (País Vasco) y 1 ERC (Cataluña).

Financiación de la sanidad

En este escenario, los resultados del 23J van a condicionar de manera importante el funcionamiento del CISNS. La primera reunión del próximo Gobierno se debería realizar con el Gobierno de España ya formado, algo que está en el aire en estos momentos.

Unas horas antes de las elecciones del domingo 23J, la recién nombrada consejera de Hacienda y Economía de la C. valenciana, Ruth Merino, hacía mención a que “están haciendo números”. Según sus palabras, Feijoo tiene muy en cuenta a la c. valenciana y asegura que la infrafinanciación de su Comunidad es un tema muy importante a abordar.

Detrás de las quejas de los últimos Gobiernos de la C. valenciana de infrafinanciación se oculta la necesidad de refinanciar la sanidad, de incrementar los recursos destinados por las CC.AA pero siendo facilitado por el Gobierno de España. Porque la sanidad es un asunto de Estado, aunque sus competencias estén transferidas.

La realidad es que, con un Gobierno de España socialista en el pasado reciente, la C. valenciana no ha podido convencer, desde el anterior ejecutivo del socialista Ximo Puig, que se abra el debate de la financiación de la sanidad a un Gobierno de su mismo signo.

Las encuestas durante la campaña han apuntado a una victoria del PP. Al cierre de esta edición sólo podemos decir que el Gobierno resultante tendrá un CISNS con 12 asientos populares del total de 17. Cualquier medida en sanidad necesitará contar con los territorios, especialmente porque en términos de población atendida el PP Gobierna sobre el 72% de la población de España.

Contexto económico

El entorno postelectoral desvelará con mayor claridad la agenda económica. Durante años la pandemia nos ha proporcionado fondos europeos, una parte de los cuales están pendientes de ser recibidos por España. Es posible que entremos en un escenario de ajuste del déficit y que Bruselas endurezca sus exigencias de gasto público de los países de la UE y de España en particular.

Sería tan injusto como necesario, lo que implica que habrá que priorizar. La pregunta es si la sanidad es una prioridad para el nuevo Gobierno. Porque es posible que pueda haber ajustes en los presupuestos, pero la sanidad debe contar con recursos y más inversión respecto al PIB. Hablamos de la principal empresa pública del país, la principal empresa pública en empleo en cada uno de los territorios. La sanidad es la actividad que mayor impacto tiene en la vida de las personas, y en la productividad de la sociedad en su conjunto.

Ha llegado el momento de ponerse a trabajar con un liderazgo ministerial que deje la disputa política, al menos de momento, y se centre en el trabajo estrecho e intenso con las CC.AA. Lo dicho, estamos ante cambios imparables en Sanidad. Venga lo que venga, pero que priorice la sanidad como afirman en los progranas electorales, tanto los partidos de Gobierno, como los de coalición.