OPINIÓN: Cannabis y esquizofrenia

11497

Resulta peligroso para la salud de los ciudadanos que los debates que requieren un profundo conocimiento y reflexión se produzcan por inexpertos e inexpertas. Y eso sucede cuando se proponen medidas para ir más allá en el uso del cannabis. Porpuestas por personas que carecen de la información y el conocimiento del impacto de sus propuestas.

Es populismo pensar que facilitando el acceso a una droga de abuso, más allá de la debida prescripción médica e indicación, la salud del consumidor no va a deteriorarse. Y si hablamos de salud mental, no deberían opinar otros distintos de los psiquiatras.

El cannabis se consume ahora en España y produce muchos de los casos de esquizofrenia. Un metaanálisis publicado en Molecular Psychiatry, y que cuenta entre sus autores con el Dr. Celso Arango (Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid), nos puede ayudar a tomar las decisiones correctas.

Consumo de cannabis

La variable determinada por el consumo de cannabis ha sido analizada en un grupo de población con enfermedad mental. Hasta ahora, esta metodología se ha usado, explica el Dr. Arango, en otras disciplinas médicas como la oncología.

De esta forma se ha establecido que el consumo de tabaco está directamente relacionado con el cáncer de pulmón.

Por supuesto, no es posible eliminar el consumo no controlado de cannabis en España y se trata de una utopía. Tampoco es posible eliminar el consumo de tabaco.

Propuestas de prevención

Cannabis y adversidades infantiles son desencadenantes de esquizofrenia y  trastornos esquizotípicos, asegura el Dr. Arango. Y aclara que la incidencia de esquizofrenia es distinta en las ciudades donde el consumo de cannabis varía. Un mayor consumo proporciona mayores tasas de incidencia de esquizofrenia.

Por eso, la eliminación del consumo de cannabis en España eliminaría un 10% de los casos de esquizofrenia, unos 50.000 casos, asegura el especialista.

La preocupación es que algunos gestores sanitarios no son conscientes de este hecho. Incluso en un sector de la clase política hay un mantra a favor de la libertad para el uso de sustancias que tienen un efecto perjudicial y demostrable en la salud mental de las personas.

“no podemos evitar que en las tertulias o determinados círculos políticos se defienda una falsa libertad que consiste en ofrecer más facilidad en la exposición a sustancias tóxicas”

Uso terapéutico

Las personas que se benefician del uso terapéutico del cannabis deben estar tranquilas. Lo preocupante es que se crea, desde la ignorancia, que lo que es bueno para pacientes con dolor persistente o idiopático es bueno para personas sanas.

Pero claro, no podemos evitar que en las tertulias o determinados círculos políticos se defienda una falsa libertad que consiste en ofrecer más facilidad en la exposición a sustancias tóxicas.

Como todo, pregunten a familiares de afectados de esquizofrenia que han visto que consumir cannabis ha sido el detonante de una enfermedad mental que limita de forma importante la vida de las personas.

Y, sobre todo, hagamos caso a la evidencia científica y a los especialistas en cada materia. Al legislar, se realizan de manera oportuna informes de impacto medioambiental, perspectiva de género, o impacto económico, entre otros. Estoy seguro que la Sociedad Española de Psiquiatria y Salud Mental podrá elaborar un informe sobre el impacto de legalizar el cannabis en la salud de los españoles.