La ministra de Sanidad, Mónica García, anunció durante en la apertura del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor, SEDAR, que el Ministerio de Sanidad va a crear un Grupo de Trabajo de Anestesia Verde para estudiar, analizar y dar a conocer las mejores prácticas clínicas y hospitalarias disponibles para reducir la emisión de gases anestésicos a la atmósfera.

De hecho, los gases anestésicos suponen el 3 por ciento de la huella de carbono del Sistema de Salud Británico y hasta el 40 por ciento de las emisiones directas de algunos hospitales españoles, tal y como calculó el Hospital Universitario de Cruces, en Barakaldo.

En este aspecto, Mónica García recordó que la anestesiología está para aliviar el sufrimiento y para garantizar la seguridad de las personas en sus momentos más vulnerables. Aún así y a pesar de su importancia, señaló que es fundamental en la profesión atender el impacto ambiental de la actividad, y comentó que en este grupo de trabajo estarán los profesionales y por supuesto SEDAR.

Tras 20 años ejerciendo de anestesista, la ministra destacó también la importancia de la empatía hacia el paciente en esta disciplina, el trabajo en equipo, la colaboración interdisciplinaria, la honestidad en la práctica clínica, la sensibilidad, la ética y la innovación en la asistencia. “No solo se trata de administrar fármacos o supervisar signos vitales”, recordó. “De hecho esta labor fue especialmente importante durante la crisis de la COVID-19”.

Por eso, pidió que “sigamos siendo modelos de excelencia y humanidad en nuestra práctica diaria” y agradeció a SEDAR la invitación a abrir este Congreso, que va a impulsar el avance de la anestesiología en innovación, eficacia y humanización en temas tan cruciales como “los cuidados críticos, la tecnología y la seguridad del paciente, la cirugía y los procedimientos quirúrgicos”.


También te puede interesar…