Premios BiC

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) y la Federación Española de Pacientes Alérgicos y con Enfermedades Respiratorias (Fenaer) han ultimado una carta que harán llegar a la Dirección General de Farmacia del Ministerio de Sanidad en la que desmontan punto por punto los argumentos del Gobierno para mantener el visado de la triple terapia en EPOC.

Tanto el vicepresidente de la sociedad científica, Germán Peces Barba, como el presidente de Fenaer, Mariano Pastor, coinciden en las numerosas incongruencias e imprecisiones que recoge la respuesta escrita del Gobierno a una presentada por Ciudadanos en el Congreso de los Diputados sobre el informe Impacto del visado de la triple terapia en los enfermos con EPOCrealizado por el Comisionado para la Equidad de la Alianza General de Pacientes.

Peces Barba detalla las más destacadas. El texto del Gobierno alude a que “el racional subyacente a esta reserva singular (en relación al visado) es la exigencia de que el paciente reciba la medicación adecuada, logrando un uso racional de los medicamentos”. Los profesionales insisten en que, precisamente, cuando se da en un dispositivo único, la medicación es más adecuada, porque los pacientes tienen mayor seguridad y mejor cumplimiento en la medida que se reducen el número de dispositivos.

“No sabemos a quién habrán preguntado, porque tanto Separ como las sociedades científicas de atención primaria y los pacientes hemos hecho multitud de comunicados sobre este tema”

Germán Peces Barba (Separ)

Otro punto que cuestionan es aquel en el Gobierno defiende que “así se permite la individualización de la dosis”, otra imprecisión, insiste, “puesto que en la EPOC no se utilizan ajustes de dosis”.

Además, la respuesta añade que el citado visado no debería afectar a la adherencia terapéutica. Sobre este punto, el vicepresidente de Separ subraya que no se trata de un problema de adherencia, sino de accesibilidad, de imponer limitaciones a este dispositivo único que recomendamos.

En la misma línea, el texto del Gobierno remarca que esta reserva es bien conocida por los profesionales sanitarios, pero eso no implica, defienden los neumólogos, que dejen de producir problemas de inequidad, o que sea ineficiente.

El vicepresidente también hace referencia a la supuesta falta de quejas o sugerencias sobre este asunto a la Comisión Permanente de Farmacia. “No sabemos a quién habrán preguntado, porque tanto Separ como las sociedades científicas de atención primaria y los pacientes hemos hecho multitud de comunicados sobre este tema” subraya.

Y lo que es más, recuerda que en concreto Separ mantuvo una reunión presencial con la Dirección General de Farmacia en enero de 2019 en la que se habló del redactado de este visado e hicieron constar por escrito su queja, argumentación y propuesta, sobre la que no han recibido respuesta.

Para finalizar, el Gobierno subraya que no se prevé ningún ahorro tras el ajuste en el precio de los fármacos que integran esta triple terapia. En este sentido, desde Separ insisten que la suma del precio de los fármacos por separado sigue siendo mayor que el de estos dispositivos.

Sobre esta base, Peces Barba remite a los comunicados realizados por la sociedad científica hace ya un año, en los que se insiste en que el visado obliga a actuar al médico fuera de la recomendación clínica de las guías y de la ficha técnica de los productos.

En este sentido, conviene recordar que la propuesta de tratamiento recogida en el visado no se ajusta a ninguna guía nacional o internacional como GOLD o GESEPOC, para el tratamiento de esta patología.

Los pacientes, en el Congreso de los Diputados

El malestar en el resto de asociaciones de pacientes también es más que evidente. Tanto es así que la Asociación de Pacientes con EPOC, Apepoc, comienza esta mañana una ronda contactos en el Congreso de los Diputados “para buscar el consenso de todas las fuerzas políticas para la protección que realmente necesitan los pacientes con EPOC”, según ha explicado a GM Nicole Hass, portavoz de la asociación.

Sobre la mesa también estará el malestar del colectivo ante la respuesta escrita facilitada por el Gobierno a la pregunta de Ciudadanos sobre el impacto del visado en esta terapia.

La portavoz de Apepoc asegura que “mantener el visado es desatender a uno de los colectivos de más alta vulnerabilidad ante la Covid-19”. Cuando el Gobierno rechaza eliminar el visado, continúa, “deja desprotegidos, en una situación de emergencia sanitaria por Covid-19, a 300.000 pacientes con EPOC moderada o severa, un 10 por ciento de los más de tres millones de españoles que sufren esta enfermedad”.

Hass insiste en que este colectivo ha sido reconocido por las autoridades sanitarias como de “muy alto riesgo” frente al coronavirus. Además, recuerda que esta enfermedad genera 29.000 fallecimientos cada año, situándose, en la actualidad, como la cuarta causa de muerte, por delante de patologías como el cáncer de pulmón, cáncer de colon o VIH.

“Mantener el visado es desatender a uno de los colectivos de más alta vulnerabilidad ante la Covid-19

Nicole Hass (Apepoc)

“En plena crisis sanitaria y económica global por la pandemia del coronavirus con más de 26.000 fallecidos y 220.000 contagios, creemos que la protección de los grupos de alto riesgo debe convertirse en una de las prioridades del Sistema Nacional de Salud” subraya.

Por eso, Apepoc intensificará su actividad durante las próximas semanas, hasta conseguir los apoyos necesarios para lograr su objetivo de protección para el colectivo, con sus primeros pasos en la esfera política.

Atención Primaria

Las sociedades científicas de atención primaria tampoco avalan los argumentos del Gobierno. Jesús Molina, portavoz del Grupo de Respiratorio de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, asegura que “si el Gobierno no se plantea revisar la retirada de los visados de triple terapia en EPOC debería repensarlo y más ahora”.

En la práctica, en pacientes en los que está indicada la triple terapia muchos de ellos utilizan diferentes inhaladores, en muchas ocasiones al menos dos, para cumplirla.  “Si revisamos todo lo que hay publicado sobre la dificultad de la técnica de inhalación, cuando además tienes dos inhaladores, vemos que es mucho más complicado”, destaca.

En la situación actual, en la que se espaciarán las visitas y se potencia la atención telefónica, “explicar por teléfono esta técnica será todavía más complejo”. De ahí su defensa de que lo mejor es que el paciente que recibe triple terapia la administre a través de un único dispositivo que, además, resulta más sencillo de manejar.

“Si el gobierno no se plantea la retirada del visado debería repensarlo”

Jesús Molina (Semfyc)

Aunque el Gobierno no tenga constancia de ello, Molina admite que en las consultas de atención primaria sí se detectan problemas de equidad y de adherencia al tratamiento. “Cuanto más se simplifique la técnica, el número de dispositivos y el número de inhalaciones, mejor para todos”.

Otro argumento a favor de eliminar esta restricción es que en este momento, en el que se está avanzando en telemedicina en atención primaria, resultará mucho más complicado supervisar la administración del fármaco.” No es lo mismo supervisar dos que uno, hay que simplificar al máximo”, concluye.

Sobrecarga administrativa y burocrática

El presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Antonio Fernández-Pro, recuerda el posicionamiento en contra de la entidad del visado de nuevos medicamentos para el manejo de la EPOC. 

“En SEMG creemos que los médicos de familia debemos poder optar a prescribir el tratamiento que consideremos más oportuno para nuestras pacientes, sin que eso suponga una sobrecarga administrativa-burocrática. Un visado de carácter administrativo solo añade una actividad de “no valor” en unas consultas muy saturadas de actividades burocráticas”, defiende el portavoz.

La sociedad científica sí ve necesario el visado de inspección en el caso de medicamentos de difícil manejo que requieren la valoración por parte de un facultativo de atención hospitalaria, pero no en el caso de medicamentos como los mencionados o los anticoagulantes, cuyos pacientes suponen un volumen importante en la carga asistencial en atención primaria.

“Un visado de carácter administrativo solo añade una actividad de “no valor” en unas consultas muy saturadas de actividades burocráticas”

Antonio Fernández-Pro (SEMG)

Fernández-Pro insiste en que no entienden qué razones “pueden justificar una decisión que no se ajusta al conocimiento científico, que no facilita el correcto abordaje de la enfermedad, no es eficiente y que puede ir en detrimento de la mejor atención a ofrecer a los pacientes”.

Por todo ello, SEMG solicita que se facilite a los profesionales sanitarios y a los pacientes, el acceso a terapias – avaladas por la mejor evidencia científica disponible – que vengan a mejorar el manejo de la EPOC, de forma muy especial e importante, en aquellos perfiles de pacientes con un mayor riesgo.

El tema estará en el Congreso de Semergen

La respuesta de Sanidad también ha reafirmado la postura de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) en contra de esta medida.

Su vicepresidente, José Polo, recuerda que el manifiesto sobre visados en anticoagulantes de acción directa de la sociedad científica es extensivo a todos los fármacos con visado. “En nuestro próximo congreso queremos organizar una mesa sobre la vigencia del visado y el posicionamiento de Semergen en contra de los visados”, avanza.

Polo remarca que el visado constituye una barrera administrativa, que sigue un fin economicista cien por cien, y que no existe suficiente evidencia para imponer esta herramienta.

“Si a un paciente es necesario prescribirle un fármaco debe ser prescrito. El médico de familia es además un especialista perfectamente cualificado para poder prescribir aquello que crea conveniente para el paciente”, sentencia.

No está ni económicamente justificado lo que defiende el Ministerio: es más cara la suma de los tres fármacos que el nuevo. Además, recalca que “ cuando un paciente que acude al especialista y se le pauta un tratamiento, ¿cómo hace el seguimiento del paciente? ¿Cómo ajusta ese medicamento? ¿por telepatía?”

En el mejor de los casos, el paciente volverá a revisión cada seis meses”, por lo que este visado es absurdo, en su opinión.

Desde atención primaria, la petición común es que el visado se suspenda directamente. En sintonía con el resto de sus colegas, Polo admite que en la consulta sí observan una falta clara de equidad en el acceso a estas terapias.