España en 2021: panorama de la pandemia

24314

Los datos mundiales indican que la mortalidad se mantiene pero los casos de COVID-19 van disminuyendo. La falta de identificación de asintomáticos es el principal problema. Los datos del IHME-Universidad de Washington muestran que apenas un 7% de las infecciones se detectan.

La misma fuente cifra en un 24% de la población mundial ya infectada por SARS-CoV-2. Análisis preliminares situaban en un 45% los contagios previsibles a nivel mundial. Estaríamos camino de este número. Pero no lo harán en todos los países de manera uniforme: 63 países presentan una R (Ratio Reproductivo Básico) por encima de 1. Esto significa que se incrementarán los casos de COVID-19 en las próximas semanas en estos países.

En la Unión Europea ya se han vacunado el 40% de los adultos con una primera dosis de alguna vacuna. El objetivo es que para julio se hayan vacunado el 70% de los europeos. Esto provoca un moderado optimismo en las autoridades europeas.

Cuando la “R” bajaba en España

Hace poco más de un año, el entonces ministro de sanidad, Salvador Illa, celebraba que 15 comunidades “estaban por debajo de 1” en su R (número reproductivo básico, indicador de la capacidad de contagio). Pero ya hemos visto que la R puede cambiar drásticamente. La vacunación debe ser rápida y completa, y eso sí puede frenar la diseminación del virus. Eso es lo que se debería tener en cuenta en el plan de vacunación en España, y no dudar en facilitar que la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca puede ser administrada.

A partir de septiembre el escenario potencial mundial presenta una horquilla de entre 5.000 y 35.000 muertes diarias.

Mientras tanto, la India ha comenzado a doblegar la curva de mortalidad en un país con muchas provincias y más de 1.350 millones de habitantes.

Lo que influirá en la pandemia

Según el IHME, tres factores influrián en cómo se desarrollará la siguiente fase de la pandemia:

  1. La rapidez de vacunación de la población y cómo conseguir que se vacunen aquellos que aún dudan.
  2. Cómo afronta la pandemia el hemisferio sur y qué variantes estarán circulando.
  3. La variante india B.1.617 y su impacto global. Los informes apuntan a que Reino Unido y Mexico tienen ya dicha variante circulando entre su población. Su mayor capacidad de contagio la hace especialmente peligrosa.

Las autoridades de la OMSya han asegurado que las vacunas actuales son eficaces frente a todas las variantes. Las resistencias serán una amenza permanente, no obstante.

Muertes por COVID-19

Las predicciones de mortalidad por COVID-19 en ESpaña del IHME son optimistas.

En Estados Unidos la COVID-19 habrá matado a un millón de personas al final de verano. Son 35.000 muertes adicionales en algo más de dos meses, entre el 10 de mayo y el 30 de agosto. En septiembre se espera que continúen bajando las muertes por COVID-19 en la mayor parte del país. Su plan de vacunación avanza de manera rápida, pero las muertes siguen goteando.

Las predicciones mundiales de muertes se mueven en una horquilla muy amplia, como viene siendo habitual. Dicha horquilla mundial se situará entre 5.000 y 35.000 muertes diarias.

Escenario en España

Las predicciones apuntan a que España podrá tener un escenario de bajos contagios a partir de septiembre, en el mejor de los casos. Esto quiere decir que la distancia social, el uso de mascarillas faciales y la celeridad de los planes de vacunación en el resto de la población estarán funcionando.

Los escenarios apuntan que esos factores, además de la vacunación, contribuirán a evitar contagios. Asistimos el 20 de mayo pasado al número más bajo de muertes por COVID-19 en España desde el pasado verano.

La prioridad debe ser vacunar y no es momento de cuestionar ninguna vacuna que cuente con el aval de la Agencia Europea del Medicamento, y por tanto de la propia Agencia Española del Medicamento (Aemps) que forma parte de la mencionada Agencia europea.