Premios BiC

El uso de mascarillas de manera obligatoria entra dentro de los escenarios que baraja el Gobierno para la etapa de consolidación de la ralentización del Covid-19 en España. Así lo ha señalado Salvador Illa, quien ha apuntado que el Ejecutivo estudia esta posibilidad, toda vez que está dedicando un gran importante esfuerzo tanto a la adquisición de estos ítems como a su producción a escala nacional. Esto llega después de la recomendación de su uso por parte de la OMS.

Salvador Illa y José Luis Ábalos comparecen en rueda de prensa.

No obstante, el ministro de Sanidad ha destacado que “el Gobierno no va a exigir nada que no se pueda cumplir”, en referencia a esta posible normativa. De tomarse esta determinación, será comunicada a la ciudadanía, según Illa.

En lo que respecto a las conocida como ‘arcas de Noé’, ha reconocido que también es una posibilidad que se está entrando a discutir con las comunidades autónomas. “Estamos trabajando en distintas opciones. Una de ellas es facilitar espacios para personas positivas en test de coronavirus”. Un modelo que ya fue adoptado por China que podría llegar a España si de manera consensuada así se decide, “con respeto a los derechos y libertades en intentando anticiparnos en todo momento”, ha explicado.

De cara a dar forma a esta posibilidad, el ministro ha reconocido la existencia de un primer contacto con el que “conocer qué espacios podríamos tener a disposición para facilitar esto”. A modo de balance, se ha destacado también la acción del Gobierno central en forma de números en cuanto a inversión en compra de material sanitario “por valor de 845 millones de euros“.

Continúa la remisión

El número de casos de coronavirus notificados se cifra ya en 135.032 personas, con un incremento de nuevos casos de un 3 por ciento respecto al domingo. Estos datos confirman “esta tendencia descendente que vamos observando”, según ha señalado María José Sierra. Esta remisión también está quedando patente en los pacientes del Covid-19 hospitalizados y en UCIs: estos últimos son ya 6.931. Tal y como apunta la jefa de área del CCAES, la tasa de crecimiento está bajando así en casi todas las comunidades autónomas.

A nivel epidemiológico, Sierra ha apuntado lo positivo de la caída en el número reproductivo básico (R0). Esto es, el número de casos secundarios que se están produciendo a partir de los casos confirmados. Según Illa, este R0 está ya por debajo de 1 en 15 comunidades. Por otro lado, el total de fallecidos con coronavirus registra ya 13.055 personas, con un importante descenso de los mismos (637 el domingo). Asimismo, el 30 por ciento de los casos notificados han sido ya dados de alta, para un total de 40.437 personas recuperadas del Covid-19.

En cuanto a la primera línea de acción contra el virus, el número de sanitarios infectados asciende a algo más de 19.400 sanitarios. Según la información disponible hasta la fecha, en torno al 20 por ciento han sido ya dados de alta. Además, según la epidemióloga, alrededor de un 10 por ciento ha estado o está ingresado, por lo que la gran mayoría se encuentra en seguimiento domiciliario.

“Nos enfrentamos a la mayor emergencia sanitaria en 100 años”, ha resaltado Salvador Illa. El ministro de Sanidad, que ha evidenciado que todavía no ha terminado la lucha contra el Covid-19, ha reseñado que ahora es turno de “abordar una segunda fase para doblegar el pico y trazar la estrategia de desescalado”.

Test rápidos y PCR

El Gobierno, por su parte, ha comenzado ya a repartir entre las comunidades autónomas 1,02 millones de test rápidos. De ellos,el 50 por ciento se destinan a la Comunidad de Madrid, Cataluña y Andalucía. Al respecto de su uso, Sierra ha reseñado la existencia de un doble enfoque. Por un lado, se usarán como complemento de las PCR en la estrategia de detección precoz. El objetivo así es localizar también a los infectados más leves para aislarlos.

“Hemos realizado 600.000 test y gastado 845 millones de euros en material sanitario”

Salvador Illa, ministro de Sanidad

En esta nueva etapa también se producirán más PCR, pero desde el inicio de la crisis se han proporcionado más de 600.000 unidades de test. “Estamos en la banda alta de Europa”, ha indicado Illa. El titular de la cartera sanitaria ha señalado que se usarán “en lugares de prevalencia alta como residencias y hospitales”, mientras que las PCR aumentarán entre un 40 y un 60 por ciento.

Por otro lado, se están diseñando estudios de seroprevalencia de Covid-19, que serán vitales en el desescalado de medidas. El objetivo de los mismos es conocer cómo está circulando el virus, de manera que se detecte a aquellos individuos que ya han pasado la enfermedad.