Entre autonomías y pandemias: España busca el equilibrio con la nueva ley de salud pública

20583

La creación de la Agencia Estatal de Salud Pública (AESP) avanza vigilada por PNV y Junts. Entre las razones esgrimidas para rechazar inicialmente el texto de la AESP es la posible invasión de competencias autonómicas del País Vasco y Cataluña. El País Vasco aprobó una Ley de salud pública recientemente. Sin embargo, es la Unión Europea la que insta a una normativa de carácter estatal que facilite la respuesta ante futuras pandemias, y la creación de la AESP es una de estas medidas necesarias.

La ministra de sanidad, Mónica García, en respuesta a las críticas de PNV y Junts por considerar que invade competencias autonómicas, ofreció diálogo que ha desbloqueado el veto de estas formaciones.

Avanza la Ley

Este proyecto, aprobado por el Consejo de Ministros el 30 de enero, busca reformar la ley de 2011, enfatizando la necesidad de una detección precoz y una respuesta rápida a emergencias sanitarias, una lección aprendida de la pandemia de COVID-19. El PNV y Junts están preocupados con la normativa autonómica, incluida la Ley de Salud Pública del País Vasco, pero las pandemias no respetan fronteras ni autonomías. El anuncio de la retirada de sus enmiendas a la totalidad ha despejado el camino de la Ley que espera a la próxima comisión de sanidad.

Desde determinados ámbitos de la salud pública se cuestiona si la competencia debe tener el grado actual, en el sentido de lo inoperante que resulta que la salud pública se aborde de manera autonómica en un mundo globalizado.

Apoyo de la oposición

El futuro del proyecto de Ley no debería estar en manos exclusivamente de consideraciones regionales, y debería también buscar encuentros más amplios, incluyendo las consideraciones de la oposición del Partido Popular, muy partidario de la creación de la Agencia. Además, el poder territorial del PP deberia ser tenido en cuenta en una Ley de estas características, como se tiene en cuenta otros territorios, como País Vasco o Cataluña. Ya en la subcomisión para la reconstrucción y resiliencia del SNS de la pasada legislatura se acordaron distintas medidas con el apoyo de Gobierno y el Grupo Popular. La próxima parada, la comisión de sanidad para su debate, presumiblemente el próximo 14 de marzo.

Junts ya ha destacado que en la legislatura anterior se opuso a la Ley de Equidad, Universalidad y Cohesión, porque no respetaba el modelo sanitario que valora la sociedad catalana, según las declaraciones de dirigentes de Junts. Es cierto que algunos territorios tienen modelos que funcionan eficazmente y pueden diferir de otros, pero no es sólo exclusivo de Cataluña. Sin duda, el sistema sanitario catalán se apoya en un modelo púbico-privado ejercido a través de distintas formas de gestión, incluyendo la gestión privada de la atención primaria, algo único en España. Sin embargo, la salud pública debe tender a eliminar fronteras, al menos tanto como las pandemias las atraviesan y superan con suma facilidad.

La iniciativa de creación de la Agencia Estatal se enmarca en un esfuerzo más amplio, impulsado por la UE, para mejorar la coordinación y agilidad en la respuesta a crisis sanitarias, y la creación de ésta es además una decisión que se aprobó por una amplia mayoría en la anterior legislatura. No deberia perderse ese amplio apoyo para darle la solidez necesaria de una Ley que debe responder al interés de todos.