Salud: tecnología, investigación y formación. ¿Hacia dónde vamos? por Manel Balcells i Díaz

Por Manel Balcells i Díaz, conseller de Salut de la Generalitat de Catalunya

324

La pandemia, y el periodo de postpandemia en el que todavía nos encontramos, ha significado para el sistema sanitario un esfuerzo máximo en el que se trabaja para paliar, con la máxima eficacia y eficiencia, los efectos y consecuencias que el virus del COVID-19 ha comportado a nivel global. Tanto el sistema sanitario, como sus profesionales y la ciudadanía, hemos sido capaces de aprovechar, para nuestro propio crecimiento, las lecciones aprendidas ante una situación totalmente nueva e inesperada que ha afectado a todo el planeta. En el sistema sanitario nos ha permitido implementar nuevos sistemas de trabajo en salud pública y también acelerar aquellas transformaciones que, debido a la COVID-19, no se habían podía realizar.

La situación dejada por todos estos años excepcionales en los que la gestión de la pandemia ha sido la principal actividad, ha de servir para alentarnos, más si cabe, en pasar a la acción y trabajar planificando a largo plazo. Se hace evidente la necesidad de invertir en tecnología, investigación y formación con el fin de impulsar al sistema sanitario a seguir avanzando y dando respuesta a las necesidades de la población. No solo de forma inmediata, que también, sino con visión de futuro.

Desde Govern de la Generalitat queremos poner el foco de atención y, de hecho, ya es una de nuestras prioridades, en la investigación como elemento clave para la transformación. Estamos convencidos que la inversión en investigación y nuevas tecnologías puede mejorar los resultados en salud, y un ejemplo de ello es la creación del Centre de Teràpies Avançades de Catalunya que permitirá trabajar en medicamentos de uso humano basados en células (terapia celular), genes (terapia génica) o tejidos (ingeniería tisular). La utilización de las terapias avanzadas hará posible innovar en los tratamientos disponibles, se ampliará el campo de acción de éstos consiguiendo la regeneración de tejidos, tratamientos de enfermedades inflamatorias y autoinmunes, del cáncer, las terapias génicas, así como su aplicación en todas aquellas patologías que no disponen de estrategias efectivas. Por lo tanto, se trata de una iniciativa que aportará know how y avances muy importantes a nivel sanitario. Este nuevo centro, cuya presentación pública está prevista durante el primer trimestre de 2023, se convertirá en la infraestructura clave que garantizará la conexión de la generación de terapias avanzadas en el marco de los sistemas públicos de salud y de investigación e innovación.

“Hago un llamamiento para que la inmediatez del presente no nuble la perspectiva futura […] para que la transformación e inversión en investigación y formación nos permita estar más preparados”

Por otro lado, y no menos importante, la formación seguirá siendo una de las apuestas claves del sistema de salud pública en Cataluña, una herramienta fundamental para la mejora continua que se configura como la palanca de cambio hacia un nuevo modelo sanitario que se adapte y se adecue a las necesidades de la población catalana en todo el territorio. Es vital otorgar mayor autonomía a los y las profesionales que ejercen en todo el territorio, necesitamos descentralizar la toma de decisiones, y no se podrá conseguir sin impulsar la formación de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, dotándola de atractivo. Que los nuevos médicos quieran formarse en una especialidad más integradora, con equipos de atención primaria multidisciplinares, con perfiles complementarios que contribuyan a una mejor atención y servicio a la ciudadanía. Y la integración de perfiles profesionales de alto valor dentro de los equipos de atención primaria será posible con la creación de la Formación Profesional de Gestor Sanitario.

Así pues, hago un llamamiento para que la inmediatez del presente no nuble la perspectiva futura. Con ello no me refiero a dejar de lado lo que requiere de actuaciones concretas a corto plazo, sino que la transformación del sistema sanitario y la inversión en investigación y formación que hagamos hoy, nos permita estar más preparados mañana.