Premios BiC
GM Madrid | jueves, 07 de septiembre de 2017 h |

Gracias a la secuenciación del ADN, los pacientes con cánceres raros para los que no existe tratamiento estándar podrían recibir terapias que funcionan en otros pacientes tratados para diferentes tipos de cáncer, pero que portan las mismas mutaciones genéticas.

Los primeros resultados de un ensayo clínico multitoma y multitumoral que se presentan en el Congreso ESMO 2017, muestran que este tipo de ensayo de oncología de precisión no sólo es factible, sino que también tiene el potencial de identificar subgrupos de pacientes que podrían beneficiarse de los medicamentos existentes fuera de su indicación registrada.

El Centro de Tratamiento Personalizado del Cáncer (CPCT, por sus siglas en inglés), una red de más de 40 hospitales en los Países Bajos, recolecta sistemáticamente biopsias de pacientes con cáncer metastásico, los cuales son analizados por el Sistema de Secuenciación Genómica Integral (WGS) 2.000 personas tratadas para todos los tipos de cáncer.

“Al secuenciar todo el genoma en tantos pacientes, encontramos coincidencias entre los tumores y los errores de ADN. Por ejemplo, el gen ERBB2 se detecta principalmente en pacientes con cáncer de mama, pero sabemos que también está presente en pacientes con otros tipos de tumores “, explica Emile Voest, investigador principal del estudio, del Netherlands Cancer Institute de Amsterdam.

“Ahora que somos capaces de identificar a estos pacientes, la pregunta es: ¿Cómo podemos lograr que se beneficien de los fármacos existentes, potencialmente activos? Esa es la base de nuestro protocolo de redescubrimiento de drogas, que actualmente incluye 19 fármacos diferentes de 10 compañías farmacéuticas “, informa Voest.

Desde que se inició el ensayo a finales de 2016, se han sometido a examen más de 250 casos: de ellos, unos 70 pacientes han sido elegidos hasta ahora y han comenzado el tratamiento. Los pacientes adultos con tumores sólidos, glioblastoma, linfoma o mieloma múltiple sin opciones de tratamiento estándar se inscribieron en el estudio en múltiples cohortes paralelas según el tipo de tumor y el fármaco de ensayo.

“Tenemos pruebas preclínicas y reportes de casos que sugieren que ciertos fármacos, en los que los pacientes con una determinada aberración genética y cierto tipo de cáncer son sensibles, podrían ser igualmente activos en pacientes con la misma mutación en otros grupos de tumores. Sin embargo, también sabemos que el tejido de fondo es extremadamente importante: Es por eso que creamos cohortes de estudio no sólo de acuerdo a la mutación genética, sino también de acuerdo con el tipo de tumor específico “, añade el investigador Voest.

La eficacia del tratamiento para cada cohorte se analiza en un proceso de dos etapas: “Si en la primera etapa, el primer grupo de ocho pacientes con el mismo tipo de tumor y mutación genética responde al tratamiento, se amplía la cohorte a 24 pacientes en etapa dos para obtener una indicación más fuerte de los beneficios clínicos “, continúa. “El beneficio clínico, en este caso, se define como una remisión completa, una respuesta parcial, donde el tumor se contrae en más del 50%, o la estabilidad de la enfermedad durante al menos 16 semanas”.

Hasta la fecha, se ha observado un beneficio clínico en el 37% de los participantes en el ensayo, y seis de las 20 cohortes del estudio se han graduado en la segunda etapa.