Premios Fundamed

La misión en I+D de Takeda es “ofrecer nuevos medicamentos a pacientes oncológicos de todo el mundo a través de nuestro compromiso con la ciencia, la innovación de vanguardia y la pasión por mejorar la vida de los pacientes”. Para ahondar en esta materia, Rony Golczewski, director general de Takeda Oncología para Iberia, aexplica algunos de los avances de la compañía en I+D.

Pregunta. ¿En qué especialidades tiene puesto el foco Takeda en el ámbito de la investigación?

Respuesta. En Takeda Oncología aspiramos a curar el cáncer. Partiendo de esta visión, actualmente contamos con un portfolio de terapias capaces de cambiar el paradigma del cáncer y con un pipeline innovador en oncología. Por ello, estamos investigando sobre todo en las áreas de inmunooncología, tumores sólidos y oncohematología, con fármacos como Adcetris (brebtuximab vedotina), con el que seguimos ampliando indicaciones.

Además, ya está aprobado en Europa en primera línea para linfoma de Hodgkin en estadio IV CD30+, también en cutáneo de células T CD30+ y, desde hace solo unas semanas, también en primera línea para linfoma anaplásico de células grandes, pero seguimos trabajando en la aprobación de nuevas indicaciones para que más pacientes puedan beneficiarse de este tratamiento.

Asimismo, trabajamos también en mieloma múltiple, con Ninlaro (ixazomib), y en cáncer de pulmón no microcítico ALK+ con Alunbrig (brigatinib), donde hemos recibido aprobación en primera línea para Europa. Ambos fármacos están aprobados por la Comisión Europea y ahora trabajamos para que puedan llegar a España cuanto antes a cubrir esas necesidades terapéuticas que tienen los pacientes. Estos fármacos, además de moléculas como pevonesdistat, TAK-788 con reciente designación de terapia breakthrough por parte de la FDA, y TAK-007 son solo algunos de los ejemplos de la apuesta de Takeda por la oncología.

P. ¿Qué novedades presenta Takeda en esta edición virtual de ASCO?

R. Ante todo, ya es una buena noticia poder decir que el Congreso Anual de la Sociedad Americana de Oncología Médica se celebra este año. Es un encuentro de una gran envergadura, que representa para Takeda la posibilidad de poder compartir avances en el desarrollo científico destinados a cambiar la vida de las personas con cáncer, alienados con nuestra aspiración de curar el cáncer.

Respecto a las novedades más interesantes que presentamos, sobre todo destacaría el estudio Pevonedistat-2001, en fase 2, que muestra resultados prometedores de supervivencia global (SG) y supervivencia libre de eventos (SLE) con la combinación de pevonedistat y azacitidina especialmente en pacientes con síndrome mielodisplásico de alto riesgo (SML-AR). Ya hace más de una década que no se registran avances terapéuticos para este subgrupo de pacientes.

P. ¿Cuáles han sido las principales conclusiones extraídas del estudio Fase II de Pevonedistat-2001?

En el ensayo clínico Pevonedistat-2001, en fase 2, se evaluó pevonedistat más azacitidina en comparación con azacitidina en monoterapia en pacientes con leucemias poco frecuentes, incluyendo población con síndrome mielodisplásico de alto riesgo (SMD-AR). En los resultados, se observa que la combinación de pevonedistat y azacitidina representa una aproximación terapéutica prometedora. Según el estudio, podría ofrecer beneficios para el subgrupo de SMD-AR en distintos criterios de evaluación significativos a nivel clínico como, por ejemplo, supervivencia global (SG), supervivencia libre de evento (SLE), tasa de respuestas completas (RC) e independencia de las transfusiones, con un perfil de seguridad similar al del tratamiento con azacitidina en monoterapia.

Este ensayo se diseñó como una prueba de concepto para ser evaluado en pacientes con SMD-AR, leucemia mielomonocítica crónica de alto riesgo (LMMC-AR) y leucemia mieloide aguda baja en blastos bajos (LMA-BB). Aunque no alcanzó significación estadística para el objetivo principal de evaluación predefinido de SG, el tratamiento en combinación con pevonedistat demostró una SG más larga en comparación con el tratamiento con azacitidina en monoterapia, y una tendencia positiva de beneficio en la SLE, definida como la muerte o la progresión a leucemia mieloide aguda (LMA).

En conclusión, lo relevante de este estudio, radica en que hace más de una década que no se habían registrado avances en cuanto al tratamiento para el SMD-AR. Pevonedistat podría ser la primera nueva opción de tratamiento para estos pacientes.

P. ¿Cuál es la apuesta de Takeda en I+D en materia oncológica a corto, medio y largo plazo?

Nuestra principal misión en I+D es ofrecer nuevos medicamentos a pacientes oncológicos de todo el mundo a través de nuestro compromiso con la ciencia, la innovación de vanguardia y la pasión por mejorar la vida de los pacientes. en esta línea, buscamos abordar nuevas necesidades terapéuticas, como por ejemplo en los casos de mieloma múltiple y síndrome mielodisplásico. Nuestro objetivo es ser innovadores y competitivos para proporcionar a los pacientes los tratamientos que necesitan y bajo esta filosofía trabajamos cada día. Nosotros aspiramos a curar el cáncer. También sabemos que nuestra misión no es rápida ni sencilla, pero estamos preparados para conseguirla. Este es nuestro reto a medio-largo plazo.

A corto plazo, vamos a seguir enfocados en la investigación y en la búsqueda de nuevas opciones de tratamiento capaces de satisfacer las necesidades terapéuticas no cubiertas de los pacientes oncológicos. Una línea de trabajo que enlaza perfectamente con nuestra filosofía y con el reto último de la compañía: innovar para curar el cáncer.


Noticias relacionadas: