Premios BiC

La llegada del SARS-CoV2 ha marcado un desafío sin precedentes para la salud pública mundial. Pero los científicos, en realidad, han sido capaces de descifrar y encontrar la solución a problemas en apariencia igual o incluso más complejos. Eso sí, el ritmo de contagio y la amenaza de colapso del sistema sanitario, junto al impacto económico de la pandemia, hace que los científicos trabajen a contrarreloj en busca de soluciones en el menor plazo de tiempo posible.

En este mar de investigaciones y proyectos internacionales, la ciencia española también tiene mucho que decir. El Ministerio de Ciencia repasa todas las iniciativas en las que la investigación pública de nuestro país está volcando todos sus esfuerzos.

No es un novedad. Desde hace semanas los científicos españoles trabajan en el diagnóstico, tratamiento y generación de vacunas frente al nuevo coronavirus, a través de diferentes proyectos liderados por científicos de reconocido prestigio internacional, tal y como recuerdan.

En este nuevo escenario, el Ministerio de Ciencia e Innovación detalla que está en permanente contacto con los Organismos Públicos de Investigación (OPIs) para movilizar recursos, tanto materiales como personales, y priorizar estas líneas de investigación.

Además, parte de estos proyectos han sido seleccionados por las convocatorias europeas que se han abierto para hacer frente al coronavirus, como la convocatoria exprés que anunció la Comisión Europea el pasado 30 de enero y resolvió el 6 de marzo, en el marco del programa de investigación e innovación de la UE, Horizonte 2020.

El diagnóstico, un punto clave

En el campo del diagnóstico del nuevo coronavirus trabajan mano a mano el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología. En el primero de estos organismos, el Centro Nacional de Microbiología (CNM) ha desarrollado un programa de validación de técnicas comerciales para la detección del SARS-CoV2 en muestras clínicas. Con ello, se da respuesta a la necesidad de contar con kits diagnósticos en el menor tiempo posible.

Hasta el momento el CNM ha desarrollado un panel de controles positivos y negativos, que permite analizar la efectividad diagnóstica de las técnicas comerciales y conocer su sensibilidad, especificidad y límite.

En coordinación con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, el ISCIII emitirá informes sobre la fiabilidad diagnóstica de estos test comerciales que no han podido obtener todavía el sello de la Comisión Europea y cuya eventual puesta en marcha puede disminuir los posibles problemas de desabastecimiento, según detallan.

Por su parte, en el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología, Laura M. Lechuga, profesora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) lidera y coordina otro proyecto en esta línea. Se trabaja en el diagnóstico rápido y monitorización del coronavirus, en cooperación con Italia y Francia, y participa como ‘partner’ la Universidad de Barcelona, a través del grupo del profesor Jordi Sierra.

Este es uno de los 17 proyectos seleccionados por la Comisión Europea en la convocatoria urgente que lanzó el 30 de enero para hacer frente al SARS-CoV2.

Este proyecto, denominado CONVAT, tiene como objetivo ofrecer un nuevo dispositivo basado en nanotecnología biosensora óptica que permitirá detectar el coronavirus en unos 30 minutos, directamente a partir de la muestra del paciente y sin necesidad de realizar los análisis en laboratorios clínicos.

Además, se podrá usar para el análisis de diferentes tipos de coronavirus presentes en animales reservorios, de manera que se pueda monitorizar y vigilar una posible evolución de estos virus y prevenir futuros brotes infecciosos en humanos. Para su investigación, el ICN2 recibirá 840.843 euros y la Universidad de Barcelona, un total de 400.152 euros.

Investigación sobre tratamientos

El Centro Nacional de Biotecnología (CNB), del CSIC, también fue seleccionado en la convocatoria exprés de la Comisión Europea para participar en el proyecto ‘Monoclonal Antibodies against 2019-New Coronavirus’ (MANCO), en colaboración con grupos de investigación de CoV, compañías biotecnológicas y organizaciones para investigación clínica de Holanda, Alemania y Francia.

El centro del CSIC recibirá 125.000 euros. El proyecto aprovecha la experiencia de la investigación lograda en otro anterior (IMI-ZAPI), que desarrollaba anticuerpos protectores frente a otro coronavirus (MERS-CoV).

Como algunos de los anticuerpos caracterizados reconocían una región de la proteína S conservada en distintos coronavirus, la investigación trata de evaluar su eficacia protectora frente al SARS-CoV2. El proyecto permitirá identificar anticuerpos monoclonales para utilizar de forma preventiva o terapéutica en respuesta a la epidemia causada por el nuevo virus.

El Barcelona Supercomputing CenterCentro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) está inmerso en otro proyecto que busca un tratamiento frente a la infección. Este proyecto fue también seleccionado en la convocatoria urgente de la Comisión Europea, para participar en el EXSCALATE4CoV (E4C), que busca utilizar la supercomputación de altas prestaciones para potenciar el diseño inteligente de fármacos ‘in silico’.

En esta iniciativa trabajan codo con codo tres de los centros informáticos más potentes de Europa. El CNS recibirá 232.375 euros, y participan CINECA y JÜLICH, así como centros especializados en bioinformática, biología molecular y universidades de Italia, Bélgica, Portugal, Alemania, República Checa y Suecia.

Su esfuerzo parte de la certeza de que el diseño avanzado de medicamentos asistido por computadora, combinado con el examen bioquímico y fenotípico, puede reducir considerablemente los tiempos necesarios para la creación de fármacos.

En la búsqueda de un tratamiento efectivo, el Instituto de Salud Carlos III está ultimando una propuesta coordinada con varios centros sanitarios españoles para pedir financiación a la convocatoria extraordinaria de la Innovative Medicine Initiative (IMI) de la UE.

El objetivo es recibir financiación para probar la actividad de diferentes moléculas antivirales frente al SARS-CoV2. En este proyecto, el instituto coordinaría toda la fase de experimentación in vitro y cultivos celulares para la búsqueda de terapias antivirales.

Vacunas para anticiparse

Dentro de este apartado el grupo de investigación liderado por los científicos Luis Enjuanes e Isabel Sola, del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, tiene en marcha un proyecto sobre vacunas desde el pasado 31 de enero.

El proyecto PIE-CORONAVIRUS tiene como objetivo estudiar los mecanismos de patogénesis del coronavirus SARS-CoV2 con el propósito de eliminar de su genoma los genes responsables de la virulencia para obtener derivados atenuados, que son candidatos a vacuna.

Cuenta con 225.000 euros de fondos propios del CSIC y ha solicitado financiación en varias colaboraciones internacionales.

El grupo de investigación ya ha completado el diseño de la estrategia para reconstruir el genoma del virus a partir de fragmentos de ADN sintetizados químicamente y espera realizar la ingeniería del genoma completo y de las variantes atenuadas en unas seis u ocho semanas.

Los científicos confían en tener candidatos a vacuna en un plazo de tres meses, que se evaluarán primero en ensayos pre-clínicos en ratón, para determinar si son eficaces y seguros, antes de ser estudiados en ensayos clínicos de fase I en personas.

El Centro Nacional de Biotecnología también participa en varias convocatorias internacionales. Entre ellas, ha presentado una propuesta junto al equipo del español Adolfo García-Sastre, del Icahn School of Medicine en Mount Sinai (Nueva York), y el Centers of Excellence for influenza research and surveillance (CEIRS)-NIH.

Estudios clínicos y epidemiológicos

El Instituto de Salud Carlos III está implicado en un proyecto europeo que tiene como objetivo constituir una red multidisciplinar para investigación, prevención y control de la COVID-19.

El I-MOVE-COVID-19 es uno de los proyectos financiados por la Comisión Europea en su reciente convocatoria exprés, para el que el ISCIII recibirá 210.000 euros, y del que también forma parte el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (con 110.000 euros).

El I-MOVE analizará el coronavirus en humanos y en diferentes especies animales, estudiará su expansión e identificará distintas formas de control del contagio. Los investigadores del ISCIII participarán en redes de atención primaria y hospitalaria y desarrollarán estudios clínicos, virológicos y epidemiológicos.

Además, el ISCIII amplía los objetivos de varios proyectos de investigación que ya tenía concedidos, para potenciar su papel en el manejo de la alerta por coronavirus, asumiendo el aumento de costes, tal y como remarcan desde el Ministerio de ciencia.

Varios proyectos incluyen ya en su campo de estudio el SARS-CoV2 para analizar su efecto en las poblaciones más vulnerables, investigar posibles coinfecciones con otros virus respiratorios como la gripe y realizar estudios de eficacia de nuevas vacunas en desarrollo, entre otros.

Colaboración privada

El Ministerio de Ciencia también deja un espacio para la colaboración privada en su repaso por la investigación nacional.

En este sentido, destaca que varias compañías farmacéuticas españolas han expresado su interés en mantener colaboraciones con el Centro Nacional de Biotecnología, con resultados ya sobre la mesa.

Un ejemplo es el grupo que dirige Luis Enjuanes, junto a Isabel Sola y Sonia Zúñiga, ha demostrado in vitro que que plitidepsina, desarrollado por Pharmamar como Aplidin y empleado para tratar el mieloma múltiple, puede tener una aplicación.

Según la investigación este fármaco logra frenar la multiplicación del coronavirus HcoV-229E, que pertenece a la familia del nuevo coronavirus que ha provocado una pandemia.

En este momento los investigadores van a estudiar si este fármaco es efectivo también contra el coronavirus SARS, muy similar al SARS-CoV2, que causa la enfermedad COVID-19.

Los organismos públicos también mantienen colaboración con la compañía Grifols, entre otras entidades privadas, para la evaluación de la actividad neutralizante de inmunoglobulinas frente al nuevo coronavirus.

Quien sabe si en alguno de estos proyectos con marca española se halle el principio del fin del Covid-19.


Noticias relacionadas: