Premios BiC

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) cooperarán para fortalecer las inversiones en materia de salud pública. En este sentido, la nueva alianza entre el organismo de Naciones Unidas en el ámbito de salud y el mayor banco público internacional del mundo contribuirá a alimentar la resiliencia de los sistemas de salud.

El objetivo principal de la cooperación es poder reducir las repercusiones sanitarias y sociales de futuras emergencias sanitarias.

Así lo anunciaron el pasado 1 de mayo en la sede de la OMS en Ginebra. El director general del organismo, Tedros Adhanom, señaló que combatirán “con más eficacia tanto la Covid-19 como otros problemas acuciantes de la salud”. Un hecho que se llevará a cabo gracias a la experiencia en materia de salud pública de la OMS y los conocimientos financieros del BEI, señala el experto.

Focos de inversión

La OMS se muestra interesada en consolidar la cooperación con el BEI con el fin de mejorar los sistemas de suministro de agua y saneamiento. Asimismo, el acceso a suministros esenciales, incluidos los equipos y materiales médicos, están en el punto de mira de ambos organismos.

“Esta nueva alianza apunta alto”, destaca el director de la OMS. Tedros Adhanom señala que las nuevas iniciativas para mejorarán la atención primaria de salud en África. Asimismo, prestarán apoyo al Fondo de la Unión Europea contra el Paludismo.

Por su parte, el presidente del BEI, Werner Hoyer, señaló: “El BEI se complace en unir esfuerzos con la OMS como parte fundamental del paquete ‘Equipo Europa'”. Una cooperación que busca hacer frente al impacto mundial de la pandemia de COVID-19, que “ha puesto al mundo frente a crisis sanitarias, sociales y económicas sin precedentes“.

La alianza ayudará a las comunidades “más expuestas a riesgos” mediante la intensificación de actividades locales en materia de medicina y salud pública, según Hoyer.

Compras centralizadas

La OMS y el BEI aumentarán su cooperación para ayudar a los gobiernos de los países de ingresos medianos y bajos a financiar y a garantizar el acceso a material sanitario esencial y a equipos de protección, gracias a un sistema de compras centralizadas.

Esta alianza se dotará con 1400 millones de euros del BEI, que se destinarán a aliviar las repercusiones sanitarias, sociales y económicas de la COVID-19 en África.

Así, se atenderán las necesidades inmediatas del sector de la salud y se proporcionará asistencia técnica y apoyo a las inversiones a medio plazo en infraestructuras sanitarias especializadas.

En la primera fase de la colaboración se invertirá en salud pública en diez países africanos.

El acuerdo firmado pretende “estimular las inversiones en el ámbito de la salud a escala mundial”. Este objetivo permitirá agilizar los progresos hacia la cobertura sanitaria universal, señala la OMS.

En el futuro, la cooperación se beneficiará de un aumento de la financiación por el BEI de la respuesta mundial a la COVID-19 fuera de la Unión Europea, que asciende a 5200 millones de euros.

Resistencia a antimicrobianos

La resistencia a antimicrobianos es una de las amenazas más importantes para la salud mundial, según la OMS. Por este motivo, ambas organizaciones cooperarán en una iniciativa que permita “superar los obstaculos a la inversión”. Estas dificultades impiden el desarrollo de nuevos tratamientos antimicrobianos y medios diagnósticos conexos.

La OMS y el BEI están trabajando en una nueva iniciativa de financiación para ayudar a desarrollar nuevos antimicrobianos. Para proporcionar soluciones a medio plazo a la resistencia a los antimicrobianos se necesitan obtener los 1000 millones de euros.

De la misma forma, el presidente del BEI sostiene las palabras de su aliado. Hoyer señala que lucharán “contra el paludismo y haremos frente a la resistencia a los antimicrobianos”. De esta forma, mejorarán la salud pública en África “más eficazmente”.


Noticias relacionadas: