Hospitales y servicios sanitarios por y para los pacientes en los premios BIC

14312

Los premios BIC (Best-in-Class) de 2022 han tenido un mensaje común de la mayoría de los ganadores: agradecer a los pacientes que les inspiran, les conmueven y les motivan a seguir trabajando por una asistencia excelente y de calidad. Por supuesto, una atención sanitaria requiere especialmente de la labor médica y enfermera, por un lado, y de los pacientes, por otro. Y por supuesto colabora mucho personal adicional que también hace posible la asistencia de calidad.

“Que los galadonados agradezcan a los pacientes que les escojan o que confíen en ellos es ya una muestra de la orientación al paciente de los mejores”

Los pacientes, los más nombrados

Durante la entrega de los premios BIC 2022 escuché con atención el agradecimiento común de la mayoría de los ganadores de los premios BIC 2022 en su breve intervención. Que los galadonados agradezcan a los pacientes que les escojan o que confíen en ellos es ya una muestra de la orientación al paciente de los mejores. La vocación médica lleva a curar o aliviar a los pacientes de sus enfermedades, y eso se hace poniendo al paciente en el foco de atención.

Un ejemplo lo hemos vivido con la enorme plasticidad del sistema sanitario durante la pandemia. La flexibilidad de los servicios hospitalarios, su resiliencia y su adaptación, para atender la enorme demanda asistencial de pacientes con COVID19, es la muestra más directa y la prueba más dura de esa capacidad. Pero esos mismos servicios han realizado un esfuerzo por alcanzar una actividad asistencial con la normalidad necesaria en estos últimos meses.

Premios a hospitales y a los mejores planes

El Indice de Calidad en Atencion al Paciente (ICAP) establecido a través de los cuestionarios ofrece una puntuación objetiva de la actividad del centro, servicio o la unidad asistencial. De esta forma, medimos la actividad basada en datos e indicadores recogidos por los centros participantes.

Por otro lado, y para evaluar los planes en areas de gran relevancia sanitaria, la organización de los BIC ha analizado las siguientes: Cáncer, CAR-T, Gestión Hospitalaria, Enfermedades Raras y Cronicidad. Cada una de esta areas requiere de planes robustos y de acciones coordinadas entre distintos planos asistenciales. Un análisis de estos planes identifica aquellos que se destacan en su diseño, ejecución o resutados y son reconocidos por jurados de expertos del ámbito a valorar.

“desde los hospitales, más que desde ningún otro lugar, se ha ido de la medicina de guerra (en lo peor de la pandemia) a la normalización de la actividad asistencial, un camino que aún se está recorriendo”

Más recursos para sanidad

La gala de los premios BIC conto con el apoyo de figuras relevantes de la sanidad en España.

Las CC.AA. tienen desde hace años en sus presupuestos autonómicos más del 40-45% de media destinados a la sanidad. Y la partida va en aumento, como han anunciado desde distintas autonomías. Las carencias del sistema sanitario se evidencian cuando se someten al estrés asistencial, como ha sido la pandemia.

Pero desde los hospitales, más que desde ningún otro lugar, se ha ido de la medicina de guerra (en lo peor de la pandemia) a la normalización de la actividad asistencial, un camino que aún se está recorriendo.

Hay más necesidades pendientes de cubrir del sistema, sin duda. Habrá más recursos para la sanidad en la mayoría de las CC.AA., pero algunas carencias serán más difíciles de solventar a corto plazo, como la falta de médicos y médicas y de personal de enfermería.

“La excelencia tiene eso, se es un referente porque pesan más las capacidades que las carencias. Y porque se tiene muy claro a dónde se quiere llegar. Eso es un best-In-Class

La excelencia, al margen de las carencias

Los mejores servicios hospitalarios alcanzan sus resultados porque ponen en valor sus capacidades. Unas capacidades que poseen los equipos de profesionales médicos y de enfermería, junto con el apoyo de las gerencias y las consejerias. Esto refleja el trabajo común y una orientación a sumar lo mejor de cada eslabón de la cadena asistencial. De hecho, todos los ganadores han mencionado al equipo al recoger sus galardones, y algunos expresan lo “contentas” que van trabajar en lo que les apasiona. Porque la pasión sigue siendo el motor de los mejores en sus disciplinas.

La excelencia tiene eso, se es un referente porque pesan más las capacidades que las carencias. Y porque se tiene muy claro a dónde se quiere llegar. Eso es un best-In-Class y en España lo recordamos y reconocemos una vez al año desde Gaceta Médica.