Premios BiC

La destrucción de la Naturaleza, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático aumentan “notablemente” el riesgo de aparición de enfermedades infecciosas transmisibles al ser humano. Así lo señala el último informe de la organización conservacionista WWF ‘Pérdida de Natualeza y Pandemias. Un planeta sano por la salud de la humanidad’.

Ante la actual crisis sanitaria del coronavirus Covid-19, el coordinador de Conservación en WWF España, Luis Suárez recuerda que “existe una clara relación entre la salud del planeta y nuestra propia salud”.

Suárez, que además es uno de los autores del informe, señala que podemos localizar el comienzo de la pandemia en un mercado de la ciudad China de Wuhan, a pesar de no conocer el origen exacto de la enfermedad. Esto indica que se trata de una zoonosis, una enfermedad que se transfiere de las especies animales al ser humano.

Desde WWF indican que la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene detectadas más de 200 enfermedades zoonóticas y que el 70 por ciento de las enfermedades humanas tienen origen en animales.

Por ello, la organización señala que será necesario replantearse la prevención y lucha de futuras pandemias.

En hábitats bien conservados los virus se distribuyen entre las especies y no afectan al ser humano al existir una relación equilibrada. En el momento en el que la Naturaleza se altera o se destruye, se debilitan los ecosistemas y se facilita la propagación de patógenos.

Estas circunstancias aumentan el riesgo de contacto y transmisión al hombre, con los consiguientes efectos negativos sobre nuestra salud.

La Ruta de las Pandemias

Las principales causas que fomentan la pérdida de biodiversidad en nuestro planeta son la destrucción de los bosques, el tráfico de especies, la intensificación agrícola y ganadera y el cambio climático.

Los seres humanos pueden tener un contacto más directo con especies de animales con las que nunca habían interactuado debido a la tala de los bosques, la minería, la construcción de carreteras, las urbanizaciones y el aumento de población. Esto aumenta el riesgo de estar a su vez en contacto con las enfermedades que pueda alberga la fauna.

El tráfico de especies, uno de los temas en los que se enfoca la organización, es una de las causas que expone al ser humano a contraer nuevas enfermedades. El consumo y el contacto directo con los animales silvestres nos expone a patógenos o virus al tener dichos animales un huésped o vector.

El pangolín podría ser el vector que ha desencadenado la actual pandemia, el animal más afectado por el mundo del tráfico de especies cuyo consumo se localiza en China y mercados asiáticos.

La propagación de la zoonosis se ve impulsada, además, por la intesificación agrícola y ganadera que provoca la destrucción de los hábitats.

Infografía del informe de WWF ‘Pérdida de Natualeza y Pandemias. Un planeta sano por la salud de la humanidad’.

El cambio climático

WWF indica que el cambio climático es un factor que desempeña “un doble papel” en los procesos relacionados con el desarrollo de enfermedades.

El cambio climático impacta directamente en la salud de las personas y amplifica las principales amenazas que afectan a la biodiversidad, favoreciendo la expansión de virus o bacterias.

El hielo del planeta se funde debido al calentamiento global y esta situación libera gases a la atmósfera, insisten desde la organización. Además, pueden ver la luz virus de distintos tipos que han permanecido siglos retenidos.

La fusión de un glaciar chino podría liberar 33 especies de virus, 28 de ellas desconocidas para la ciencia y con potencial infeccioso en humanos”

Informe WWF: ‘Pérdida de Naturaleza y Pandemias’

Los autores del informe señalan que el cambio climático funciona como acelerador de algunos procesos destructivos o de amenazas para la biodiversidad. En este sentido, recuerdan que los periodos con altas temperaturas prolongan las temporadas de riesgo de incendios y aumentan las muertes causadas por intensas olas de calor.

“Nuestra salud depende de la salud del planeta”, señalan desde la organización, que apuesta por frenar la extinción de las especies, mantener la integridad de los ecosistemas, reducir nuestra huella ecológica y luchar contra el cambio climático.

WWF afirma que estas soluciones son el camino para conseguir un planeta sano acorde a la Agenda 2030. En esta línea, la organización defiende la puesta en marcha de un Acuerdo para la Naturaleza y las Personas, un compromiso que piden a todos los gobiernos del mundo para impulsar un cambio en las políticas y en el modo en que vivimos.

Además, la organización conservacionista defiende la propuesta europea lanzada por la Comisión Europea de impulsar un Pacto Verde Europeo, una hoja de ruta que dote a la Unión Europea de una economía sostenible.


Noticias relacionadas: