Premios BiC
Juan Pablo Ramírez Madrid | viernes, 08 de julio de 2016 h |

Ninguna de las comunidades autónomas ha incluido en sus planes económico-financieros el impacto que tendrá en sus presupuestos la adhesión al instrumento de apoyo para la sostenibilidad del gasto farmacéutico y sanitario, que firmaron el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y la patronal Farmaindustria a finales del pasado año.

Un informe reciente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) advierte sobre esta situación. El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, había exigido que todas aquellas comunidades que solicitaran el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) deberían aceptar el techo de gasto farmacéutico. Todas las regiones, a excepción de País Vasco y Navarra, se deben sumar a este instrumento. En este grupo se encuentra también Castilla y León que no estaba obligada y ha optado por unirse de manera voluntaria.

En el documento, Airef valora los planes económico financieros que las comunidades autónomas han presentado al Gobierno central. El incumplimiento del objetivo de déficit de 2015 que había impuesto Bruselas obligó a Montoro a revisar en el primer trimestre del año el objetivo de déficit de las autonomías y solicitaran la presentación de estos planes para asegurarse de que en 2016 las regiones cumplirán con los nuevos objetivos.

Diferencias en el gasto sanitario

El organismo advierte de que la mayoría de los informes presentados se ajustan más a la realidad que los presupuestos que las comunidades han presentado para este año. Sin embargo, observa cabos sueltos. “El escenario de gastos parece muy ajustado teniendo en cuenta la dinámica del gasto sanitario”, según se desprende del estudio. Airef prevé un crecimiento de en torno al cuatro por ciento en el periodo que comprende entre 2016 y 2019 en función de la evolución del Producto Interior Bruto (PIB), la estructura demográfica y los efectos del progreso tecnológico en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Las comunidades estiman una evolución diferente en los documentos remitidos al Ejecutivo. “Los gastos corrientes previstos en los planes registran un pequeño crecimiento o una disminución”, según se añade en el texto.

Uno de los ejemplos que cita el informe es Murcia donde “la evolución del gasto prevista en el plan económico financiero supone una reducción del gasto corriente muy significativa, que no parece suficientemente justificada ni acorde a la evolución manifestada con los datos de abril como tampoco consistente con las estimaciones de la Airef sobre la evolución del gasto sanitario”. En la misma situación se encontraría Cataluña, que también prevé descensos de los recursos para sanidad no acordes con la evolución del gasto sanitario que prevé Airef.

La evaluación de estos documentos parece indicar que Andalucía, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Navarra y La Rioja podrán cumplir con la senda prevista por el Gobierno en la ‘Actualización del Programa de Estabilidad’, que remitió a la Comisión Europea a finales del pasado mes de abril.

Más problemas tendrían para el cumplimiento de este objetivo Aragón, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, Murcia y Comunidad Valenciana, según arrojan los propios planes autonómicos.