Premios BiC
foro/ Los médicos temen un intento de retroceder 20 años en sus condiciones y derechos

br

MÓNICA RASPAL Madrid | jueves, 02 de febrero de 2012 h |

Además de los recortes salariales y asistenciales que vienen denunciando, los médicos temen que estos traigan consigo un “cambio en las reglas de juego”, volviendo a las condiciones y derechos que tenían hace 20 años. Por ello, los representantes del Foro de la Profesión Médica —junto con el vocal de Médicos en Formación de la OMC, Fernando Rivas— han vuelto a exponer el mismo rechazo que ya han expresado por separado a los recortes “indiscriminados”, “dispares”, “erróneos” e “injustos” que están adoptando las administraciones autonómicas sin analizar primero sus consecuencias, así como a ofrecer su colaboración para desarrollar acciones selectivas de ahorro estructural.

Tanto el presidente del Consejo de Médicos, Juan José Rodríguez Sendín, como el secretario general del sindicato CESM, Patricio Martínez, han reclamado una vez más transparencia sobre el supuesto déficit del sistema sanitario, echando en falta una propuesta de reforma estructural durante la comparecencia en el Congreso de la ministra del ramo, Ana Mato.

Por su parte, Rivas hace hincapié en la merma que estas medidas de ajuste supondrán para la formación de los profesionales como un problema aún mayor que el económico. Así lo corroboran también los presidentes de la Federación de Asociaciones Científico Médicas (Facme), José Manuel Bajo Arenas, y de la Conferencia de Decanos, Joaquín García Estañ, y la secretaria general del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), Blanca Ibarra, que insistieron en que la falta de inversiones y contratación de profesorado está impidiendo y “poniendo en riesgo” la implantación del Plan Bolonia en las facultades.

Ante esto, los médicos deben revelarse, explicar las consecuencias de forma proactiva a compañeros y ciudadanos y denunciarlo si es procedente, así como estar atentos a posibles maniobras que respondan a intereses de mercado, según Rodríguez Sendín. “Lo único que observamos son tentaciones de adelgazar el sistema público, con lo que supone de aproximación a necesidades de privatizar parte de la respuesta que precisan los ciudadanos. Todo lo que sea minimizar, desprestigiar, aumentar la lista de espera para que el ciudadano que pueda se vaya a otro lado no lo vamos a consentir”, ha asegurado.

Mientras tanto, las protestas se prolongan en regiones como Castilla y León, donde los facultativos aún no han alcanzado un acuerdo por escrito sobre la negociación del incremento de jornada, y la Comunidad Valenciana, en la que los sindicatos de la Mesa Sectorial de Sanidad —Cemsatse, UGT, CC.OO., CSI-F y USAE— han anunciado que intensificarán las asambleas informativas y las movilizaciones ante la negativa de la Consejería a retirar el decreto de medidas urgentes para la reducción del déficit. También el Gobierno murciano ha recibido un “no rotundo” de todos los sindicatos en la Mesa General de la Función Pública al aumento de las horas de trabajo semanal, aunque tanto ellos como la Administración mantienen la puerta abierta a la negociación.

Por su parte, las organizaciones profesionales de Baleares —sindicato médico, colegios de médicos y enfermeros, las sociedades de Medicina Familiar y Comunitaria y de Pediatría y las asociaciones de Pediatría de AP, de Comadres y de Enfermería Comunitaria— han firmado un manifiesto conjunto dirigido a la consejera de Salud, Carmen Castro, para mostrar su rechazo al nuevo modelo de gerencia única y denunciar públicamente la “situación límite” a la que se ha conducido al primer nivel durante los últimos meses. Así, consideran que su departamento está adoptando medidas de recorte “inaceptables” —como la no sustitución de los profesionales— sin explicarlas de manera conveniente y sin acordarlas con los principales afectados.

Y en Madrid, el Boletín Oficial de la comunidad ha publicado la reducción de la retribución de las guardias del sábado de 24 a 17 horas para los residentes pese a que la consejería se comprometió con ellos a negociar esta medida, razón por la que desconvocaron la huelga que tenían prevista para el pasado 26 de enero. Sanidad ha asegurado que se trata de un error que será subsanado en un anexo a la orden.

“Lo que sea minimizar, desprestigiar y aumentar las listas de espera no lo vamos a consentir”