Una comisionada para la salud mental

21459

El ministerio de sanidad avanza en su prioridad de abordaje de la salud mental, más allá de la sanidad. En el terreno laboral, se trata de afrontar el sufrimiento psíquico derivado del entorno laboral, según afirma la comisionada de la salud mental. Este departamento, con rango de subsecretaria y de nueva creación, bajo la dirección de Belén González, se ha comprometido a desarrollar un sistema de vigilancia epidemiológica para este tipo de sufrimiento y colaborará con el Ministerio de Justicia para obtener datos confiables sobre el suicidio.

Ventajas de un comisionado

La creación de un comisionado o comisionada en el contexto de la administración pública facilita la transparencia, la transversalidad de sus actuaciones y la concentración del esfuerzo de un alto cargo en una materia en concreto.

“El trabajo y desempeño de un comisionado de salud mental es un ejemplo de cómo las políticas públicas pueden intentar adaptarse y responder a las necesidades complejas y cambiantes de la sociedad”

Una de las principales ventajas de la figura del comisionado es su capacidad para concentrarse en áreas específicas dentro de las múltiples atenciones que requiere un ministerio como el de sanidad. Al ser designados para abordar temas concretos, los comisionados pueden emplear su experiencia y recursos para profundizar en asuntos que requieren una atención especializada, lo cual puede ser más difícil de manejar dentro de las estructuras gubernamentales más grandes y burocráticas. Esto permite una respuesta más ágil y efectiva a problemas complejos o urgentes, como crisis de salud pública, emergencias o reformas urgentes. La salud mental ha sido beneficiada con este enfoque.

Coordinación y cooperación

Otro beneficio significativo de contar con un comisionado es la posibilidad de cruzar las barreras entre diferentes agencias y carteras del gobierno. Los comisionados suelen tener el mandato de colaborar con múltiples entidades, facilitando así la coordinación y la cooperación entre departamentos que de otro modo podrían operar en silos. Esto es especialmente valioso en tareas que involucran múltiples resonsabilidades, o cuando es necesario alinear políticas y prácticas para lograr objetivos comunes, optimizando recursos y esfuerzos a lo largo del gobierno.

Finalmente, la figura del comisionado fomenta la transparencia y la rendición de cuentas en la gestión de asuntos específicos. Al estar enfocados en un área concreta, los comisionados están en posición de ofrecer informes detallados y especializados sobre su progreso y los desafíos que afrontan. Esto no solo mejora la calidad del seguimiento y evaluación de políticas públicas, sino que también brinda al público y a otras partes interesadas una clara comprensión de cómo se están manejando ciertos temas críticos dentro del gobierno. Esta transparencia es esencial para mantener la confianza pública y para ajustar las políticas de manera efectiva conforme evolucionan las necesidades y circunstancias.

Los retos en salud mental

La salud mental ha sido abordada en el informe del Consejo Económico y Social sobre sanidad, destacando la falta de recursos en salud mental. Son siete los objetivos anunciados por el ministerio de sanidad en relación a la salud mental:

1. Enfoque en la salud mental como prioridad legislativa

2. Colaboración interministerial y enfoque transversal

3. Prevención y tratamiento del suicidio, de creciente preocupación a nivel global

4. Enfoque en determinantes sociales de la salud mental

5. Humanización de la atención en salud mental, y garantizar el respeto de los derechos humanos de los enfermos

6. Debate sobre la medicalización y sobremedicación

7. Inclusión de voces jóvenes y atención a su realidad, teniendo en cuenta el impacto en este colectivo de la salud mental

El trabajo y desempeño de un comisionado de salud mental es un ejemplo de cómo las políticas públicas pueden intentar adaptarse y responder a las necesidades complejas y cambiantes de la sociedad, como en el caso de la salud mental. Para ello resulta crucial poner énfasis en la interdisciplinariedad, la evidencia y la humanización del cuidado.