Premios BiC
Santiago de Quiroga Presidente Editor de EG | viernes, 09 de diciembre de 2016 h |

No trate de buscar un país más universal en materia sanitaria que España, no lo hallará. Ni siquiera tras las reformas sanitarias de 2012 que llevaron a poner en marcha medidas que se tradujeron en ajustes o recortes.El problema es el tipo de aseguramiento, vinculado ahora a la seguridad social.

El Real Decreto-Ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del SNS y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones, estableció un retorno al concepto de aseguramiento como eje sobre el que se vertebra este servicio público. Dicha prestación sólo se garantizará a las personas que ostenten la condición de asegurado. Tras este nuevo texto, se han sucedido las críticas de PSOE y Podemos en el sentido de que la universalidad se ha perdido. ¿Qué es la universalidad? La realidad es que trabajadores, parados, pensionistas y extranjeros residentes en la UE con niveles de ingresos bajos, entre otros colectivos, incluyendo sus familias, gozan en España de la atención sanitaria universal. Incluso, los extranjeros en situación irregular tienen derecho al servicio de urgencias. No conozco ningun caso en que se deje de atender a nadie, pero existe una insistente preocupación por una parte de la oposición en incorporar a la Carta Magna la universalidad de la asistencia sanitaria. Los expertos juristas mencionan el artículo 43 de la Constitución que habla del “derecho a la protección de la salud”, al que se añaden los artículos 9, 14 y 15 que suponen un refuerzo importante para la salud. El problema es que una reforma de la Constitución requiere de los votos del PP. El PP se opone porque la modificación de este apartado no tendría ningún efecto en los españoles, pero sí podría ocasionar un efecto llamada hacia el sistema sanitario español, comprometiendo su sostenibilidad. En medio se sitúa, de nuevo, Ciudadanos, cuyo portavoz sanitario en el Congreso afirma que una manera de acabar con este debate insípido es modificar la Consitución. La formación naranja opina que la universalidad se encuentra “casi” garantizada.

La discuión de si son galgos o podencos permanece desde 2012. ¿Cuál es el verdadero objetivo de la propuesta de modificar la constitución para “reforzar” la universalidad de la sanidad? Yo creo que es una manera de seguir con la crítica de las reformas y recortes de 2012, algo que permite una acción política y de oposición con cierto nivel de ruido. Además, para los que son más partidarios de las reformas constitucionales, es una manera de mostrar un cambio sin mucha trascendencia, que pueda llevar a otros de más calado. El fondo de todo esto sigue siendo la disputa política y la falta de decisión en abordar otras prioridades: transparencia de la sanidad (indicadores, morbimortalidad, intervenciones…), listas de espera, financiación, reforma de la situación contractual de los profesionales sanitarios…La buena noticia es que algunas de estas cuestiones están en el pacto rubricado por el PP y por Ciudadanos para facilitar la investidura del presidente Mariano Rajoy.

Quizás comenzar a ocuparse de los problemas y necesidades sanitarias de la gente es lo que necesita esta legislatura.

PSOE, Podemos y Ciudadanos apoyan cambios
en la Constitución con diferente intensidad

Seguiremos la pista…

La oposición le pide al PP que se sume a la modificación de la Constitución en la universalidad de la sanidad, por razones diferentes

Andalucía se apoyará en el aval de la OMC para no modificar las subastas ni las ATEs de su Ley de Garantías en trámite, y convencer a C’s que se oponía a ambas medidas.

Acaba un año de transición para los impagos a las Farmacias españolas: se mantienen o se reducen ligeramente.

Portugal inicia un programa piloto para dispensar medicamentos hasta ahora hospitalarios, como los antiretrovirales…

…y el COFM entrena a sus farmacias para dispensar medicamentos biológicos, que se encuentran en la Farmacia hospitalaria.

La ministra inicia los contactos con el tercer sector sanitario: los pacientes.