IX Simposio de Biopsia Líquida

La situación de la biopsia líquida como detección precoz o cribado del cáncer se encuentra en investigación, fundamentalmente en Estados Unidos e Inglaterra. En la actualidad, las patologías que más se benefician de la constante evolución de este conjunto de técnicas son el cáncer de pulmón, el de mama, el digestivo y el genitourinario. Sin embargo, su aplicación es todavía escasa. Durante el IX Simposio de Biopsia Líquida, celebrado en Santiago de Compostela, los expertos debatieron aspectos relacionados con su acceso y reclamaron que fuese acompañado de una red de soporte que fijara las bases organizativas y de conocimiento entre los profesionales sanitarios.

En la actualidad, Cataluña y Madrid son las autonomías donde más se utilizan las técnicas de biopsia líquida. Por detrás de estas dos comunidades autónomas (CC. AA.) figurarían Galicia y Valencia. Sin embargo, Alicia Piñeiro Redondo, jefa de Servicio de Consultoría de Galaria EPSS sostuvo que “en Galicia la biopsia líquida no está organizada ni hay nada reglado en cartera de servicios“. “Recientemente hemos presentado la Estrategia de Oncología de Precisión, que nos va a dar el soporte para poder incluirla”, añadió.

Una de las claves es no sólo conseguir una financiación para todas las CC. AA., sino que tiene que haber una organización y comités que den apoyo. Cualquier test molecular tiene que ir acompañado de un soporte, ya que al tratarse de una disciplina nueva no todos los profesionales tienen el mismo nivel de conocimiento”, explicó Noemi Reguart, coordinadora de la Unidad Funcional en Cáncer de Pulmón del Hospital Clínic de Barcelona. El mensaje de Mariano Provencio, jefe de Oncología Médica del Hospital Universitario Puerta de Hierro y presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), fue en la misma sintonía. “Pueden surgir dudas y necesitamos un apoyo que nos guíe con toda la información existente”, reiteró.

La posibilidad de tomar varias muestras a lo largo del tiempo les permite a los profesionales comprender la clase de cambios genéticos o moleculares que tienen lugar en un tumor. Por tanto, la biopsia líquida se puede utilizar para ayudar a localizar un cáncer en estadio precoz, pero también es útil para ayudar a planificar el tratamiento, determinar su eficacia y averiguar si el cáncer vuelve a aparecer. “La biopsia líquida introduce más allá del diagnóstico y ya se puede incorporar como herramienta de toma de decisiones. Empieza a haber un amplio abanico en cáncer, desde los estadios más avanzados a los que menos”, matizó Provencio. “La biopsia liquida no sustituye a nada, sino que es un complemento. Por tanto, deberíamos tener acceso todos. Hay muchos casos en los cuales no nos da respuestas, pero en el 80 por ciento de los casos sí“, añadió Reguart.

Otra de las cuestiones destacadas fue la de demostrar la utilidad clínica a través de evidencia y del Real World Data (RWD). “Tenemos evidencia, pero tenemos que ir más allá para demostrar la utilidad clínica. El factor de implementación es complejo porque son métodos complicados. Por ejemplo, en las técnicas ‘in house’ hacen falta ciertos aspectos que no tenemos implementados”, matizó Piñeiro Redondo. Por su parte, Provencio identificó que este conjunto de técnicas tiene unos límites, pero que” la herramienta como tal no debería entrar en discusión”.

En un futuro próximo, se van a poder diagnosticar precozmente hasta 20 tipologías de tumores diferentes. De hecho, en Estados Unidos ya se ha aprobado un primer test para el diagnóstico precoz de dos decenas de tumores y existen al menos tres o cuatro pruebas diferentes que se están estudiando y cuyo uso muy probablemente llegue a aprobarse. No obstante, Rafael López, coordinador científico del Simposio Biopsia Líquida, vicepresidente de ASEICA y jefe de Servicio de Oncología Médica-ONCOMET del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), precisó que “estas pruebas todavía son muy mejorables para ser adoptadas por un sistema sanitario europeo, pero el camino se ha iniciado y llegarán más pronto que tarde”.

Necesidades sin cubrir

En el debate también fue protagonista el retraso de España en el campo de la oncología de precisión respecto a otros países de la Unión Europea, como Alemania, Holanda, Francia o Italia. “En España llevamos un retraso enorme. Sólo en tejido es de 10 años. Hay necesidades, pero estamos condicionando todo a cómo podemos financiar”, explicó Reguart. Sin embargo, Provencio consideró que el problema radicaba en mejorar el sistema sanitario. “El sistema sanitario español está mejor organizado que el francés o el alemán. Lo único que tenemos que hacer es mejorarlo”, dijo.

Tenemos muchos hospitales de distintos tamaños y necesidades. Contamos con una realidad que hay que organizar, a la vez que es necesaria la formación para mejorar la cantidad de datos. La organización del ensayo clínico no es la de la rutina clínica. Por tanto, hay que ver si lo que se ha trasladado a la rutina da los mismos resultados que en el ensayo”, recalcó Piñeiro Redondo.

En la mayoría de los grandes servicios de oncología de los hospitales públicos la biopsia líquida se utiliza en raras ocasiones y fundamentalmente se hace con fondos de investigación. Por este motivo, López consideró que urge modificar el sistema español de autorización y financiación de nuevos fármacos para abordar diferentes tipos de cáncer. A su vez, insistió en que Europa está “muy obsesionada con la regulación”.


También te puede interesar…