Premios BiC

Las facilidades que ofrece la telemedicina en el abordaje de las diferentes patologías durante la pandemia de la Covid-19 se ha puesto sobre la mesa en los últimos meses. A lo largo de este tiempo, su uso se ha ido ampliando por lo largo y ancho del planeta. Así lo reconoce la Sociedad Americana de Oncología Médica que hace unos días culminaba la segunda parte de su congreso anual. De este modo, ASCO ha emitido una declaración de posicionamiento sobre la telemedicina en la atención del cáncer con recomendaciones sobre la cobertura federal y estatal, la equidad en la salud, la educación del paciente y la investigación en este campo en crecimiento y evolución.

La pandemia requirió un ajuste enorme ya que la comunidad del cáncer implementó rápidamente la telemedicina para garantizar la prestación continua de atención oncológica de alta calidad para nuestros pacientes”, dijo la presidenta de ASCO, Lori J. Pierce. “A medida que la función de la telemedicina en la prestación de atención continúa va evolucionando, esta declaración provisional tiene como objetivo brindar orientación sobre problemas importantes que han surgido durante la emergencia de salud pública”.

Un servicio en pleno auge

Como recuerda esta sociedad científica, desde que comenzó la crisis de la Covid-19, los datos de ASCO CancerLinQ ® y PracticeNET plataformas ha demostrado fuertes aumentos de la telemedicina en lugar de visitas cara a cara, sin cambios significativos en el tratamiento.

La declaración de ASCO también describe los desafíos relacionados con el uso de estas herramientas en el ámbito de la  oncología, incluida la privacidad de los datos, la seguridad de los datos y la responsabilidad médica. Además, y en el caso concreto de Estados Unidos, dado que los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) ajustaron las tasas de reembolso y el alcance de las visitas de telemedicina, existe la preocupación de que la mayor disponibilidad de visitas de telemedicina pueda aumentar la utilización y el gasto de atención médica. Se necesita más investigación para comprender mejor el costo, la aceptación y la utilidad de la telemedicina en la atención del cáncer.

En este escenario, los oncólogos americanos apuestan porque los servicios sanitarios continúen ofreciendo flexibilidades en el reembolso de la atención para garantizar así la equidad en el abordaje del cáncer. 

Cobertura y reembolso

Como aseguran en el comunicado, los decisores deben garantizar una cobertura amplia y un reembolso adecuado de todos los servicios de telemedicina por parte de todos los planes y pagadores. “La paridad de servicios y pagos de la telemedicina en comparación con las visitas al consultorio incentivaría a los sistemas y prácticas de salud a brindarla como modelo de atención. Los decisores también deben tomar medidas para asegurarse de que los pacientes puedan acceder a los servicios de telemedicina desde su hogar como el “sitio de origen” en lugar de requerir que vayan a un centro de atención médica. Estos principios deben aplicarse en todo el proceso de atención del cáncer, desde la prevención hasta la supervivencia”.

ASCO asegura que los gobiernos federales y estatales deben trabajar para promover la equidad en la salud, fomentando el uso de la telemedicina en todos los entornos de atención, incluidos, entre otros, los proveedores de redes de seguridad y salud. “Medicaid y otros proveedores de la red de seguridad deben tener acceso al mismo apoyo regulatorio y financiero que otros para prevenir la exacerbación involuntaria de las disparidades de salud en los EE. UU.”

Reenfocar esfuerzos hacia la formación

Los esfuerzos de educación del paciente por parte de proveedores, médicos y otras partes interesadas en la atención médica deben incluir información sobre el uso de la telemedicina. “La brecha digital que impregna la atención médica se ve agravada por barreras complejas que incluyen, entre otros, factores socioeconómicos, ubicación geográfica, edad, idioma y la falta de alfabetización digital y en salud. Aunque se están desarrollando recursos para la telemedicina, pocos abordan la falta de tecnología, servicio, utilización y alfabetización que los pacientes necesitan para utilizar la telemedicina de manera eficaz”.

En materia de conexiones, la sociedad americana defiende un acceso universal a la alta velocidad (internet) mediante la expansión de la infraestructura digital. “Todavía se necesitan conexiones seguras de banda ancha en muchas áreas de los EE. UU. Para que la telemedicina sea completamente accesible deben hacerse esfuerzos para expandir su acceso en todo el territorio”.

Pólizas para la telemedicina

Las pólizas de responsabilidad médica deben proporcionar cobertura para telesalud, y los médicos deben asegurarse de que estén cubiertos en todos los estados donde ejercen. Según el Center for Connected Health Policy, solo algunos seguros cubrirán los servicios de telemedicina. “Los proveedores de responsabilidad médica deben incluir los riesgos de seguridad de datos y telemedicina en sus políticas. Los médicos también deben determinar si están cubiertos adecuadamente, ya que las compañías de seguros por negligencia no pueden extender su cobertura a otros estados”.

Por último, los oncólogos recuerdan que cualquier barrera a la atención a través de la telemedicina, incluida la autorización previa u otros retrasos en el tratamiento, debe eliminarse para garantizar el acceso oportuno a los pacientes.