Premios BiC
Gaceta Médica Chicago | lunes, 02 de junio de 2014 h |

Un estudio del Hospital del Mar liderado por Edurne Arriola, del Servicio de Oncología del Hospital del Mar y coordinadora de la Unidad Funcional de Cáncer de Pulmón, ha demostrado que una sola biopsia es insuficiente para determinar con precisiónel gen MET y establecer el tratamiento más adecuado para el cáncer de pulmón. Estos resultados suponen un cambio en la estrategia que se utilizaba hasta ahora para el diseño de ensayos clínicos con inhibidores de MET y un paso adelante en el conocimiento del cáncer de pulmón y la personalización de su tratamiento. El trabajo se ha presentado durante el 50º congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), celebrado en Chicago, con otros 12 estudios de investigadores del Hospital del Mar.

En este estudio los investigadores han analizado 127 muestras de 120 pacientes de cáncer de pulmón, la mayoría (90 por ciento) adenocarcinomas, con una media de edad de 66 años. Las muestras estudiadas provenían de diferentes partes del tumor y los investigadores analizaron la expresión y la amplificación -la cantidad de repeticiones- del gen MET, aspectos implicados en el desarrollo tumoral. Los resultados mostraron diferencias en cuanto a la caracterización de la actividad del gen según la procedencia de la biopsia. “Estos datos implican que la determinación de MET, necesaria para diseñar una terapia adecuada, puede ser engañosa si nos basamos en el estudio de una única biopsia, que es lo que hacemos habitualmente con el cáncer de pulmón. Necesitamos otras herramientas que nos ayuden a predecir el estado de MET en un tumor como, por ejemplo, marcadores de suero, marcadores más específicos en tumores o pruebas de imagen metabólicas”, explica Arriola.

Esta conclusión puede tener una repercusión inmediata en el diseño de ensayos clínicos con fármacos dirigidos a bloquear la actividad de MET, especialmente en la elección de los pacientes más adecuados para beneficiarse del tratamiento. “Recientemente han fracasado dos ensayos con inhibidores de MET y esto podría ser debido a que los estudios del marcador MET han realizado con una sola biopsia. Hay que volver a evaluar los criterios de selección de pacientes para recibir estas terapias”, apunta la investigadora.

Además, esta investigación podría aplicarse a tumores localizados en otras partes del cuerpo. “En otros tumores glioblastomas o los tumores gástricos también se están testeando los inhibidores de MET y por tanto, aunque no tenemos datos sobre la heterogeneidad de este tumores, es muy probable que los resultados sean similares a los del cáncer de pulmón”, explica la investigadora. El reto que se plantean ahora los investigadores es “identificar un biomarcador que nos permita saber qué pacientes se benefician de los inhibidores de MET y cuáles no, para poder definir mejor y personalizar los tratamientos, teniendo en cuenta que una pequeña biopsia no representa el estado general del tumor”, concluye Arriola.