Premios BiC

La dexametasona ha demostrado eficacia para reducir hasta en un tercio la mortalidad en pacientes con COVID-19 hospitalizados que necesitan ventilación mecánica. Debido a sus probados beneficios, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido que se garantice su abastecimiento en aquellos países donde hay un gran número de pacientes críticos. Así lo ha solicitado su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que ha instado a priorizar en este sentido.

“Aunque los datos aún son preliminares, el hallazgo reciente de que la dexametasona esteroidea tiene el potencial de salvar vidas para pacientes críticos con COVID-19 nos ha dado una razón muy necesaria para celebrarla. El próximo desafío es aumentar la producción y distribuir dexametasona de manera rápida y equitativa en todo el mundo, centrándose en dónde más se necesita“, ha señalado.

Este llamamiento lo realiza tras observar un gran aumento de la demanda de este fármaco tras darse a conocer los buenos resultados del estudio ‘RECOVERY’. Se trata de un amplio ensayo clínico aleatorizado que ha incluido a más de 11.500 pacientes en más de 175 hospitales de Reino Unido.

“Afortunadamente, este es un medicamento económico y hay muchos fabricantes de dexametasona en todo el mundo, de quienes confiamos que pueden acelerar la producción. Guiados por la solidaridad, los países deben trabajar juntos para garantizar que los suministros tengan prioridad para los países con gran número de pacientes críticos”. El objetivo es también, asegura Ghebreyesus, que permanezcan disponibles para tratar otras enfermedades para las que se necesitan.

Transparencia y buen uso

Así el director general de la OMS ha pedido un monitoreo constante, “clave para garantizar que las necesidades dicten los suministros, en lugar de los medios”. También ha explicado que es importante verificar que los proveedores puedan garantizar la calidad, “ya que existe un alto riesgo de que productos de calidad inferior o falsificados ingresen al mercado”.

Por otro lado, el responsable etíope ha recordado que la dexametasona solo debe usarse para pacientes con enfermedad grave o crítica, bajo estrecha supervisión clínica. En este sentido, ha advertido que “no hay evidencia de que este medicamento funcione para pacientes con enfermedad leve o como medida preventiva, y podría causar daño”.


También te puede interesar…