El impacto de la pandemia en la asistencia oncológica

24000

En una editorial del pasado mes de abril, THE LANCET ONCOLOGY reflexionaba sobre la situación del cáncer en Reino Unido. A poco más de un año del inicio de la pandemia de COVID-19, es preciso este análisis. Resulta imprescindible analizar qué va a pasar de ahora en adelante con el abordaje del cáncer.

Esto es común a muchas patologías, sin duda, pero en España acabamos de aprobar la Estrategia Nacional de Cáncer. Es imprescindible conocer de dónde partimos.

https://www.thelancet.com/journals/lanonc/article/PIIS1470-2045(21)00148-0/fulltext

Impacto de la pandemia: ¿lo conocemos?

No sabemos el impacto real de la pandemia en los pacientes con cáncer. Pero no es preciso recordar a todos cómo está la asistencia de muchas patologías en general, y del cáncer en particular. Se han retrasado diagnósticos, se han interrumpido o retrasado tratamientos y la mortalidad se ha incrementado. El impacto de la pandemia ha sido desastroso.

El Sistema Nacional de Salud de Reino Unido (NHS) asegura que el 45% de los pacientes con cáncer no pudieron ser vistos por sus médicos durante la primera ola. Ésta transcurrió entre marzo y agosto de 2020. Y sucedió a pesar de que el mensaje de las autoridades sanitarias británicas fue que los servicios asistenciales “permanecían abiertos y operativos“.

La realidad era algo distinta. Es preciso realizar un análisis que nos ofrezca la información necesaria pasa saber el impacto real de la pandemia en los pacientes con cáncer. Sólo asi podremos establecer las necesidades para recuperar el tiempo perdido, donde sea posible.

40.000 personas menos sin tratar en Reino Unido

Las razones para esto son varias. Desde el miedo del paciente a contraer COVID-19, hasta la falta de una reacción y organización adecuada a la inesperada pandemia.

“Tumores que podrían haberse tratado sin extrema dificultad han resultado más complicados

En España, sólo el esfuerzo ímprobo evitó el desastre. Los departamentos de oncología médica, la gerencia de los hospitales y las facilidades de los sistemas sanitarios autonómicos trabajaron duro. Se trataba de evitar un desastre como el que analizan en Reino Unido. Pero ninguna patología ni especialidad médica se ha librado del impacto de la pandemia, y especialmente la oncología.

Tumores que podrían haberse tratado sin extrema dificultad han resultado más complicados. En Reino Unido se han identificado hasta  40.000 personas menos que han iniciado un tratamiento de cáncer en el último año. La COVID-19 ha diluido la asistencia a los pacientes de cáncer en todo el mundo.

La propia OMS ha informado que uno de cada tres países en la UE ha interrumpido parcial o completamente la atención al paciente con cáncer durante la pandemia.

Llega la recuperación…¿con recursos?

“sin saber el impacto de la pandemia nos será difícil prepararnos para hacer frente al bloqueo asistencial indirecto de la pandemia

Listas de espera para cirugías, consultas de muchas patologías por diagnosticar o tratamientos por instaurar de todo tipo. Todos van tratando de encontrar el ritmo al que pueda volver la asistencia sanitaria en un tiempo razonable.

Confiamos en que el rápido desarrollo de la tecnología utilizada en la investigación de las vacunas ARNm de COVID-19 puedan ser utilizadas en cáncer. Pero sin saber el impacto de la pandemia nos será difícil prepararnos. En el resto de 2021, debemos poder hacer frente al bloqueo asistencial indirecto de la pandemia.

En el largo proceso de recuperación de la asistencia sanitaria será preciso reforzar o facilitar la recuperación del ritmo asistencial necesario. No obstante, sin saber qué impacto hemos tenido, será difícil hacer más de lo que ya hacemos ahora. Todos el sistema sanitario trata de acelerar y recuperar la actividad. Los hospitales, la atención primaria y los especialistas, sin saber exactamente lo que nos hemos perdido, ni a quién hemos perdido en el camino.