Premios Fundamed

Formación/ Anatomía Patológica, Psiquiatría, Pediatría y Oftalmología consideran que la duración es excesiva y que reduce la especialidad

br

El Pleno del Consejo Nacional de Especialidades se reunió el pasado viernes para valorar el documento del grupo de Troncalidad

El presidente de la Comisión Nacional de Oftalmología, Julián García, cree que el Consejo es “un cero a la izquierda” en el proceso

| 2010-02-26T16:25:00+01:00 h |

Esther Martín del Campo

Madrid

La propuesta de la Comisión Técnica Delegada de Recursos Humanos de adelantar la consulta sobre el informe de troncalidad a las comunidades autónomas, el Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud y el Foro Marco para el Diálogo Social antes de ser remitido al Pleno de la Comisión de RR.HH. ha trastocado la agenda del ministerio. Este pleno, previsto para el 26 de febrero con la idea de que validara el documento, ha sido retrasado de nuevo para dar paso a la celebración de una reunión del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud, que ha valorado la propuesta.

Al cierre de esta edición todavía no se conocen las conclusiones del encuentro, del que deben salir aportaciones al documento. No obstante, no se esperan grandes cambios, ya que en reiteradas ocasiones (ver GM nº 322) su presidente, Alfonso Moreno, ha expresado su conformidad con el texto que, en su opinión, refleja en un alto porcentaje la propuesta realizada por el consejo el año pasado.

Sin embargo, desde la Comisión Nacional de Oftalmología, su presidente, Julián García Sánchez, no confía en el papel del consejo: “No entiendo para qué existe un Consejo Nacional de Especialidades cuando la última palabra la tiene la Comisión de Recursos Humanos”, insiste en declaraciones a GACETA MÉDICA.

Al margen de su satisfacción con la exclusión de esta especialidad de los troncos que plantea el informe, García Sánchez critica la actitud del consejo, acusando a Alfonso Moreno de estar conforme con el documento de troncalidad planteado por las comunidades “desde el principio, incluso antes de conocerlo”.

El presidente de la Comisión Nacional de Oftalmología, que amenazó con dimitir si finalmente la especialidad se integraba en uno de los cuatro troncos de formación posgrado, cuestiona que el Consejo haya nombrado una comisión de Troncalidad “a dedo” que dejó a 13 especialidades fuera. Una crítica que se aviva aún más para valorar la reacción de Alfonso Moreno ante el primer borrador del grupo de trabajo de las comunidades autónomas en el que, de entrada, todas las especialidades se integraban en los troncos comunes (ver GM nº 316): “No es de recibo que se quede tan tranquilo cuando lo que tendría que haber hecho es dimitir. Demostraron que era un cero a la izquierda en este proceso”. “A partir de ahí, —subraya el oftalmólogo— tiene que decir que está muy de acuerdo con todas las barbaridades que se están haciendo”.

Por otra parte, García Sánchez duda de la participación de los especialistas a la hora de asesorar a los miembros del grupo de troncalidad integrado por las comunidades. “El experto en Oftalmología lo consultó 48 horas después de anunciar que la comisión dimitiría en pleno si el documento salía adelante”, sentencia.

Tres años de especialidad

Más allá del descontento que está rodeando el desarrollo del texto, las sociedades científicas y las comisiones nacionales de las especialidades que quedarán fuera de los cuatro troncos (Anatomía Patológica, Pediatría, Oftalmología y Psiquiatría) tienen una sensación agridulce. Por un lado, comparten la satisfacción de haber sido escuchadas en sus peticiones, pero desconfían de un punto que introduce el documento, que expone que “en el caso de aceptarse estas especialidades como no troncales, los especialistas en formación realicen estancias formativas o rotaciones en especialidades afines durante al menos 11 meses a lo largo de su periodo”.

En este sentido, Julián García Sánchez apunta que con un año menos sería difícil sacar adelante el plan de formación aprobado en noviembre, que contemplaba en particular rotaciones por aspectos de la especialidad que los hospitales de la red pública no ofrecen, como la cirugía refractiva. “Estarían justificadas las rotaciones por Neuroftalmología, Endocrinología, pero tres meses en primaria, por ejemplo, es un disparate… En cualquier caso, no de un año”. Si esto sucede, insiste, “no sería lógico dejar la formación en tres años y negarles la especialidad a profesionales extranjeros que vienen con tres años de formación especializada”.

El presidente de la Comisión Nacional de Anatomía Patológica, Javier Pardo, espera que no se lleve a cabo: “Es una posibilidad y con el lío de poner en marcha la troncalidad, que es mayor de lo que piensan, no llegará”. En su opinión, la idea es un “fallo importante”, ya que Anatomía Patológica no ha rotado nunca por ninguna especialidad. Pardo hace hincapié en que no tiene razón de ser y se pregunta por qué 11 meses “y no 2 ó 22”.

La Asociación Española de Pediatría ha decidido pasar a la acción. Su presidente, Serafín Málaga, explica a GM que, junto a la comisión nacional de la especialidad, van a iniciar una ronda de contactos a nivel autonómico para explicar a los responsables políticos la postura de los especialistas. Málaga ni tan siquiera contempla la posibilidad de que se ponga en marcha el anunciado periodo de rotación de casi un año, que dejaría la especialidad en tres. De lo que sí hay que hablar ahora, añade el presidente, es de las áreas específicas: “Es el momento de regular las especialidades pediátricas”.

En Psiquiatría, este anuncio tampoco ha sido bien recibido, aunque, en su caso, la posibilidad que recoge el documento de que la especialidad dé lugar a un tronco en sí mismo se alza como una buena noticia que refuerza la confianza en el desarrollo de la formación troncal. Manuel Gómez-Beneyto, presidente de la comisión nacional de la especialidad, asegura que no podría aceptarse “de ninguna manera” ese corte en la formación. No obstante, el psiquiatra reconoce que se trata de una especialidad médica, por lo que tampoco es factible separarla por completo de este tronco. Las necesidades formativas estarían más que resueltas, apunta, con un periodo de rotación de seis meses, dos más que el actual, en especialidades como Medicina Interna, Atención Primaria, Neurología, Nerofisiología clínica e incluso Salud Pública. El presidente de la Comisión Nacional de Psiquiatría espera que estas organizaciones también sean escuchadas en un debate que “no es fácil” y en el que a cada paso afloran intereses convergentes.