Premios BiC 2020
INVESTIGACIÓN/ El ICO liderará un estudio con la combinación de metformina, quimioterapia y trastuzumab en pacientes HER2 positivo.

br

Las células iniciadoras de tumores tienen activada esta vía sobre la que actúa la metformina. Por eso el antidiabético las elimina.

Un trabajo de la Universidad de Navarra señala que el tabaquismo está ligado al sobrepeso. AMPK también está implicada en este caso.

| 2010-01-22T14:33:00+01:00 h |

Cecilia Ossorio

Barcelona

Era una vía completamente abandonada, pero las evidencias científicas avanzan aceleradas hacia el momento en que la oncología utilizará el cambio metabólico como diana. De hecho, Javier Menéndez, coordinador de la Unidad de Investigación Traslacional del Instituto Catalán de Oncología (ICO) de Gerona, confía en que 2010 será “el año del renacimiento del metabolismo y el cáncer”.

Hace un año este investigador contaba a GM que su equipo había descifrado el mecanismo directo de acción anticancerígena del antidiabético metformina, la inhibición de la proteína p70S6K1, que afecta principalmente a mensajeros genéticos para HER2 positivo (ver GM nº 275). En la actualidad, hay siete ensayos a nivel mundial que están estudiando el papel de la metformina cuando se combina con fármacos clásicos para tratar el cáncer de mama y otras patologías oncológicas.

Y desde el ICO Gerona tienen a punto un protocolo de actuación para combinar metformina, quimioterapia y un anticuerpo antiHER2, el trastuzumab, en pacientes con este subtipo de cáncer de mama.

Su intención es comenzar a reclutar pacientes en uno o dos meses a partir de ahora, para iniciar el ensayo clínico lo antes posible. Será un tratamiento neoadyuvante, que permite “una amplia ventana de tiempo para ver si los biomarcadores que pensamos que deben ser modulados por la metformina están siendo regulados”, aclaró Menéndez. Entre ellos, analizarán la vía completa mTOR (mammalian target of Rapamycin) —la p70S6K1 es la última de esta vía—.

El experto incide en que estudiarán receptores de vías que dejan “escapar” a las células tumorales del tratamiento de la metformina, como la vía de la insulina. Se adelantarán a los mecanismos de autorresistencia al fármaco.

Aumentar el estudio

Los análisis estadísticos indican que en el estudio que comenzará tendrían que reclutar un mínimo de 66 pacientes. Sin embargo, nuevos resultados que están obteniendo en el laboratorio les incitan a realizarlo a nivel multicéntrico nacional.

“Estamos observando que la metformina es capaz de atacar directamente a las células madre iniciadoras de tumores, y esto abre un abanico de posibilidades mucho más grande; es lo que estamos investigando 24 horas al día”, apuntó Menéndez. Así lo ha descubierto también, de forma simultánea, un grupo americano que ha publicado sus resultados en la revista Cancer Research.

Ahora la pregunta sin contestar es por qué estas células son tan sensibles a la metformina. “Desde el ICO hemos asumido y estamos investigando que el mecanismo de acción de este fármaco debería ser idéntico en las células tumorales ‘normales’ y en las células iniciadoras. Es muy posible que, de forma colateral, vamos a descubrir una vía de supervivencia nueva que no se conocía en las células madre, que es la vía AMPK-mTOR”, relató el experto. Al ser la vía que ataca directamente la metformina, éste fármaco consigue eliminarlas.

AMPK y nicotina

El grupo de Menéndez lleva muchos años buscando elementos moleculares comunes a enfermedades que tienen un trasfondo energético, como la obesidad, el cáncer. Por ejemplo, la vía AMPK antes citada también está implicada en el papel inhibidor de la nicotina sobre la síntesis de ácidos grasos, según el experto. Un hecho que apoya un estudio que el Departamento de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra recientemente publicado en la Revista Española de Cardiología (REC), según el cual el consumo de tabaco aumenta las probabilidades de sufrir sobrepeso.

Los resultados de este trabajo que evaluó a más de 7.500 participantes de forma prospectiva durante más de cuatro años, muestran que las personas que dejaron de fumar presentaron una mayor ganancia de peso —más de un kilo y medio en los hombres y alrededor de un kilo en las mujeres—. Sin embargo, lo más sorprendente del estudio, para lo que aún no hay respuestas, es que los participantes fumadores que continuaron fumando también fueron más propensos a ganar peso —medio kilo en varones y 0,36 kg en mujeres—