Mayor acceso a la Prep y mejor continuidad asistencial, las claves en la lucha contra el SIDA

GeSIDA califica como objetivo transversal acabar con el estigma social de la enfermedad

120

Con motivo del primer aniversario de la Junta Directiva de GeSIDA (Grupo de Estudio del SIDA de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica) presidida por Rosario Palacios, desde este colectivo se hace balance de la realidad del VIH en España y de la necesidad de establecer nuevas estrategias que ayuden a doblegar este virus, que 40 años después de su descubrimiento sigue representando un reto de salud pública de primer nivel.

Objetivos 95-95-95

En los últimos años, España ha avanzado de una manera real y efectiva en el cumplimiento de los objetivos 95-95-95 (95 por ciento de personas diagnosticadas, 95 por ciento de personas diagnosticadas en tratamiento y 95 por ciento de casos tratados con carga viral indetectable) marcados por ONUSIDA para 2030 en relación con el VIH, de modo que el segundo de los objetivos (personas en tratamiento), ya ha alcanzado un cumplimiento del 96 por ciento y el primero (el de personas diagnosticadas) se acerca poco a poco a esta cifra, se estima que el 7,5 por ciento de las personas que viven con VIH en nuestro medio aún no han sido diagnosticadas. Respecto al tercero, casi un 10 por ciento de los pacientes en tratamiento no tienen la carga viral indetectable.

“Como puede comprobarse, los avances han sido significativos, pero no suficientes” remarca Palacios. Es por ello que ante el desafío que continúa generando la prevención, el diagnóstico y el abordaje del VIH y las necesidades que genera en los propios pacientes, los expertos de GeSIDA proponen una hoja de ruta basada en estrategias fundamentales tales como: facilitar el acceso a la PrEP (Profilaxis Pre-Exposición, tratamiento preventivo que ha dado unos extraordinarios resultados en colectivos con especial riesgo de contagio), sorteando las barreras asistenciales y socioculturales actuales; adelantar en la mayor medida posible el diagnóstico y el inicio del tratamiento; lograr la retención en cuidados y la continuidad en la atención médica, evitando la interrupción temprana, que se asocia a más muertes y eventos de SIDA; combatir el repunte de las infecciones de transmisión sexual (ITS) en edades cada vez más tempranas y de las prácticas sexuales de riesgo, intensificando la información y la vigilancia epidemiológica, y mejorando el diagnóstico y manejo de las coinfecciones,

Estigma social

Asimismo, y como objetivo transversal, desde GeSIDA se plantea luchar contra el estigma, “que se asocia a una mayor dificultad para acceder al diagnóstico y el tratamiento y, por tanto, a una peor evolución de la enfermedad y también a peor salud mental, soledad y aislamiento social”, especialmente entre las personas mayores de 50 años, otro colectivo que precisa de un especial seguimiento y que representa en sí todo un reto. “Hasta hace no mucho las personas con VIH tenían una esperanza de vida inferior a la población general”, subraya la máxima representante de este Grupo de Estudio de la SEIMC.

“Confiamos en que 2024, cuyo ecuador ya hemos alcanzado, sea un año decisivo en la consecución de estos objetivos“, reivindica la presidenta, quien además señala que desde GeSIDA tienden la mano a la administración para trabajar de forma conjunta en este propósito, siguiendo siempre criterios científicos y con el objetivo esencial de la consecución de una mayor calidad de vida para las personas que conviven con el VIH y el fin de la transmisión del virus, “lo que se traduciría a medio y largo plazo en la eliminación de esta pandemia de nuestras vidas”, concluye Palacios.

Situación en España

Según los últimos datos de vigilancia epidemiológica en España, tan sólo en el año 2022 se notificaron 2.956 nuevos diagnósticos de VIH, de los que el 46,8 por ciento presentaron un diagnóstico tardío. Entre 130.000 y 160.000 personas viven hoy día con el virus en nuestro país. Cifras nada desdeñables que dejan entrever claramente que hablar de VIH y SIDA no es una cuestión del pasado sino, todo lo contrario, “algo que precisa de un respuesta ambiciosa en el presente y el futuro, ya que hablamos de una enfermedad para la que aún no se conoce cura y que nos sigue planteando, cuatro décadas después de su descubrimiento, nuevos interrogantes”, se apostilla desde la Junta Directiva de GeSIDA.


También te puede interesar…