Premios BiC 2020

El Foro de Médicos de Atención Primaria ya ha solicitado al nuevo ministro de Sanidad, Salvador Illa, una reunión para hablar del Marco Estratégico de Atención Primaria. La impresión de los vocales de Atención Primaria Urbana de los colegios de médicos españoles, reunidos recientemente en Madrid, es que han sido “demasiados” los cambios en poco tiempo en un ministerio en el que la continuidad es muy importante. Eso sí, han compartido la idea de que con la excepción del nuevo titular, el organigrama del Ministerio cambia poco.

“Sin presupuesto, las medidas del marco de AP son papel mojado”

Vocales de AP Urbana

Los vocales mantienen su postura con respecto a este documento impulsado por María Luisa Carcedo, tal y como refleja Vicente Matas, vocal de Atención Primaria Urbana de la OMC, en su informe sobre la Asamblea. “Muchas medidas son positivas, pero lo que necesariamente se precisa es dotarlas de contenido presupuestario: sin presupuestos, las medidas contempladas en el documento quedan en papel mojado“, sentencian.

En el encuentro, los vocales reforzaron sus peticiones históricas. “Una vez más, exigimos financiación y plantillas suficientes para atención primaria para que los ciudadanos reciban una atención de calidad y sin demoras”, insisten de nuevo.

Sin sustitución para los médicos ausentes

La falta de médicos de familia y de pediatras y los presupuestos insuficientes siguen siendo los problemas principales. Los vocales también ponen el foco en la falta de sustitución de las ausencias de los médicos. Esto hace que los compañeros acumulen a su carga de trabajo ya excesiva en muchos centros la atención a los pacientes del médico ausentado.

Los médicos se ven obligados a atender consultas de más de 40, 50 e incluso 60 pacientes diarios”, apuntan. A pesar del esfuerzo, admiten que en demasiadas ocasiones hay demoras que superan una semana, y terminan por sobrecargar las urgencias tanto de atención primaria como hospitalaria.

Sobre este asunto, remarcan que hay comunidades autónomas que incentivan económicamente las acumulaciones fuera del horario ordinario, con cuatro horas adicionales que se prestan voluntariamente por la tarde para atender, precisamente, las agendas de médicos ausentes. Dada la falta de sustitutos, los vocales entienden que son preferibles estas acumulaciones voluntarias, incentivadas y fuera de horario a las acumulaciones obligatorias, que reducen el tiempo que se puede dedicar al paciente.

Los vocales también se han manifestado sobre los triages de enfermería que se quieren implantar en algunas comunidades autónomas para disminuir las cargas de trabajo del médico. Subrayan que están teniendo poca aceptación por parte de enfermería y se centran en lo que califican como “mal llamada prescripción enfermera”.

Hay experiencias positivas en desburocratización que deben extenderse a todos los servicios de salud

A lo largo de la reunión también se compartieron experiencias positivas en desburocratización, control de la agenda y limitación de los cupos. Iniciativas que consideran necesario extender al máximo a todos los servicios de salud.

En la misma línea, los portavoces admiten que se están ofertando mejores contratos, aunque se mantienen aún ofertas por meses, semanas o incluso días de escaso atractivo para los médicos.

No obstante, mantienen que también “hay jubilaciones que no se ofertan como interinidades y se acumulan al resto del equipo o se cubren de forma irregular con eventuales o refuerzos, con el consiguiente perjuicio para los pacientes, que cada vez son atendidos por un médico distinto”.

Guardias médicas: ni rentables ni saludables

La asamblea también ha conocido de primera mano el informe sobre guardias médicas impulsado por el Colegio de Médicos de Badajoz, con su presidente, Pedro Hidalgo, a la cabeza. El documento revisa los datos correspondientes a 2019 y llega a la conclusión, reflejada en su propio título, de que a día de hoy las guardias médicas no son ni rentables ni saludables.

“Suponen un esfuerzo extraordinario, fuera de la jornada, en horario especialmente penoso, en general son obligatorias, no computan como tiempo trabajado ni cotizan para la jubilación y se retribuyen por importe inferior a la jornada ordinaria”, según enumera el informe.

Los autores consideran imprescindible aplicar un factor de corrector del tiempo trabajado para la jubilación, una retribución adecuada y un tratamiento fiscal diferenciado. Además, recuerdan que las condiciones lamentables en muchos casos para el médico también afectan al paciente, que han de ser atendidos por profesionales agotados. Frente a esta situación, reclaman estudios sobre las repercusiones negativas de las guardias sobre la salud de médicos y de pacientes. También urgen a concienciar a las Administraciones para que adopten medidas urgentes para revertir esta situación.