España traslada el problema de la obesidad a terreno europeo

La obesidad supone un coste del 7% del PIB de la UE y, en España, un 9,7 % del gasto total en salud

166

Madrid, y más concretamente la Fundación Jiménez Díaz, ha sido el emplazamiento elegido por el Grupo de Interés del Parlamento Europeo sobre Obesidad y Resiliencia de los Sistemas de Salud (MEP Interest Group on Obesity and Health System Resilience) y la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) para mantener una reunión, junto a la European Association for the Study of Obesitu (EASO). El encuentro ha tenido como objetivo identificar elementos clave para abordar la obesidad de forma sostenible a nivel nacional, transfronterizo y de la Unión Europea.  

Esta reunión ha tenido lugar en un contexto en el que la obesidad afecta al 59,3 por ciento de los adultos en Europa, lo que supone un coste del 7 por ciento del PIB cada año, según la OCDE.

En España, las cifras son también preocupantes: 44 por ciento y 31 por ciento de preobesidad (sobrepeso) en hombres y mujeres, respectivamente; la obesidad alcanza al 25 por ciento de hombres y al 23 por ciento de las mujeres. Todo ello supone en nuestro país un 9,7 por ciento del gasto total en salud. 

SEEDO, con una junta directiva renovada

Hace unos días, María del Mar Malagón se posicionaba como nueva presidenta de la SEEDO, y aprovechando el encuentro, la responsable ha puntualizado que “a diferencia de lo que sucede, por ejemplo, con la diabetes, la obesidad sigue sin ser oficial y socialmente reconocida como una enfermedad crónica”.

Para Malagón, la obesidad no solamente está ligada a los kilogramos. La responsable de SEEDO, insiste en el aumento de tejido adiposo que ha enfermado y que “acabará siendo responsable de la disminución de calidad y de años de vida de las personas que viven con obesidad”.

“Es importante trabajar para que el Parlamento Europeo y los responsables políticos españoles reconozcan la obesidad como enfermedad, para facilitar su abordaje en la sanidad pública”

María del Mar Malagón, presidenta de la SEEDO

El encuentro ha contado, además, con la presencia de representantes de asociaciones de pacientes con la finalidad de poner en común y revisar las medidas existentes en la gestión de la obesidad. En este sentido, revistar las medidas y las acciones que se desarrollan en la actualidad también ha sido uno de los puntos de la orden del día.

Identificar nuevas formas de gestionar la obesidad desde una perspectiva política, clínica y social se convierte en una de las claves en el camino de intentar reducir la prevalencia y contribuir desde la sanidad pública.

De izqda a dcha Albert Lecube, Clotilde Vázquez, María del Mar Malagón y Andreea Ciudin.

En el encuentro, también ha participado el vicepresidente de la SEEDO, Albert Lecube, quien define la reunión como una oportunidad para “conseguir una perspectiva mucho más real del problema y afrontarlo con mayor capacidad de éxito”, al participar todos los agentes implicados.

Plan Nacional y Europeo

Todos los puntos asociados en el orden del día, tienen como objetivo dirigir los esfuerzos de las sociedades a avanzar en el diseño de una propuesta de Plan Europeo para la Obesidad, que, según la SEEDO, podría servir de la misma forma para avanzar a nivel nacional.

Durante la reunión se han debatido distintos instrumentos políticos y las vías clínicas existentes en materia de obesidad. Lecube ha subrayado la importancia de gestionar este tipo de encuentros para “presionar a los distintos países europeos” en el objetivo de destinar recursos para concienciar a la población. Además, estos recursos servirían para poder formar a futuros profesionales, apoyar la investigación y mejorar los modelos de prevención, diagnóstico y tratamiento.

“Este tipo de reuniones son totalmente necesarias si queremos conseguir que la obesidad sea reconocida como una enfermedad y se pongan en marcha los mecanismos necesarios para plantear la creación de un Plan Nacional frente a la Obesidad”

Albert Lecube, vicepresidente de la SEEDO

Dimensión internacional

Desde la SEEDO pretenden ser un “altavoz” para poder llevar las necesidades de la enfermedad a terreno europeo. Uno de los principios de la sociedad científica es garantizar, desde el marco de la Unión Europea -más concretamente desde la Comisión Europea-, el acceso a todos los servicios sanitarios, la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, proporcionados por un sistema sanitario sostenible.

Este apoyo, como apunta la presidenta de SEEDO, “pone de relieve la necesidad de que la comunidad política a nivel nacional y de la UE, así como las sociedades científicas relacionadas con la obesidad, se unan para construir y defender las estrategias nacionales y las vías clínicas que sitúan a la obesidad como una enfermedad, logrando así también un impacto positivo en el bienestar y la economía”.

En este sentido, SEEDO pretende implicar en próximas acciones a más sociedades científicas vinculadas con el abordaje de la obesidad.


También te puede interesar…