OPINIÓN: PSOE Y PP se unen para reducir la brecha en la investigación pública

11011

La comisión de Ciencia, Innovación y Universidades ha dado un primer paso para disminuir la brecha de género en la ciencia e investigación pública en España. Una brecha que tiene cifras: un 53% de doctoradas que desciende a sólo un 25% en el personal investigador (PI).

La proposición no de Ley (PNL) socialista ha tenido un amplio respaldo, con 31 votos a favor y 4 en contra, tras las aportaciones de algunos grupos, incluyendo una enmienda transaccional del Grupo Popular.

“las soluciones para evitar pérdida de talento y la falta de oportunidades se abordarán de forma más eficaz desde la colaboración en la resolución de un problema común”

Iniciativas recomendadas por la PNL

Resulta muy relevante, antes de proponer soluciones, identificar tanto el problema (la brecha) como los desencadenantes. Hay un pararelismo entre la brecha en el personal investigador de los centros públicos y la brecha de médicas en puestos de responsabilidad en los hospitales públicos.

Al final y sin duda alguna, las personas con mejor curriculum acceden a determinados puestos, y es lo que debe ser. Pero la cuestión es averiguar por qué muchas carreras se interrumpen en mujeres jóvenes que pierden la oportunidad en el inicio de sus trayectos profesionales.

Porque ya sea en ciencia o en medicina, el talento debe primar y debemos asegurarnos de que éste se desarrolla con las oportunidades que requiere.

Peticiones concretas

Una iniciativa que se ha realizado en el proceso de la PNL es la petición de incluir programas específicos para mujeres científicas en gestación, nacimiento, lactancia o adopción, facilitando la conciliación. Este es un punto común a las mujeres especialistas entre los 30 y 40 años, como se ha comentado recientemente en un encuentro en la Asamblea de Madrid.

La realización de un estudio que identifique las tasas de éxito por género en las convocatorias de proyectos de I+D+i es otro ejemplo de recomendación muy oportuna de la PNL de la Comisión de Ciencia. Esta ha sido la recomendación del portavoz socialista Roberto García Moris.

Indicadores de brecha

La cuestión de indicadores resulta también muy relevante. La PNL recomienda el uso de los mismos para realizar un seguimiento de la situación actual y de su evolución en el tiempo.

En asistencia sanitaria existe un sencillo indicador de la brecha de género: el porcentaje de médicas y el porcentaje de las mismas que ocupan puestos de jefaturas de sección o servicio. Y es que dirigir un servicio o Unidad es el puesto más frecuente de responsabilidad en la primera empresa en empleo de nuestro país, que es la sanidad pública de cada región.

Futuro aún más feminizado de la medicina

Este dato del porcentaje real de mujeres en puestos de jefaturas de servicio, que sería muy oportuno compartir de manera pública, se estima que provoca una brecha aún mayor en la sanidad pública. Las cifras de presencia de mujeres médicas se estima en más de un 65% de los puestos de especialistas en los hospitales.

Además, los últimos cursos de medicina apuntan a una presencia femenina de más del 75%. Por contra, las estimaciones de médicas jefes de servicio no superan el 30% de los puestos.

Algunos países, como Reino Unido, con cifras mucho menos significativas, consideran una prioridad abordar la brecha de género en la ciencia, la medicina y la universidad.

Lo que sí resulta relevante es que las soluciones para evitar pérdida de talento y la falta de oportunidades de las mujeres médicas o investigadoras se abordará de forma más eficaz desde la colaboración en la resolución de un problema común. Esta PNL, con el apoyo amplio recibido, resulta un ejemplo esperanzador.