Gaceta Médica Barcelona | lunes, 18 de enero de 2016 h |

El patrón de dominancia coronaria (DC) ha demostrado ser un predictor independiente de muerte y reinfarto. Se trata de un concepto fundamentado por la variabilidad en la expresión morfológica de las arterias coronarias (derecha e izquierda) que irrigan el corazón, dando lugar a DC derecha y DC izquierda. Es conocido que la DC derecha es el patrón dominante en el 85 por ciento de la población, en la cual la irrigación de la sangre al corazón es compartida entre ambas arterias (derecha e izquierda), alimentando el ventrículo y aurícula derecha, y parte del ventrículo izquierdo.

Por el contrario, la DC izquierda consiste en una variación de la anatomía del corazón que se calcula que tiene entre un 7 y un 10 por ciento de la población general. Esta diferencia hace que la arteria coronaria derecha suministre sangre tan solo al ventrículo y la aurícula derechos, mientras que el ventrículo izquierdo se abastece completamente del sistema coronario izquierdo. Esto hace que ante una oclusión coronaria, el área del miocardio en riesgo sea mayor en los pacientes con DC izquierda que aquellos con DC derecha, lo que puede condicionar negativamente el curso evolutivo de los primeros.

Emad Abu-Assi, vocal de la Sección de Cardiopatía Isquémica y Cuidados Agudos Cardiovasculares de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), explica que, “el peor pronóstico en los casos de dominancia coronaria izquierda viene dado porque la mayor parte del miocardio depende fundamentalmente de dos arterias, la coronaria circunfleja y la descendente posterior; mientras que en la dominancia derecha hay un mayor reparto de la vasculatura coronaria que irriga el ventrículo izquierdo. Esto hace que el corazón reciba sangre por más vías en caso de oclusión de una de ellas”.

Un estudio publicado en el último número de Revista Española de Cardiología (REC) analizó la mortalidad y los reingresos de 767 pacientes que han sufrido un infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (Iamcest) según su dominancia coronaria y que fueron tratados con intervencionismo coronario percutáneo (ICP). Se observó que los pacientes con DC izquierda pueden llegar a triplicar el riesgo de mortalidad respecto a aquellos pacientes ingresados en el mismo contexto con DC derecha.

Así, se evidenció un mayor porcentaje de ICP fallidos y menor proporción de revascularización coronaria completa en los pacientes con DC izquierda respecto a los pacientes con DC derecha. Las complicaciones presentadas en este grupo de pacientes continuaron tras la ICP, ya que las tasas de reinfarto agudo de miocardio según DC izquierda y DC derecha fueron del 19,7 por ciento y 8,6 por ciento respectivamente. Del mismo modo, hubo mayor proporción de muertes de origen cardiovascular entre los pacientes de DC izquierda (21,2 por ciento) frente a los de DC derecha (7,1 por ciento).

“En este estudio se observó una mayor disfunción ventricular izquierda en los casos de dominancia coronaria izquierda. Estos datos ponen de manifiesto la necesidad de controlar de manera más exhaustiva este grupo de pacientes para evitar reingresos por nuevos infartos y muertes por causa cardiovascular y en consecuencia, reducir la tasa de complicaciones adversas”, matiza el experto. Por ello, la SEC revindica un mayor control en este grupo de pacientes, tanto en el tratamiento farmacológico como en el programa de cuidados específicos.