Premios Fundamed

Café de redacción/ Las compañías rechazan hacer publicidad dirigida al público pero quieren informar

br

Son “los que más tienen que perder si la información es errónea” por lo que no pueden estar al margen, dicen

Alertan de los riesgos de la situación actual ya que el paciente accede a información sobre salud no veraz

| 2010-04-16T17:45:00+02:00 h |

Rocío Bueno

Madrid

La importancia de la comunicación en las empresas farmacéuticas fue el tema de debate del último café de redacción organizado por Contenidos e Información de Salud, un encuentro en el que participaron seis dircom del área bajo el título “La comunicación en el sector salud”. El retraso en la incorporación de los departamentos de comunicación a las compañías farmacéuticas fue uno de los puntos del debate. “Históricamente, la comunicación en el sector farmacéutico no se ha desarrollado como otras áreas, aunque esto ha cambiado bastante en los últimos años”, aseguró Juan Blanco, director de Comunicación de Bayer Healthcare y presidente de la Asociación de Profesionales de la Comunicación de la Industria Farmacéutica (Acoif).

Todos los participantes coincidieron en el destacado avance realizado en los últimos años. “Se ha desarrollado una mejoría sustancial y una extraordinaria profesionalización de los departamentos de comunicación, que ahora son valorados muy positivamente por las organizaciones”, afirmó Carmen López-Lavid, directora de Comunicación de MSD. Sin embargo, aunque los datos sobre la percepción de la imagen de la industria han mejorado, todos coincidieron también en el trabajo pendiente para eliminar clichés alrededor del sector.“La industria farmacéutica lidera muchos rankings, pero sobre todo el de inversión en I+D y el de mitos y tonterías”, señaló Julián Zabala, director de Comunicación de Farmaindustria.

Una necesidad social

Sobre la propuesta de Información Directa al Paciente (DTC), Zabala aseguró que podría llegar a ser “un problema de salud pública”, ya que las compañías no están autorizadas a hacer información. Así, añadió, “poner límites a las fuentes de calidad sólo puede traer problemas”. A este respecto, manifestó que “quien sabe más de un fármaco es quien lo hace y es quien más tiene que perder si esa información es inadecuada”.

En este punto se hizo hincapié en que la facilidad con la que se puede obtener información sobre salud en Internet multiplica las posibilidades de que no se consulten datos veraces. Precisamente por eso, los laboratorios reivindican su papel como fuente fiable e insisten en desvincular sus reclamaciones de los intereses publicitarios. “Es nuestra responsabilidad como agentes del sistema dar una respuesta a una demanda de la gente, que acude a Internet cuando tiene problemas de salud”, aseguró López-Lavid. Por otra parte, los expertos coincidieron en que es “esencial” que el departamento de comunicación sea el único canal de salida de información de las empresas, donde a veces se desconoce la labor desarrollada por esta área.