Premios Fundamed

COMUNIDAD DE MADRID/ Entra en vigor la libre elección de especialista y hospital

br

Lasquetty destaca que la confianza reemplazará a la obligatoriedad en esta relación
| 2010-12-03T15:46:00+01:00 h |

e.M.C.

Madrid

A un mes y medio de la entrada en vigor de la libre elección de médico, enfermera y pediatra de atención primaria en la Comunidad de Madrid, que ha permitido que 87.000 ciudadanos se cambien de profesional, el consejero de Sanidad madrileño, Javier Fernández-Lasquetty, anunciaba la semana pasada el comienzo de este sistema en el área de la atención especializada.

Sanidad calcula, según la experiencia del piloto que se ha desarrollado, que alrededor del 6 por ciento de los ciudadanos de la comunidad decidirá cambiar de médico especialista y hospital, una posibilidad a la que se accede, tal y como explicó el consejero, a través del parte interconsulta del médico de atención primaria.

La derivación llega al centro de atención personalizada (CAP), que llama al paciente para ofrecerle una cita en un intervalo de 72 horas a partir de la recepción del parte del facultativo. Es en ese momento cuando el paciente puede solicitar un hospital o especialista diferente al asignado. Para fundamentar su decisión, señalaron durante la presentación, puede consultar los indicadores de calidad y satisfacción que se ofrecen en el apartado de libre elección de la página de la consejería o, en caso de que no disponga de esta tecnología, acceder a la información en el mismo centro de salud. Si la variable que le interesa es el tiempo de atención, que no está reflejado en estos datos, debe preguntar, al recibir la llamada, por otra cita en un centro con menos demora.

Aunque el consejero hizo hincapié en que la nueva ley sustituye la obligatoriedad por la confianza en la relación entre paciente y médico, que sabrá que los ciudadanos acuden a su consulta por voluntad propia, no todos los pacientes podrán ejercer, en la práctica, este derecho. Aquellos que estén inmersos en un proceso de atención especializada no podrán cambiar de médico, en la medida que la ley prevé que todo el proceso clínico se haga con un mismo facultativo. “No tiene sentido que un médico realice la primera consulta y se cambie para las revisiones, salvo que se produzca una derivación a otro servicio”, matiza Fernández-Lasquetty. La viceconsejera de Ordenación Sanitaria, Patricia Flores, profundizó en estas excepciones: “Será factible cuando se prescribe una cirugía y aparece un hecho nuevo, o en el caso de los enfermos crónicos, que de otro modo no podrían acceder a este derecho y podrán ejercerlo dentro del servicio de administración del hospital”.

Fernández-Lasquetty también destacó que el cambio se ha realizado de forma gradual, y que ha contado con la participación de los profesionales, canalizada a través de más de 25 reuniones con 500 jefes de servicio.

Además, la libre elección llegará acompañada por la implantación progresiva de una plataforma digital que compartirá la información clínica en todos los centros y que ya cuenta con 1.400 usuarios.