A lo largo de 2023 se diagnosticaron 40.203 nuevos casos de cáncer de colon, lo que lo convierte en el tumor más frecuentemente diagnosticado que afecta a ambos sexos. Es el segundo cáncer más habitual en hombres, por detrás del de próstata, y en mujeres, por detrás del cáncer de mama. De hecho, según las cifras de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) en 2024 se estima que se diagnosticarán 29.648 nuevos casos. No obstante, la SEOM indica que en los últimos años se ha observado un incremento constante de este cáncer en los hombres.

En su conjunto supone cerca del 15 por ciento de todos los tumores diagnosticados durante el año pasado. Estas cifras se relacionan directamente con el nivel de mortalidad de este cáncer, siendo el segundo más fallecimientos ocasiona solo por detrás del cáncer de pulmón, según los datos del Observatorio del cáncer de la Asociación Española Contra el Cáncer. En 2023 fallecieron 15.385 personas a causa de este tumor.

Evolución del cáncer de colon

El cáncer de colon es predominante en las personas mayores, la media de edad de presentación es de 70 años y más del 70 por ciento de los pacientes tienen más de 50 años en el momento del diagnóstico. Sin embargo, hay que tener presente que los últimos datos arrojan un progresivo incremento de tumores en población cada vez más joven, algo también detectado en este tumor.

“Efectivamente está aumentando la incidencia del cáncer de colon en gente cada vez más más joven”, señala a Gaceta Médica Rocío García Carbonero, coordinadora de la Unidad de Tumores Digestivos y Neuroendocrinos, jefa del Grupo de Investigación en Tumores Digestivos y Neuroendocrinos del Hospital 12 de Octubre y actual presidenta de la Sociedad Europea de Tumores Neuroendocrinos. “Esta tendencia temporal en incidencia y en mortalidad está muy condicionada, entre otras cosas también, con la implementación de programas de screening. Los países que tienen los programas de screening de cáncer colorrectal mejor establecidos y con un mayor grado de penetración, presentan una incidencia y una mortalidad en descenso. La situación en España pues quizá es un punto intermedio”, señala.

En nuestro país estos programas de detección todavía no cubren a toda la población, pero tal y como señala la especialista, este no es el mayor problema. “Lo más preocupante es el poco grado de adherencia de la población a estos programas pues todavía es muy bajo”, añade. “hay que darle visibilidad porque este cáncer se puede prevenir y curar cuando se diagnostica precozmente”, destaca la experta.

Concienciar de los cribados

El Ministerio de Sanidad ha aprobado la ampliación de los cribados de cáncer de colon a población de entre 50 y 74 años de años. No obstante, como explica García Carbonero, si la población no acude a las pruebas de poco sirve que se amplíe la edad, aunque “es una ampliación muy razonable, pero tenemos que trabajar en la adherencia de la población”.

“También hay que seguir trabajando para que se implemente en un mayor porcentaje de población, porque en nuestro país todavía no hay un screening universalmente implantado a nivel nacional y, por otro lado, que realmente se hagan campañas de concienciación para que las personas cuando reciban la citación de llevar una muestra de heces al centro de salud realmente lo hagan”, subraya la especialista, que recalca que “es bueno que lo hayan ampliado, pero realmente el obstáculo principal es que la gente sea consciente de que este cáncer es muy frecuente y de que hay métodos muy eficientes para diagnosticarlo precozmente, en las fases con una alta probabilidad de curación”. De hecho, se estima que, si se detecta en estadios iniciales, este cáncer se cura en el 90 por ciento de los casos, según la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD).

“Es bueno que lo hayan ampliado, pero realmente el obstáculo principal es que la gente sea consciente de que este cáncer es muy frecuente y de que hay métodos muy eficientes para diagnosticarlo precozmente, en las fases con una alta probabilidad de curación”

Técnicas de detección

En esta misma línea, las técnicas para detectar cáncer de colon en la actualidad son “relativamente” sencillas, como es el test de sangre oculta en heces. “Si este test da positivo pues ya realizas una colonoscopia al paciente”, apunta García Carbonero, que añade que otro tipo de programas de screening con colonoscopias o sigmoidoscopias “son peor acogidos por la población”.

No obstante, están desarrollándose otro tipo de pruebas todavía más sencillas y que la población tiene más asumidas como son los test de sangre. “Estas pruebas no me parece que sean difíciles de implementar, pero hay que analizar si son costo-efectivas, es decir, el precio de estos test debería ser accesible para poder implementarlo a muchas personas”, indica la especialista. Los dos recientes estudios publicados en la revista The England Journal sobre estas técnicas de detección “son muy prometedores y que yo creo que llevarlos a la práctica clínica no debería ser muy complicado”, subraya.

Asimismo, desde la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM), defienden que la colonoscopia virtual o colonografía por tomografía computarizada (CTC) es la técnica radiológica menos invasiva, más segura y barata que la colonoscopia convencional, para detectar este tumor. Según exponen, las sociedades europeas de endoscopia gastrointeinal (European Society of Gastrointestinal Endoscopy o ESGE) y de radiología abdominal y gastrointestainal (European Society of Gastrointestinal and Abdominal Radiology o ESGAR) consideran que es la técnica radiológica de elección para el diagnóstico de cáncer colorrectal.

Líneas de investigación prometedoras

En la última década se han conseguido importantes avances, tanto en cuanto a la enfermedad precoz como a la enfermedad metastásica. En lo relativo a la enfermedad operable, “hay datos crecientes de la relevancia de la biopsia líquida para saber si después de una cirugía existe o no enfermedad residual. Es decir, qué paciente realmente está curado solo con la cirugía y no hace falta que le demos quimioterapia preventiva o, por el contrario, qué paciente, aunque sea en un estadio precoz, tiene ya DNA tumoral circulante y por lo tanto va a recaer”, explica García Carbonero.

En el contexto de la enfermedad metastásica los avances son muy relevantes, “fundamentalmente porque hemos aprendido a identificar subgrupos de cánceres colorrectales molecularmente diferentes que responden a terapias específicas”, señala la experta, que recalca que “es indispensable hacer un análisis molecular y tener un perfil molecular del tumor. Debemos conocer si tiene mutaciones de RAF, mutaciones B-RAF, si tiene inestabilidad de microsatélites o si tiene amplificación de HER2. Al menos estas cuatro mutaciones debemos conocerlas”.

“Hemos aprendido a identificar subgrupos de cánceres colorrectales molecularmente diferentes que responden a terapias específicas”

Según señala la especialista, los avances más significativos de todos se han dado en el ámbito de los cánceres colorrectales con alteración molecular de inestabilidad de microsatélites. “Es un cáncer altamente mutado que se ha visto que responde muy bien a la inmunoterapia. Se trata de menos del cinco por ciento de los cánceres colorrectales metastásicos, pero responden fatal a la quimioterapia convencional, mucho peor que la media. Sin embargo, con la inmunoterapia estamos teniendo respuestas extraordinarias, en cuanto a calidad y duración e, incluso, respuestas completas que hasta ahora eran inusuales”, apunta.

Lo importante es poder detectar las mutaciones moleculares para que los profesionales puedan tratarlos con el método más conveniente. “Tenemos métodos en la química para detectarlo que son muy sencillos como es la inmunohistoquímica”, destaca la experta.

Por otro lado, también existen diversos posibles tratamientos futuros que se encuentran en fase de estudio y desarrollo todavía. “Por ejemplo, para las mutaciones de KRAS, concretamente para las mutaciones KRAS G12C. También muy interesante son las terapias dirigidas frente HER2, se están desarrollando anticuerpos monoclonales con nos resultados muy prometedores para estos pacientes. Espero que estas estrategias sean aprobadas por las autoridades reguladoras en un futuro cercano”, concluye García Carbonero.


También te puede interesar…