Premios Fundamed

Para el director general de Sanofi Pasteur España, Ignacio Sáez-Torres, la pandemia actual es una llamada a no bajar la guardia y seguir trabajando para conocer mejor las enfermedades infecciosas y la manera de prevenirlas.

P.      ¿En qué áreas está centrado Sanofi Pasteur actualmente sus esfuerzos de innovación?

En Sanofi Pasteur contamos con un variado portafolio de vacunas que proporcionan a millones de personas en todo el mundo soluciones seguras y eficaces ante numerosas enfermedades infecciosas inmunoprevenibles. Como no podía ser de otra manera, siendo una de las principales compañías especializadas, estamos centrando nuestros esfuerzos de I+D en desarrollar una vacuna para el Covid-19. Este proyecto centra los recursos necesarios, al tiempo que mantenemos nuestro objetivo de seguir innovando para la prevención de patologías como la gripe, la enfermedad meningocócica o el virus respiratorio sincitial. La pandemia que estamos viviendo es una llamada a no bajar la guardia y seguir trabajando para conocer mejor las enfermedades infecciosas y la manera de prevenirlas.

Además de los esfuerzos dedicados a la innovación, Sanofi Pasteur tiene el compromiso de mantener el suministro de nuestras vacunas en una situación tan compleja como la actual. Anualmente distribuimos más de 1.000 millones de dosis en el mundo.

P.      ¿Qué proyectos tenéis en marcha para el desarrollo de vacunas candidatas para el COVID-19?

Estamos en una carrera sin precedentes, una carrera contra la enfermedad donde cada día, cada minuto, cuenta. El desarrollo de una nueva vacuna tarda alrededor de unos 10 años, un tiempo completamente inasumible dada la carga de esta enfermedad y el impacto en miles, millones de pacientes en todo el mundo. Nuestra ambición es poder tener una vacuna producible a la escala necesaria en los próximos 12 a 18 meses. Esto solo es posible trabajando en alianzas estratégicas sin precedentes tanto con organismos oficiales como con otras compañías que tengan la experiencia y tecnología necesarias en proyectos de esta envergadura científica y tecnológica.

Sanofi Pasteur trabaja actualmente en dos proyectos paralelos para la vacuna contra el SARS-Cov 2. Por un lado, y con la colaboración de BARDA,  estamos desarrollando un candidato de vacuna en base a tecnología recombinante.

Esta tecnología es robusta y conocida para nosotros ya que contamos en la actualidad con una vacuna antigripal comercializada en Estados Unidos que la utiliza y ahí radica la fortaleza de esta línea de investigación. El hecho de que sea una tecnología ya conocida y que cuente con la experiencia y capacidad de producción necesarias puede ser determinante para esta emergencia.  Además estamos pudiendo aprovechar los conocimientos que adquirimos en 2003 cuando ya desarrollamos (a través de Protein Sciences) un prototipo de vacuna para el SAR-Cov 1.

Nuestra segunda línea de trabajo se basa en la tecnología RNA mensajero en un proyecto de colaboración junto con la biotecnológica TranslateBio, compañía con la que tenemos un largo historial de colaboración para el desarrollo de vacunas basadas en esta novedosa tecnología. Estas dos líneas de investigación podrían posibilitar el desarrollo de esta vacuna tan necesaria para hacer frente a esta crisis sanitaria.

P. ¿De qué plazos estamos hablando en términos generales y una vez haya sido aprobada y puesta en circulación ¿habrá suficientes dosis para suministrarla a millones de personas en el mundo?

Como ya hemos comentado antes, cualquier escala temporal por debajo de lo 7-10 años para desarrollar una nueva vacuna es un hito tecnológico y científico pero no tenemos este tiempo. Estamos confiados en que en base a la experiencia ya adquirida podamos disponer en los próximos 12 a 18 meses de una vacuna con el nivel necesario de seguridad y eficacia y que además su producción sea escalable a los órdenes de magnitud necesarias cuando hablamos de un programa de prevención global. Creemos que en los próximos meses podremos empezar con los ensayos clínicos mientras trabajamos en paralelo en asegurar la preparación de todos el flujo de producción para poder acortar así los tiempos, una vez tengamos los resultados de los ensayos.

En cualquier caso serán necesarias cientos, sino miles de millones de dosis a nivel global para implementar un programa equitativo y eficaz en caso de que el escenario epidemiológico actual persista. Para ello, y con el objetivo de asegurar el acceso clínico y socialmente armónico a nivel mundial,  las compañías privadas debemos trabajar de la mano con organizaciones sanitarias y  las autoridades políticas tanto a nivel global como europeo y local.

P.      Sin duda, el mundo espera con ansias la llegada de una vacuna que acote esta pandemia, ¿cree que esta  crisis de salud pública supondrá un antes y un después en materia de inmunización?

Afortunadamente vivimos en una sociedad tremendamente concienciada en los beneficios de los programas de vacunación y prueba de ellos son las altas coberturas vacunales de nuestro país. Gracias a la altísima profesionalidad de nuestro personal médico y de enfermería y a la responsabilidad social, estamos manteniendo a raya a numerosas enfermedades infecciosas que son hoy un mal recuerdo y debemos continuar trabajando para que esto siga siendo así, y no dar un paso atrás.

Esta pandemia ha hecho evidente lo mucho que nos queda por aprender pero también nos ha ayudado a valorar todo el sufrimiento evitado gracias a la prevención y a la vacunación.

 Nuestra asignatura pendiente es la cobertura de la vacunación antigripal, una enfermedad respiratoria que puede complicarse y que nos visita cada año en forma de epidemia. Para la gripe sí hay vacuna y nuestras autoridades sanitarias se esfuerzan cada año en facilitar el acceso a todos los grupos identificados como de riesgo.

Para la prevención no hay atajos,  el conocimiento científico , la dotación presupuestaria y de recursos adecuada, además de la formación son los pilares sobre los que debemos construir. Por nuestra parte, desde Sanofi Pasteur, seguiremos trabajando para que nadie sufra o muera por una enfermedad prevenible mediante la vacunación.