Premios BiC

La portavoz del Partido Popular en la Comisión de Sanidad del Congreso, Elvira Velasco, ponía sobre la mesa recientemente la situación de dos de los colectivos con más peso en la definición de los protocolos para hacer frente al Covid-19,  médicos de urgencias y enfermedades infecciosas. Ambos ocupan la primera línea de batalla frente al nuevo coronavirus en los hospitales españoles.

“¿Cómo es posible que sean ellos los primeros profesionales a los que buscamos en las grandes crisis sanitarias, pero nos olvidemos de ellos a la hora de regular su situación? La incongruencia es bestial”, señalaba. Al mismo tiempo, la portavoz popular se mostraba como una firme defensora de la creación de ambas especialidades.

El avance implacable de la enfermedad en las últimas semanas ha situado al SNS ante un desafío sin precedentes que, como es obvio, ha difuminado estas peticiones históricas de la Sociedad Española de Urgencias y Emergencias (Semes) y la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc).

Peso específico en la lucha contra las pandemias

Sin embargo, una vez que pase la tormenta, será obligatorio que las autoridades tomen nota del peso de estas dos áreas del conocimiento médico en la lucha contra las pandemias, un nuevo enemigo que ha dejado de ser invisible, y valoren los beneficios que puede aportar al sistema sanitario la creación de estas especialidades.  

Por ahora, desde las dos sociedades científicas coinciden en que “es el momento de salvar vidas”. Fuentes de Semes remarcan que el esfuerzo principal en esta grave situación, junto a la labor asistencial, pasa por proporcionar información contrastada a los ciudadanos.

Es tiempo de responder al problema de salud

Por su parte, el expresidente de Seimc, José Miguel Cisneros, responde de forma tajante: “Como bien dice usted no es el momento de hablar de la especialidad de Enfermedades Infecciosas. Es el tiempo de responder al extraordinario problema de salud que está causando el nuevo coronavirus en nuestro país”, subraya.

“En esta respuesta ejemplar que están dando todos los profesionales sanitarios, independientemente de disciplinas y de especialidades, los infectólogos nos sentimos particularmente comprometidos por una razón básica, y es que esta extraordinaria crisis sanitaria está causada por una nueva enfermedad infecciosa, y por lo tanto forma parte nuclear de nuestra área de conocimientos, de nuestras competencias y de nuestras responsabilidades”, explica a GM.

Una vez que pase la actual situación, asegura confiar “en que los políticos cumplan con su obligación de legislar por el interés general de los ciudadanos. Si lo hacen, crearán la especialidad”.