Premios BiC
GM Madrid | miércoles, 11 de diciembre de 2019 h |

Con motivo del Día de la lucha contra la obesidad, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), la Sociedad Española para el estudio de la Obesidad (Seedo) y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) se han unido bajo el lema ‘Stop discriminación, la obesidad también es una enfermedad’.

Después de centrarse años anteriores en la relación de esta enfermedad con la falta de sueño o la alimentación, el acto de este año se ha centrado en la discriminación hacia la patología. Las representantes de las tres sociedades científicas han reclamado mayor atención para una de las enfermedades crónicas más prevalentes del mundo y han subrayado que el problema no solo es la obesidad en sí misma, sino otras muchas enfermedades que afectan a todo el organismo y se desarrollan a raíz de esta. Para Irene Bretón, presidenta de la SEEN, el problema es que “la obesidad es una enfermedad invisible”.

Las expertas remarcan que la obesidad afecta a todos los órganos, por lo que con frecuencia se desarrollan otras patologías como diabetes o hipertensión. Mientras el tratamiento de estas otras enfermedades está financiado, cuestionan, la obesidad no dispone de fármacos que pague el Sistema Nacional de Salud, y un tratamiento efectivo, como la cirugía bariátrica, está expuesto a listas de espera muy largas.

Por otra parte, alertan de que esta enfermedad se tarda en diagnosticar hasta seis años. Este retraso se explica, en parte, por que los pacientes tienden a autoculparse y les cuesta mucho reconocer la obesidad como una enfermedad. Su tratamiento principal pasa por realizar dieta y ejercicio pero, sobre todo, es necesario instaurar cambios conductuales con ayuda de otros profesionales como psicológicos.

También coinciden en que uno de los mayores problemas que existen con la obesidad es que no tiene una visibilidad al nivel de otras patologías y es más relevante a nivel estético que como problema de salud..

Actualmente existe un 21 por ciento de prevalencia de obesidad, con mayor peso entre las personas mayores de 50 o 60 años, la población infanto juvenil y las personas con nivel socio cultural bajo. El principal problema en los mayores es que su cuerpo ya no tiene facilidad de cambio y mejora, por pérdida de masa muscular. En los niños es un problema grave, porque si mantienen los malos hábitos de adultos seguirán siendo obesos; y en la población con menos recursos económicos el rasgo general es que comen peor y a menor precio.

Aunque no pasan por alto la responsabilidad del paciente, como en todas las enfermedades, las expertas reclaman medidas desde la política, el profesional y las autoridades sanitarias. Como ha resaltado Irene Bretón “habría que ayudar a los pacientes desde todos los entornos”. A lo que ha añadido “que necesitan herramientas, no solo deporte y dieta sana”.

Otra circunstancia nueva que han destacado es la transición nutricional, que ocurre cuando las personas pasan de vivir carencia de alimentos a la abundancia. En estas situaciones, hay personas que desarrollan enfermedades que nunca hubiesen tenido, como es el caso de algunas personas inmigrantes.

Blanca Dahl, miembro del Grupo de trabajo de nutrición de Semergen, también ha destacado que el paciente también tienen su papel: “Se intentan realizar los seguimientos exhaustivos pero los pacientes no los cumplen”, alerta. Dahl ha destacado la difícil tarea que tienen en la Atención Primaria “los pacientes tienen unos hábitos que son difíciles de cambiar y el problema también está en que se tratan cuando tiene otras enfermedades más graves, como las cardiovasculares, no cuando presentan solo obesidad”.

A modo de conclusión, las expertas remarcaron que la obesidad no solo debe liberarse de prejuicios y resolver el problema de la falta de visibilidad sino que, en palabras de Susana Monereo, secretaría de la SEEDO, “debe adaptarse a nuestros tiempos. Es una enfermedad actual y así como en las aulas se han puesto ordenadores, hay que implantar un estilo de vida diferente para combatirla”.