Sociedades científicas y pacientes han realizado un llamamiento, en la sede del Cgcom, al conjunto del Gobierno para que incluya como una prioridad política, impulsar y promover la importancia de la salud cardiovascular. Para de esta forma, “atajar uno de los mayores problemas de salud del continente”, todo ello, en el marco de la Presidencia española del Consejo de Unión Europea que comenzará en el mes de Julio.

Tomas Cobo, presidente del Cgcom, ha moderado el acto y ha hecho hincapié en que este llamamiento conjunto “demuestra la gran preocupación que existe en la sociedad civil por abordar este problema de salud”. A continuación, ha dado paso al presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Julián Pérez-Villacastín que ha recordado que en España se producen alrededor de 120.000 muertes por enfermedades cardíacas al año.

“Gracias a estas cifras podemos juzgar y medir este problema. Además de las muertes, tenemos casi 600.000 ingresos al año debidos a patología cardiovascular. A pesar de esto representamos de las mejores cifras de Europa, por eso necesitan de nuestra ayuda”, ha explicado Pérez-Villacastín.

Asimismo, ha recordado que todos los datos indican que la obesidad en gente joven, el tabaquismo, la hipertensión, la diabetes y el sedentarismo van a aumentar en el futuro.

“Para concienciar sobre el asunto, hicimos un muestreo en el congreso de los diputados, en donde 300 personas con una media de 50 años se realizaron un chequeo. El 50 por ciento de los varones tenían riesgo medio o alto de sufrir un evento cardiovascular. Por lo tanto, tenían entre un 10 o 15 por ciento de posibilidades de sufrir un infarto. Es toda una lotería cuyo premio es la muerte súbita, el infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, etc.”, ha comentado para poner de manifiesto la prevalencia de este tipo de dolencias.

Mejor prevenir que curar

El presidente de la SEC, considera que invertir en prevención es fundamental. Ha recordado que, desde el ministerio, y contando con los mejores profesionales en este tipo de patologías, se realizó la Estrategia en Salud Cardiovascular, ha diseñado cuatro apartados en los cuales se pueden llevar acciones concretas. “Pedimos que esta estrategia orientada a la prevención se ponga en práctica”, ha reclamado Pérez-Villacastín. Que también ha puesto en valor que podemos hacer llegar estas estrategias a Europa, puesto que, “aunque no estamos en la mejor situación, estamos mejor que ellos”.

“Un estudio que realizamos hace un año junto con la SEC, demostró que el 40 por ciento de los niños de menos de 15 años contaban con dos factores de riesgo cardiovasculares”

Andrés Íñiguez, presidente de la Fundación Española del Corazón

Por su parte, Andrés Íñiguez, presidente de la Fundación Española del Corazón, ha recordado que en España muere una persona cada cuatro minutos por problemas cardiovasculares, y que el tratamiento de estas enfermedades supone un 8 por ciento del gasto público en general e impactan en el SNS con más de 10.000 millones de euros en costes directos e indirectos por la pérdida de productividad.

Por ello, ha centrado su intervención en la importancia que tiene la prevención desde la infancia. “Un estudio que realizamos hace un año junto con la SEC, demostró que el 40 por ciento de los niños de menos de 15 años contaban con dos factores de riesgo cardiovasculares, mientras que sus familias consideraban que tenían una buena salud en el 97 por ciento de los casos”, ha afirmado Iñiguez, que considera que hay una disociación por parte de la sociedad sobre la gravedad del asunto. También ha comentado con preocupación, que el 20 por ciento tiene sobrepeso, el 9 por ciento obesidad, el 30 por ciento presenta un gran sedentarismo, y un gran número de ellos tiene poca adherencia a la dieta cardiosaludable.

El presidente de la fundación ha pedido más recursos económicos para atajar este problema. Ha recordado que su fundación británica homóloga, la British Heart Foundation (BHF) recibe 100 millones de libras esterlinas al año, mientras que ellos reciben un millón de euros al año.

Mayte San Saturnino, presidenta de CardioAlianza, ha puesto en valor el papel de enfermería y atención primaria a la hora de detectar precozmente las enfermedades cardiovasculares. “La promoción de una buena salud es importante para acelerar estos diagnósticos, al igual que las campañas de sensibilización y el buen seguimiento asistencial o la implantación de la historia clínica compartida”, ha asegurado San Saturnino que ha comentado que trabajan con distintas comunidades como País Vasco y Madrid, a las que ya han presentado sus reclamaciones.

Ha remarcado que concienciar sobre los hábitos de vida saludables ayuda a la mejora de la asistencia social y sanitaria a todos los niveles.

Paulino Cubero, representante de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), ha insistido en aprovechar la presidencia española del CE para “sacar pecho” y “lograr una mayor visibilidad, atención y recursos de todas las administraciones europeas y españolas para atajar este gran problema de salud”. Asimismo, ha remarcado esto debe de ser prioritario durante la presidencia y ha insistido en asegurar la implementación de la Estrategia en Salud Cardiovascular española, además de su promoción en toda Europa.

El manifiesto

Tras la intervención de todos los ponentes, Andrés Íñiguez ha leído un manifiesto creado por las entidades ya nombradas, y también, por la Sociedad Española de Cirugía Cardiovascular y Endovascular, la Fundación Cirugía y Corazón y la EU Structural Heart Disease Coalition.

En el manifiesto expresa tres reclamos fundamentales:

  1. “Pedimos que se incluya como prioridad política de política de la Unión Europea el fomento de la salud cardiovascular, para atajar el mayor problema de salud del continente.”
  2. “Expresamos nuestra preocupación por la falta de avances tangibles en la mejora de la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades cardiovasculares, y el nulo desarrollo tras más de un año de publicación de la nueva Estrategia en Salud Cardiovascular del Sistema Nacional de Salud, a pesar del acuerdo unánime del Consejo Interterritorial del SNS al desarrollo de dicha iniciativa.
  3. “Advertimos de la necesidad y coherencia de aprovechar la oportunidad que supone la Presidencia española del Consejo de la UE para poner en el centro de la Unión Europea la ineludible necesidad de abordar el problema de las enfermedades cardiovasculares, como primera causa de mortalidad, además de lo que representan en morbilidad, repercusión socio-económica y carga de enfermedad personal.”

Además, el texto insta directamente al nuevo ministro de Sanidad José Manuel Miñones, que aproveche la oportunidad que brinda la Presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea entre julio y diciembre de 2023 para lograr un pacto político que, tras lo aprendido durante la pandemia de Covid-19, impulse la prevención, diagnóstico y tratamiento de estas enfermedades para avanzar hacia una sociedad más resiliente y garantizar el envejecimiento saludable.

El grupo ha instado al gobierno a demostrar su compromiso y liderazgo por la salud de la población, promoviendo la Estrategia en Salud Cardiovascular del SNS como un modelo a seguir en toda la Unión Europea e incrementando los recursos disponibles para su efectiva implementación a todos los niveles.

Tomas Cobo ha afirmado que este manifiesto ha sido ya puesto a disposición del gabinete del ministro y ha puesto asegurado que se lo dará en mano en la primera reunión que tenga con él.


También te puede interesar…