Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, las personas con discapacidad por trastornos de salud mental son el colectivo con mayor tasa de desempleo, por encima del 80 por ciento. Expertos y entidades de apoyo a los pacientes insisten en que su inserción en el mundo laboral es fundamental en su proceso de recuperación y les ayuda a tener un proyecto de vida real, entre otras múltiples ventajas.

Las dificultades, en cualquier caso, para que estas personas accedan al mundo laboral son muy numerosas. La mayor parte de ellas relacionadas con el estigma que pesa sobre la patología mental, impuesto por la sociedad, aunque, en numerosas ocasiones, es el propio paciente quien se impone esas limitaciones, fruto de síntomas relacionados con la propia enfermedad o por desconocimiento o falta de apoyo social.

I Foro Sinergias

Sobre estas reflexiones se ha celebrado hoy en Madrid la primera edición del Foro Sinergias, organizado por Es+Salud Mental y la compañía farmacéutica Janssen, con el objetivo de poner en común diferentes iniciativas que pueden generar empleo para personas con trastorno mental grave y que tienen otro punto en común: su aportación a la sostenibilidad del planeta.

Ana González-Pinto, presidenta de la Fepsm.

Ana González-Pinto, presidenta de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, asegura que algunas encuestas apuntan a que “para el 75 por ciento de las personas con enfermedad mental trabajar es muy importante”, asegura González-Pinto.

En su opinión, “conseguir un empleo es un reto que las personas con patología mental afrontan con ilusión y con temor”. Es preocupante, subraya, que solo el 25 por ciento tengan un trabajo. El resto, remarca, en muchas ocasiones ni tan siquiera aparece en las estadísticas de desempleo porque están fuera por completo del circuito laboral.

En cualquier caso, la psiquiatra admite que “las cosas están cambiando” y que “esta realidad que se ha ignorado durante muchos años no se puede pasar por alto”. Hay que tener en cuenta, insiste, que el trabajo en estos pacientes no solo les permite conseguir recursos económicos: “proporciona autonomía y es una forma de integración social”. En el caso de estas iniciativas sostenibles, además, les añade motivación, puesto que “colaborar con el planeta también resulta ilusionante para ellos”.

Según su análisis, estamos en un momento de grandes cambios con una mayor visibilidad de las personas con patología mental. De hecho, recuerda, muchas personas de éxito han dado a conocer su experiencia con patología mental grave. Son mensajes importantes, añade la especialista, que hacen ver a otras personas que con enfermedad mental se puede tener trabajo y éxito, y que es posible realizar una contribución importante a la sociedad.

“Somos seres sociales. Debemos cooperar y todos aspiramos a lo mismo en el fondo, también en enfermedad mental”, subraya.

Mayor implicación de los clínicos

En la misma línea, Maribel Rodríguez, presidenta de ES+ Salud Mental, remarca que este foro tiene como objetivo facilitar un nuevo enfoque a las actividades de los centros especiales de empleo. La portavoz detalla que proyectos como la Escuela de Emprendimiento Social que impulsan, junto con Janssen, ya han generado más de 200 nuevos puestos de trabajo para personas con enfermedad mental en cuatro años de funcionamiento.

Rodríguez reclama también mayor implicación de los clínicos, y anima a los especialistas a trabajar más allá de los espacios sanitarios y encontrar tiempo para acercarse a las familias y al paciente en su entorno.

Sobre este punto, González-Pinto añade que la coordinación sociosanitaria y la educación en las escuelas resultan fundamentales.

Por su parte, desde Janssen, Alejandro González, patient advocacy, destaca que la relación directa entre empresas y organizaciones es clave para normalizar y mejorar la vida de personas que están en situación de vulnerabilidad. “Tenemos que ser motor para generar empleo inclusivo, que ofrezca más oportunidades a estas personas, pero además propiciar sinergias que ayuden a generar oportunidades laborales, verdes y sostenibles”, apunta.

Para esta compañía, subraya, es básico escuchar la voz de los pacientes. Tanto es así que cuentan con ellos, detalla, para entender y conocer sus necesidades y mejorar en el terreno de la investigación.


También te puede interesar…