Premios BiC 2020

Debido a la excepcional situación motivada por el coronavirus, el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) ha diseñado un plan de reorganización de la actividad asistencial en sus centros sanitarios. En él queda reflejada como se desarrollará la asistencia tanto en atención primaria como hospitalaria durante el estado de emergencia sanitaria, cuya actividad de carácter urgente queda garantizada. Asimismo, se ha pedido a los pacientes con síntomas compatibles con Covid-19 que no acudan en ningún caso a las citas programadas.

Por un lado, en los centros de atención primaria, queda suspendida toda la actividad previamente programada incluida la extracción de muestras para analíticas. En este orden, quedan afectadas las consultas con los profesionales de Medicina, Pediatría y Enfermería.

Además, se priorizará la atención domiciliaria, presencial o telefónica, de aquellas personas con patología respiratoria.

Las Unidades de Apoyo de Atención Primaria también cesarán su actividad. No obstante, en el caso de las matronas, se ha previsto que se pongan en contacto telefónico con las embarazadas para realizar un seguimiento.

Atención hospitalaria

En cuanto al ámbito hospitalario, el Sescam ha contemplado la suspensión de todos los ingresos programados, a excepción de pacientes en tratamiento activo médico o quirúrgico que no pueda ser demorado por criterio clínico.

En cuanto a las pruebas diagnósticas, únicamente pararán su actividad los puntos de extracciones hospitalarios. Así, el resto de pruebas continuarán su actividad de forma habitual salvo que el paciente presente patología respiratoria.

Por último, las consultas externas atenderán por lo general de manera telefónica en caso de revisiones. Las primeras citas con el especialista, y en tanto se lleva a cabo su reprogramación, se aplazan hasta nueva fecha.