La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) ha hecho público un comunicado en el que han pedido a la Administración un Pacto de Estado en la Sanidad Pública. En el escrito, firmado por la junta directiva de la sociedad, expresan cómo quieren contribuir a la búsqueda de soluciones para la mejora de la situación actual y minimizar el perjuicio para los ciudadanos, asegurando el bienestar del paciente, que afirman es “nuestra principal razón de ser”.

“Espero que se tome en cuenta nuestra petición, es algo que está encima de la mesa”, explica a GM, Tato Vázquez Lima, presidente de Semes. “Pedimos que los dos grandes partidos de gobierno y los demás se pongan de acuerdo para afrontar una situación que requiere una revisión de atención primaria y la estabilización de los recursos en las urgencias”, añade.

Semes ha condenado de forma explícita en su comunicado cualquier uso partidista que se pueda hacer de esta situación, y rechazando cualquier intento de secuestro de la política pública para satisfacción de intereses particulares que atenten contra la consecución del bien común.

“En los últimos años, el SNS se ha ido deteriorando por la poca inversión que se hace en sanidad, que es de las más bajas de Europa y esto debe cambiar”

Tato Vázquez Lima, presidente de Semes

Han hecho hincapié en la tensión permanente que conlleva el tener la vida del paciente en sus manos. Asimismo, observan con temor el potencial impacto devastador que tendría un eventual colapso de la atención primaria sobre sus servicios, ya de por si altamente tensionados. Afirman que actualmente atiende a un 25 por ciento más de pacientes de media (incluso alcanzando puntualmente un 40 por ciento en algunas Comunidades Autónomas) respecto a 2019.

“Es necesaria una reorganización a nivel global”, ha espetado el presidente de la sociedad

De esta forma, desde la organización busca afrontar lo que catalogan como una “deficiente gestión de recursos humanos”, junto a una insuficiente financiación, que pone en evidencia la necesidad de afrontar reformas estructurales del Sistema Nacional de Salud, que ordenen y regulen debidamente tanto los servicios de atención primaria como los servicios de urgencias y emergencias. De este modo, advierten de la necesidad de reforzar estos dos puntales fundamentales de la sanidad española, “antes de que sea demasiado tarde para todos”.

“La situación de la sanidad en estos momentos está claramente comprometida y esto viene de hace tiempo. En los últimos años, el SNS se ha ido deteriorando por la poca inversión que se hace en sanidad, que es de las más bajas de Europa y esto debe cambiar”, afirma Vázquez Lima.

En ultima instancia, han mostrado su respeto y solidaridad hacia el resto de médicos, especialmente a los profesionales del primer nivel asistencial: “Sin ser ese nuestro campo de actuación legalmente atribuido, podemos no solo comprender, sino empatizar con su sentir, derivado del elevado nivel de agotamiento y desazón que compartimos, tras estos duros años en la primera línea de lucha contra la pandemia”.

Especialidad de urgencias

En el comunicado de Semes también se hace referencia a una petición recurrente de este tipo de facultativos: la creación de la especialidad de Urgencias.

Aseguran que en España se da esta anomalía, europea e internacional, por lo que los estudiantes que quieren ejercer en este ámbito se ven obligados a emigrar o forzados a estudiar otra especialidad en la que nunca ejercerán. Consideran que así se permite una “dinámica perversa” de mal uso de los recursos públicos, invirtiendo en la formación de médicos que acaban trabajando en otra disciplina. “Estos desajustes repercuten directamente en nuestros servicios”, comenta Vázquez Lima, que considera que lo más razonable es que un estudiante que quiera dedicarse a las urgencias pueda hacerlo, con una formación especializada.


También te puede interesar…