Redimensionar las plantillas y los cupos, parte de la fórmula de SEMG para reorganizar las consultas en los centros de salud

La sociedad científica emite un documento con 23 recomendaciones y 17 propuestas

122

Ante el reciente anuncio del Plan de Acción del Ministerio de Sanidad, desde la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) consideran que no es tiempo de más análisis, sino de ser operativos.

Tras años de trabajo y reflexión sobre la situación de la atención primaria, complementado con un largo análisis de su actividad y cometidos del primer nivel asistencial en esta pandemia, la directiva de esta sociedad científica entiende que ya no cabe más demora para iniciar urgentemente un cambio en su organización. Esto es debido a que se plantean situaciones y desafíos actuales que el funcionamiento presente de la atención primaria, y del sistema sanitario en su conjunto, no puede afrontar con garantías de cumplir su objetivo principal, que es el de mejorar la salud de los ciudadanos.

Por ello, esta sociedad científica ha recopilado una serie de medidas básicas e indemorables en un documento titulado Propuestas para la mejora de la Atención Primaria tras el inicio de la pandemia COVID-19. Estas propuestas han sido remitidas esta semana por la SEMG tanto a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, como a las Consejerías de Sanidad de toda España con el objetivo de que sirvan de guía a la hora de abordar la situación crítica y de emergencia en la que se encuentra actualmente el primer nivel asistencial.

En la elaboración de este documento ha participado un grupo de trabajo de médicos de familia, pertenecientes al Grupo de Gestión y a las Directivas Autonómicas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia -con especial implicación del vicepresidente tercero de SEMG, el Dr. Manuel Mozota, y los presidentes autonómicos-. Los doctores, todos ellos responsables de la sociedad a nivel autonómico, incorporaron al análisis de la situación en Atención Primaria las repercusiones de la pandemia. Tras la discusión en grupo y aprobación por la Comisión Permanente de la SEMG, han emitido una serie de recomendaciones sobre la reorganización y reforma de la AP en varios aspectos de máxima urgencia.

Estas propuestas han sido remitidas por la SEMG tanto al Ministerio de Sanidad, como a las consejerías de Sanidad de toda España, con el objetivo de que sirvan de guía a la hora de mejorar la situación crítica en la que se encuentra actualmente el primer nivel asistencial

En concreto, el documento Propuestas para la mejora de la Atención Primaria tras el inicio de la pandemia COVID-19 recopila hasta 23 recomendaciones generales sobre la situación de la Atención Primaria y otras 17 propuestas para la reorganización de las consultas de los centros de salud.

El documento parte de la base de que la atención primaria tiene grandes problemas estructurales, que que en este nivel asistencial no ha habido reformas ni inversiones desde hace décadas, lo que ha propiciado llegar a la situación actual. Con la llegada de la pandemia del coronavirus los problemas se han agudizado, poniendo en evidencia estos déficits, generándose tensión con la población y burnout en los profesionales, admiten.

Tiempo para una atención adecuada

En este sentido, la SEMG pide urgentemente dotar a la atención primaria de los medios necesarios, económicos y estructurales, organizativos y de coordinación, tecnológicos y de acceso de pruebas, para que no sea la puerta de entrada al sistema, sino también la puerta de salida, permitiendo que sea tan resolutiva y eficaz como sus competencias le facultan para ser. “Redimensionar las plantillas y los cupos para tener el tiempo necesario para poder actuar adecuadamente con nuestros pacientes y, de este modo, mejorar la asistencia. Esto sería posible creando plazas acordes con el servicio y la demanda”, según concluye el documento.

El déficit de médicos está aumentando porque no se produce un relevo generacional, tal y como se indica en el documento. “Muchos médicos no quieren trabajar en Atención Primaria debido a la presión asistencial y a las precarias condiciones de trabajo, por lo que es importante dignificar la profesión y estabilizar las plazas, favoreciendo la conciliación familiar y el desarrollo profesional”, sentencian.

En cuanto a las consultas no presenciales, se apunta que “han llegado para quedarse, siendo un medio válido e importante para la resolución de casos, pero deben de usarse bien, con unos criterios claros y adaptados a la realidad de cada profesional”.

Los autores del documento recuerdan que no se pueden obviar las características de cada territorio, como la red de comunicación, la densidad de población, la dispersión geográfica, el sistema de urgencias rurales, desarrollo tecnológico previo, entre otros factores diversos. Por ello, el planteamiento del trabajo que hace la SEMG en este documento tiene una base general que tendrá que ser adaptado a cada comunidad autónoma.


También te puede interesar…