El 28 de septiembre finalizaba el plazo para presentar alegaciones al Proyecto de Real Decreto por el que se establece el título de Médica/o Especialista en Urgencias y Emergencias y se actualizan diversos aspectos en la formación del título de Médica/o Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, elaborado por el Ministerio de Sanidad. Con el plazo cerrado, diversas entidades han mostrado su posicionamiento al respecto.

La Sociedad Española de Médicos de Urgencias y Emergencias (SEMES); la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN); la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) y la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) se han posicionado al respecto.

SEMES

Desde SEMES llevan mucho tiempo reivindicando la necesidad de que se reconozca su especialidad y han comunicado las alegaciones que han presentado al proyecto de Sanidad. Esta propuesta de modificación va desde el propio título del documento (que, si se acpetase, pasaría a denominarse “Real Decreto____/2023, de ____ por el que se establece el título de Médica/o especialista en Urgencias y Emergencias y se fijan las bases para el establecimiento de un sistema de re-especialización”) hasta una propuesta para reforzar la argumentación jurídica del proceso de homologación para que puedan acceder a ella tanto profesionales en plazas fijas como eventuales.

Asimismo, instan a tener en cuenta las particularidades de regiones como Andalucía, respecto a la categoría de adscripción de profesionales a los Servicios de Urgencias Hospitalarios. Aquí, sugieren que las comunidades autónomas modiiquen la normativa equivalente a las categorías profesionales para adecuarla a la existencia de la especialidad de urgencia.

Por otra parte se insta al Ministerio a notificar a la Comisión Europea a la creación de la especialidad de la Medicina de Urgencias y Emergencias, lo que supondría una homologación directa de los urgenciólogos de otros países de la Unión Europea.

Otras de las aportaciones se refieren a la reciprocidad entre la Especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias entre las Fuerzas Armadas y en el ámbito civil o la inclusión en los procesos de homologación de los profesionales de los Servicios de Emergencias de las diferentes Comunidades Autónomas, que por diferentes razones (administrativas o funcionales) no aparecen categorizados en la categoría C.2.5.7.

Tato Vázquez Lima, presidente de SEMES, apunta que se ha tratado de hacer valer los consensos institucionales, profesionales y sociales respecto a la creación de esta especialidad “de manera acorde con el contexto profesional y jurídico de la UE y los principales países de nuestro entorno”. Además, ha reiterado el profundo agradecimiento a todas las CCAA y al Ministerio de Sanidad, considerando “muy positiva la decisión, los procesos de acceso extraordinario y aceptamos el periodo común de adquisición de competencias”.

 Para concluir, el presidente de SEMES ha subrayado que la entidad sigue abogando por una especialidad de cinco años y no de cuatro años, como ya dejó patente en el periodo de información pública de junio.

SEMERGEN

Durante la rueda de prensa de presentación de su 45º Congreso Anual, José Polo, presidente de la, se manifestaba al respecto en respuesta a las preguntas de los medios. Así, en relación al punto en el que se establece un periodo de formación común para los especialistas de Urgencias y Emergencias y los de Medicina Familiar y Comunitaria, Polo planteaba no saber “cómo puede encajar un programa formativo específico de Urgencias y Emergencias y que se mantenga el de Atención Primaria, que también incluye aspectos de Urgencias”.

Siguiendo esta línea argumentaba que, de la misma manera que no se ha estipulado un itinerario común con otras especialidades a pesar de que puedan existir áreas colindantes, desde la entidad que lidera no entienden “por qué tiene que haber un programa conjunto”.  Polo también ha indicado que las tres sociedades de atención primaria (SEMERGEN, SEMG y semFYC) coinciden en mantener un plan de formación específico para los profesionales de la Medicina Familiar y Comunitaria.

semFYC

Una vez cerrado el plazo de alegaciones, la semFYC exponía las principales líneas sobre las que han sustentado sus aportaciones al proyecto. La entidad propone eliminar la mención relativa a por la cual se actualizan “diversos aspectos con la formación del título de médico/a especialista en medicina familiar y comunitaria”. Así, justifican que el programa de la especialidad que se entregó a principios de 2023 y en fase de incorporación de alegaciones, debe “contener la caracterización de todos los aspectos formativos de la especialidad”.

Siguiendo este hilo, consideran fundamental respetar los tiempos propios de cada especialidad. Por ello, se refieren a que, tras un extenso trabajo, se está terminado de configurar el que será el nuevo programa oficial de la especialidad (POE) de Medicina Familiar y Comunitaria, pospuesto por la crisis de la COVID-19. La nueva especialidad tal y como la reflejaba el Ministerio de Sanidad en la consulta pública, todavía debería recorrer un largo camino hasta su aprobación. Bajo su perspectiva, “la actualización diversos aspectos con la formación del título de médica/o especialista en medicina familiar y comunitaria» que se recoge en el título de la propuesta de Real Decreto, debiera quedar fuera de este texto y ceñirse a la revisión del programa de la especialidad que se está abordando”. Como conclusión apuntan que la creación de la nueva especialidad no debería interferir a la hora de finalizar los trabajos relativos a este POE.

En cuanto al articulado de las competencias señalan que, en concordancia con la base legal, se debe considerar que convivirán “dos itinerarios formativos diferentes, de cuatro años de duración ambos y con dos POE para cada especialidad y con sus propias unidades docentes”. Pero, teniendo en cuanta el principio de inclusividad, reconocimiento y homologación, se necesita una confluencia competencial de al menos de dos años, “no considerándose una troncalidad sino la adquisición de equivalencias formativas”.

En línea con esto, la semFYC también cree necesario incluir cambios en el proceso de reespecialización que se describe en la propuesta. En este aspecto, apuestan por que “una de las fórmulas que mejor evalúa las competencias, habilidades y destrezas es con examen clínico objetivo estructurado (ECOE)”.

Por último, desde la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria recalcan que falta por definir o concretar servicios y establecimientos sanitarios en el ámbito de urgencias y atención continuada, difrenciando los servicios de urgencias que se prestan en el ámbito hospitalario y los de atención primaria.

CESM

Desde la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, consideran importante destacar la petición de reconocimiento a efectos de acceso al título de especialista en Urgencias y Emergencias por la vía extraordinaria a los servicios prestados en los puestos de trabajo correspondientes a la categoría de “Médicos de Urgencia”, mirando de cerca, al igual que propone SEMES, la situación de los profesionales en Andalucía.

Otro punto en el que coinciden con SEMES en es que la formación especializada tenga un mínimo de cinco años, como establece la Directiva 2005/36/CE de reconocimiento de cualificaciones profesionales y en coherencia con lo dispuesto en la mayoría de países de la Unión Europea.

Por último, en relación con la reespecialización en una de las especialidades del tronco que se establece al crear esta nueva especialidad, desde la CESM proponen que el programa formativo para la reespecialización se haga a través del programa formativo general al currículum formativo y profesional del interesado, tal y como establece el artículo 23 de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias.


También te puede interesar…