Premios Fundamed

Un metanálisis de una decena de estudios que buscan la relación específica entre tabaquismo y Covid-19 señala que los fumadores tienen casi dos veces más posibilidades de progresión grave de la enfermedad. Así lo ha señalado la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc) en el marco de la 21ª edición de la Semana Sin Humo. De esta manera se ha presentado un análisis de investigaciones y revisiones llevadas a cabo por diferentes sociedades científicas como la ENSP (European Network for Smoking and Tobacco Prevention), la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) o la propia Semfyc.

El Grupo de Abordaje al Tabaquismo concluye así que fumar incrementa tanto la probabilidad de desarrollar síntomas severos de Covid-19, como de ingresar en UCI, requerir ventilación mecánica y fallecer víctima de dicha enfermedad. Mientras, el tabaquismo provoca en España hasta 52.000 muertes año tras año directa o indirectamente vinculadas al consumo.

En consecuencia, se constata que “cualquier actividad de concienciación de deshabituación tabáquica toma ahora más relevancia que nunca dada la relación que tiene el tabaco con las patologías respiratorias”.

Evidencia existente

Los antecedentes orientan sobre la peligrosa relación que puede tener fumar en tiempos de Covid-19. Los primeros estudios han demostrado que, por ahora, el único mecanismo de entrada del SARS- CoV-2 es un receptor muy específico: ECA 2. Este se encuentra especialmente presente en el epitelio del aparato respiratorio. “Se ha demostrado en estudios histológicos que la expresión de estos determinados receptores es mayor (hasta un 25 por ciento) en pacientes fumadores. Incluso en exfumadores recientes esta expresión es mayor que en no fumadores, aunque menor que en fumadores activos”.

Además, el Grupo de Abordaje señala que hay estudios que aseveran que los fumadores son 1,4 veces más propensos a tener síntomas más severos de Covid-19; y son aproximadamente 2,4 veces más sensibles a ingresar en UCI, a necesitar respiración asistida o a morir. En otra revisión más reciente se definen los 3 principales factores de riesgo para desarrollar una condición crítica o mortal en Covid-19: ser varón, tener más de 65 años y fumar.

Por último, en un metaanálisis publicado el pasado 11 de mayo, concluye que fumar es un factor de riesgo de progresión de la Covid-19. Así, los fumadores tienen casi dos veces más posibilidades de progresión severa de la enfermedad que los no fumadores.

Paralelismos con otra patologías

Revisiones científicas recientes nos demuestran que el fumador es más propenso a tener infecciones respiratorias, desde infecciones de vías altas hasta catarros pasando por neumonías. En cuanto a epidemias anteriores de otros coronavirus como el MERS. Las revisiones científicas informaron de que ser fumador o haber fumado era un importante factor de riesgo que llegaba a triplicar la probabilidad de sufrir la enfermedad y, además, aumentar la mortalidad.

Además de supuestas mayores complicaciones, podría existir un riesgo mayor de contagiarse de Covid-19 por ser fumador. Gestos como llevarse la mano que sujeta al cigarrillo a la boca o el uso de ceniceros no privados, podría aumentar el riesgo. Este riesgo es muy alto si se comparten fuentes de consumo.

La nicotina no protege

El Grupo de Abordaje al Tabaquismo de la Semfyc ha sido tajante en relación al estudio que apuntaba a la nicotina como factor protector frente a la Covid-19. “Un análisis posterior detectó que existían importantes sesgos de selección y de observación ya que, entre otras cosas, excluían a los pacientes que ingresaban en UCI”, han señalado. En consecuencia “los pacientes más graves quedaban fuera del estudio, no estando por tanto esta hipótesis fundamentada por ninguna evidencia científica sólida, ni siendo apoyada por ninguna sociedad científica”.


También te puede interesar…