Premios BiC 2020

Las Vocalías de Atención Primaria Rural y Urbana del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cgcom) puesto de relieve las carencias que sufre la Atención Primaria. Así lo han reseñado en una asamblea conjunta celebrada por videoconferencia, en el contexto de la actual pandemia. Para ello, han elaborado un documento con las peticiones y demandas que la profesión hace al respecto. En él, han destacado la necesidad de mantener la gestión y dirección sanitarias al margen de intereses políticos.

Según apuntan, la COVID-19 ha mostrado las carencias de una Atención Primaria debilitada en el contexto de un sistema sanitario hospitalocentrista. Dichas carencias ya fueron apuntadas en el documento ‘La Atención Primaria en 2025’ en el que se aportaban soluciones de cara a solventar dichas deficiencias. En este sentido, destacan el papel vital desempeñado por los profesionales sanitarios.

Como elemento clave en la contención de la pandemia, señalan debe ser protegida de forma inmediata para afrontar futuras crisis. “Debemos aprovechar nuestro potencial de trabajo y construir una nueva AP que subsane los errores conocidos, de aquí la aportación constructiva hacia una AP optimista y moderna”, han subrayado.

Batería de proposiciones

  1. El presupuesto destinado a Atención Primaria necesita llegar cuanto antes al 20 por ciento y con el horizonte puesto en el 25 por ciento. El objetivo es seguir solucionando los problemas de salud que le llegan, evitar el colapso del SNS en una nueva pandemia y hacer frente al incremento de la cronicidad.
  2. Atención Primaria necesita que sus médicos de familia y pediatras tengan tiempo suficiente para sus pacientes y para ello se necesita una plantilla bien dimensionada. Se precisarían así cupos máximos de 1.200 personas para Médicos de Familia en zonas urbanas, 800 personas para Médicos de Familia en zonas rurales y 800 para pediatras.
  3. Los equipos de AP y sus profesionales deben tener autonomía de gestión de acuerdo con las competencias de cada profesional.  Las nuevas cargas de trabajo en AP deben estar siempre acompañadas de los medios necesarios.
  4. Es prioritario la atención de las plazas de difícil cobertura con recompensas de tipo económico y como méritos extra en las bolsas de empleo, o consolidación del puesto de trabajo afianzando al médico a la zona y permitir una continuidad asistencial.
  5. La relación médico-paciente, requiere unos sistemas de contratación estables, evitando la temporalidad en los contratos y potenciando los concursos oposición regulares y resueltos en meses. 
  6. La atención domiciliaria es una actividad fundamental en AP, es necesario una adecuada gestión de la agenda por parte del equipo de atención primaria que reserve tiempo para la visita domiciliaria. Es necesario que todo el territorio nacional tenga acceso a internet mejorando la e-consulta. La telemedicina ha mostrado que la desburocratización en la consulta es posible.
  7. De forma inmediata debe existir una planificación adecuada de medios de protección homologados, con un stock suficiente para hacer frente a epidemias y pandemias. Los sanitarios siguen siendo el colectivo al que no se le ha reconocido económicamente su exposición y esfuerzo laboral.
  8. Crear y establecer protocolos consensuados en el SNS con la participación de AP para enfrentarse a catástrofes naturales o de otra índole como la actual pandemia.
  9. El tratamiento de las infecciones o enfermedades y las bajas derivadas del trabajo deben estar registrados de forma clara y explícita en la legislación como enfermedad profesional o accidente.
  10. Desarrollar la Medicina Comunitaria con la colaboración de asociaciones de pacientes y ayuntamientos y retomar el papel de médicos de salud pública.

Servicio de urgencias

Su uso adecuado y priorización forma parte de las demandas del colectivo de AP. Para ello es imprescindible reforzar sus consultas y urgencias de tanto en el entorno rural como urbano. Todo dotándolas de los medios materiales, diagnósticos y humanos necesarios.

También resulta prioritario disminuir las listas de espera en el hospital, así como estimular el uso racional entre la población de los recursos sanitarios. 

Asimismo, se hace también necesario el respaldo de la Administración Sanitaria a sus profesionales cuando, en relación con quejas de pacientes, responda de forma clara señalando a los usuarios del sistema.


También te puede interesar…