El conjunto de profesiones sanitarias de España ha elaborado un manifiesto conjunto con motivo del Día Mundial de la Salud, que se celebra el 7 de abril. Los 858.468 trabajadores que las conforman, representados por sus Consejos Generales (Dentistas, Enfermería, Farmacia, Fisioterapia, Logopedia, Medicina, Ópticos-Optometristas, Podología, Psicología y Veterinaria), han reseñado así su vocación de servicio y compromiso con la salud de los ciudadanos.

Asimismo, han apuntado a la necesidad de impulsar un nuevo Pacto de Estado por la Sanidad en el que estén representadas y que implique de verdad a la sociedad civil, tal y como contempla el Informe de conclusiones de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica, aprobado con amplio consenso por el Congreso de los Diputados.

Por ello, el texto difundido reclama una mayor participación en la toma de decisiones de los Consejos Generales y Colegios, que afectan a las profesiones en particular y al sistema sanitario en general.

Del mismo modo, en el marco de cogobernanza, han demandado un mayor compromiso y la apertura de nuevas vías de diálogo permanente para revertir su situación marginal en la gestión de la pandemia. Una situación emergencia donde piden ejercer como mecanismos de consulta articulados para favorecer el intercambio de conocimiento y experiencia.

En su compromiso para “construir un mundo más justo y saludable”, ha apuntado también la necesidad de evitar desigualdades en el acceso entre CC.AA. En este sentido, las profesiones han instado a las autoridades sanitarias a garantizar la equidad y la cohesión dentro del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Foco en AP, continuidad asistencial y prevención

Además, los trabajadores de la salud apuntan al urgente desarrollo e implementación del Marco Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria -aprobado por el Consejo Interterritorial (CISNS)– como vía para comenzar a reforzar los recursos del primer nivel asistencial como pilar del SNS.

Del mismo modo, han reclamado la puesta en marcha de una verdadera continuidad efectiva de cuidados integrales e integrados. Todo ello mediante el refuerzo de mecanismos de coordinación entre AP, hospitalaria, dispositivos de urgencia, Salud Pública, servicios sociales y centros residenciales.

En última instancia, han subrayado como tarea el desarrollo de la Ley General de Salud Pública (2011) y el aumento de recursos en torno a la prevención, así como el empleo de todos los recursos profesionales y asistenciales disponibles.


También te puede interesar…