Premios BiC
GM Madrid | jueves, 02 de agosto de 2018 h |

Las funciones ejecutivas son el kit para lograr “el éxito en la vida”, pues “proporcionan al niño una importante base para el aprendizaje y la adaptación a una amplia gama de contextos”, según ha declarado la profesora de Psicología evolutiva de la Universidad de Zaragoza, Elena Escolano.

De este modo, Escolano ha apuntado que existen determinados comportamientos del niño que pueden revelar dificultades en las funciones ejecutivas. Así, si el niño se frustra con facilidad, “coge rabietas” frecuentemente, no se inhibe ante tentaciones como comer un dulce hasta después de acabarse la verdura o tiene problemas para seguir instrucciones que conlleven varios pasos, se puede estar ante una situación de déficit en funciones ejecutivas, ha explicado.

Otras señales de alerta, según explica Escolano, son que no acabe las tareas porque se distrae fácilmente, que no recuerde dónde dejó sus cosas, que sea muy impulsivo o que no sepa qué debe meter en la bolsa si va a la piscina.

La coordinadora del CAIT San Juan de Dios de Sevilla, Rocío Carrasco, explica que “como en todo, cuanto más rápidos seamos los profesionales en detectar un déficit, antes podremos ayudar al niño a solventarlo, zanjando o mejorando en mucho capacidades como la atención, la memoria, activación, focalización, todas ellas funciones ejecutivas”.

En concreto, saber desenvolverse en distintos contextos, solventar problemas, organizarse, planificar las tareas y el futuro, autocontrolarse, idear estrategias… etc, guardan relación con las funciones ejecutivas que “comienzan a desarrollarse de manera muy temprana, desde finales del primer año de vida del niño”, según han informado desde el Centro de Atención Infantil Temprana del Hospital San Juan de Dios de Sevilla, quien organizará el curso ‘Evaluación e intervención de las funciones ejecutivas en niños pequeños: retos y propuestas’.

Esta formación, a la que pueden inscribirse psicólogos, logopedas, fisioterapeutas y especialistas en intervención temprana, tiene el objetivo proporcionar herramientas a los profesionales para detectar, de manera más temprana, dificultades con respecto a esas funciones ejecutivas.